miércoles, 4 de marzo de 2009

Cinco segundos de gloria

Debo reconocer que nunca fuí muy habilidoso para jugar a la pelota. En los crueles "pan y queso" de la escuela, siempre me dejaban entre los últimos seleccionados (y yo odiaba eso).
Para colmo, el compañero que estuviera a cargo de armar el equipo, conociéndose con cualidades para el manejo de sus pies, se autoproclamaba capitán y se creía con derecho de decirme en que posición jugar.
"Quedate abajo y marcá" - me gritaba el grandote, pero después me recriminaba cuando no podía frenar a los goleadores del equipo contrario.
Pero un día me cansé y me autodeclaré 9 de área. Hice 4 goles en un solo partido, uno de ellos tras una habilidosa jugada digna de ser proclamada "el gol de la fecha" en Fútbol de Primera.
Al día siguiente, por única vez, uno de los seleccionadores dijo mi nombre en segundo lugar.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me acuerdo de varios goles como los q contas, es el dia de hoy q no me los explico, si no fuera por la voluntad desmedida q ponias para jugar, contra tus limitaciones naturales con el balon, pero mi opinion siempre fue q la voluntad desmedida le gana a las limitaciones, por eso dame un voluntarioso, y corramos al habil q se la sacamos seguro...
Ah! en el partido q vos metiste 4 yo meti 8 seguro, jajajaja, el goleadorm una raza casi en extincion...

Anónimo dijo...

Este blog esta perdiendo seriedad, primo no entiendo si era un sueño o realidad o estabas jugando al futbol en la compu??

Tino dijo...

No, jugando en la compu era todavía peor y sólo le ganaba a quién hizo el comentario anterior. Saludos

Anónimo dijo...

jajajajaja, sabia q me ibas a reconocer, igual no creo q tengas tantos amigos goleadores no?
Respecto de lo de la compu, no me consta, pero todo se arregla con un desafio en la PS3.