miércoles, 25 de marzo de 2009

La teoría comprobada

Estoy convencido que los dinosaurios están vivos. No es un invento mío, hay demasiadas pruebas a favor de su supervivencia. Michael Crichton creó para ellos un enorme Parque Jurásico que fue llevado al cine por lo menos tres veces, Charly García aseguró en una de sus canciones que ellos nunca van a desaparecer y Monterroso relató que cuando el sujeto despertó, un dinosaurio todavía estaba allí.
Recuerdo que en mi niñez solo era posible ver un reptil tan grande en los museos de historia o en las criaturas mecánicas de las películas norteamericanas de bajo presupuesto. Hoy en día, en cambio, no hay niño que no tenga en su casa un dinosaurio para jugar. Es como si alguien hubiera iniciado una fuerte campaña de marketing a favor de los bichos prehistóricos. ¿Será que los dinosaurios se niegan a morir o somos los hombres quienes logramos mantenerlos vivos con nuestra imaginación?
Me creyeron loco en cada uno de los centros científicos que visité en busca de una urgente respuesta. Mientras tanto, mi iguana sigue creciendo de manera excesiva, ya se devoró a mi perro y, si continua hambrienta, es muy probable que mañana venga por mí.

6 comentarios:

Raúl dijo...

Soberbio el relato, Martín. Muy bueno.

Tino dijo...

Muchas gracias Raúl. Me alegra que te haya gustado

seo dijo...

hola, graciaspor seguirme¡¡¡¡

sinceramnte seria intresante que lo dinosaurios siguiesen vios y no solo en las manosde spielberg

un saludo

Isabel de León dijo...

Correeeeeeeeee!!!jajaja
Muy bueno...
Saludos de la chica.

carlos de la parra dijo...

Enorme.Haz creado un clásico jurásico del internet.Cuando en verdad quieres lo haces bien.Creo que todos caémos a veces en el error común de producir sin ganas.
Pero éste sí quedó.

Martín dijo...

Isabel, no te respondí antes porque estaba corriendo. Un beso y gracias

Carlos, muchas gracias. Enorme es tu elogio, excesivo como muchas veces. Gracias por leer estos relatos perdidos en el rincón oscuro del living. Un abrazo