martes, 31 de marzo de 2009

Mentiras impiadosas

- Pero ¿vos me querés?
- Si, sabés que sí.
- Decímelo entonces.
- Te quiero.
- ¿De verdad me lo decís?
- Si, en serio. No seas tonta.
Y antes que fuera demasiado tarde, entraron juntos al hotel alojamiento.
- ¿Te gustó?
- Si, me encantó.
- ¿Lo disfrutaste?
- Sí, ningún hombre me hizo gozar tanto como vos.
Y después de aquella noche, ambos sabían que nunca más se volverían a ver.

18 comentarios:

Julieta dijo...

y si, por lo general cuando sobran las palabras es porque faltan verdades...


un abrazo

Martín dijo...

Julieta, la verdad pueder ser dolorosa pero siempre es mejor que la hipocresía. Gracias por tu comentario. Saludos

Jimmy dijo...

A uno le mientes porque pregunta, con lo sencillo que es quedarse callado.jojo.

Martín dijo...

Jimmy, es probable que tengas razón. Por las dudas no te pregunto si mi cuento te gustó. Saludos

Raúl dijo...

Una conversación de lo más frecuente.
Me ha recordado aquel diálogo tan famoso de la película de Nocholas Ray, "Johnny Guitar".

Martín dijo...

Así es Raúl. Lo conozco el diálogo que referís, pero lo voy a buscar. Saludos

* HADA ISOL dijo...

Así es la vida,pero bue! hay que generar buen clima supongo,prefiero vivir un amor más real,intenso,duradero! pero a quien le vaya bien ,pues que bueno!

Martín dijo...

Hada Isol, Concuerdo totalmente contigo, pero no podemos negar que estas historias tambien suceden con bastante frecuencia. Gracias por tu visita. Saludos

Neogeminis dijo...

Seguro!...para qué decir la cruda verdad si sabemos que va a doler??????????? jejee

Martín dijo...

Igual no se privaron de nada. Eso lo hace mas real e interesante. Saludos

Hiperbreves S.A. dijo...

Muy bueno. Un magnífico microrrelato sobre las mentiras y el amor.

Martín dijo...

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra...

Sandro Centurión dijo...

genial, poderosamente genial! excelente trabajo.

Martín dijo...

Gracias Sandro por tu comentario y tu visita! Recorrí tu blog y me gustó mucho. Saludos

Vis dijo...

Sí, es una extraña forma de amar...

Bonito.

Beso.

Martín dijo...

Vis, es extraña pero tan común...! Gracias por tu comentario y tu visita. Saludos

carlos de la parra dijo...

Excelente,más que cuento,parece anécdota.

Martín dijo...

Carlos, bienvenido al Living! Muchas gracias por tu comentario. No es anécdota, es ficción pura! Un abrazo