viernes, 29 de mayo de 2009

La carrera

Nuestra vida depende de la aleatoriedad propia del resultado de una corta y multitudinaria carrera, en la que, invariablemente, no resulta ganador el competidor más virtuoso, sino aquél que logra alcanzar, en menor tiempo, la meta del óvulo.

52 comentarios:

martin dijo...

Posteriormente y a lo largo de toda la vida se repetira la condiciòn: el màs apto y fuerte logra el objetivo.
Casi una moraleja, un abrazo.

Martín dijo...

Gracias tocayo por tu comentario. Me alegra que te lleves esa moraleja. Un abrazo

Carina Felice dijo...

pero lograr alcanzar en menor tiempo la meta del ovulo, no lo convierte ya en un virtuoso? Una tautologia!
me encanto!
un abrazo!

Netomancia dijo...

Esa es la razón por la que sale cada uno jajaja.
Un abrazo Martín, ahora me pongo al día con tus escritos.

eva- lazarzamora dijo...

El màs listo llega antes, a veces con una rosa, el ôvulo se derrite y le deja pasar a él entre los millares de otros brutos que lo intentan por la fuerza y van derechitos a estrellarse contra el muro.
Es cuestiôn de buen gusto y de saber hacer... como en todo(sonrîo).

Un abrazo y que tengas un lindo fin de semana.

Magah dijo...

Destacada publicación!! ja ja y parecía otra cosa.
Breve, concreto y finalmente sorprende.

Que capacidad de sintisis. Que virtuoso ahorro de palabras!

Siempre me gusta leerte, te felicito.

Magah

ana dijo...

Ja ja ja ja ja ja ja.

Pues a veces sí que es así, por no decir que la mayoría. Pero si se va hay que ir a por el ovulo entero, enterito ja ja ja ja ja jaj a

Un besito feliz fin de semanaaaa.

el marido de la portera dijo...

A mi modo de ver la diferencia es que fuera del seno materno, el que llega no es el más rápido o fuerte, sino el que mejor sabe pisar a los demás.

Un saludo.

Alejandro Ramírez dijo...

Me los imagino en el podio: el ganador abrazando el óvulo y los dos perdedores cabizbajos esperando la medalla de plata y bronce.

Un saludo.

Martín dijo...

Carina, ¿Sabés que pensé la misma pregunta? Pero como no estoy seguro de la respuesta, prefiero invitar a todos los lectores a la reflexión. Me alegra que te haya gustado. Un beso.

Netomancia, exactamente. Algunos tienen la suerte que además de veloz, el espermatozoide tiene varias otras virtudes. Un abrazo

Eva-lazarzamora, otra versión para una misma historia! Ahora sonrío yo. Muchas gracias! Un beso

Magah, gracias por tu comentario, siempre tan generoso. El gusto es mío de tenerte por acá. Un beso

Ana, a veces me cuesta creer que no sea el óvulo el que elija al ganador. Un beso

Marido de la portera, interesante reflexión nos dejás para pensar. La carrera no acaba nunca. Un abrazo

Alejandro, el único problema es que solo el ganador quedará con vida. Los otros morirán al poco tiempo. En ese caso, me pregunto que será de sus medallas. Un abrazo

Víctor dijo...

Me gustó Martín. Conseguiste engañarme: me hiciste pensar en el camino de la vida y sus baches cuando ésta ni siquiera había comenzado.

Saludos lelos!

Andrea dijo...

Caí como Víctor, mm, sabes engañarnos perfectamente eh? Muy bueno Martín, un beso grande, gracias por tus palabras y tu presencia en mi casa.

adriana rey dijo...

jajaja me hizo acordar a la peli de Woody Allen, en la que aparece como esperma, y su cara de angustia! Qué angustia tener que ser el primero para sobrevivir!!

Martín dijo...

Victor, la vida también es una carrera, pero mucho más larga. Un abrazo

Andrea, no quise engañarlos! jaja Gracias por tu comentario. Un beso

Adriana, Si! Me acuerdo esta película, angustiante vida la del espermatozoide. Un beso

Sil dijo...

El relato es para aplausos.

Y yo coincido con Carina, ya que hay libre albedrío...en este tipo de competición, el que llegó, es el más veloz y el más virtuoso.
BESOS de living (a toda carrera)

Martín dijo...

Sil, muchas gracias. Por relación transitiva, coincido con vos y con Carina. Besos.

Juls dijo...

y no es el más virtuoso, el que hace mejor loq ue tiene que hacer? ;)

besitos...

Martín dijo...

Juls, creo que esa es la opinión de la mayoría, e incluso la mía. Un beso!

el oso dijo...

¡Qué bueno, Martín! Me sorprendiste gratamente. Te salió en pocas palabras un artículo excelente.
Abrazo

no comments dijo...

Yo no sé si soy espermatozoide o no, pero veo óvulos por todas partes, óvulos que alcanzar y lo peor es que no lo consigo...ayssssss
jejeje

Cecy dijo...

Excelente, asi si más.

Besos.

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Juaz juaz juaz, debo ser sincera al decir que tus finales siempre me sorprenden, ja ja ja.

Cuidate mucho amigo, un beso y un fuerte y cálido abrazo para vos.

Besos.

Neogeminis dijo...

¿Se llevan el premio los más rápidos?????mmmmmmmmm....creo que no es así en todo! jajaajaja


Un abrazo!

Na3rol dijo...

estoy muy deacuerdo contigo, tienes toda la razon, el mas abil siempre sera el ganador.

me gustaria que pasaras por mi blog, y me digas que te parece

Martín dijo...

Oso, muchas gracias por tu comentario. Me alegra haberte sorprendido. Gracias por seguirme! Un abrazo

No comments, me dio mucha risa tu comentario. Quizás solo es cuestión de correr más rápido! Un abrazo

Cecy, muchas gracias por tu visita y por comentar! Un beso

Natalia, siempre intento sorprender en el final, no siempre me sale! Un beso y abrazo para vos también.

Neogeminis, sin dudas que no es así en todo, pero en esta carrera, no me caben dudas! Un abrazo

Adolfo Payés dijo...

Muy bueno como siempre. la vida, muy bien expresada en la carrera de la esencia.. vida..

te dejo mis saludos fraternos
un abrazo

Martín dijo...

Na3rol, bienvenido al Living! Me alegra que estemos de acuerdo. Prometo devolverte la visita! Saludos

Martín dijo...

Adolfo, me alegra que lo hayas disfrutado. Siempre es un placer recibir tus elogios! Te mando un abrazo.

mara-mara dijo...

Me has hecho sonreir.Casi me despistas..., crei que esa carrera no tenía nada que ver conmigo, pero mira, es alentador saber que al menos en una ocasión una parte de mí destacó de entre la multitud y pude salir finalmente ganadora!

Sigo sonriendo...

Brotestertor dijo...

La conclusión a la que ha llegado tu tocayo (el del primer comentario), lleva gran parte de razón. Juntemos eso con el dinero y... xD

Naty dijo...

Martín!!nuevamente me sorprendiste en el final. Y es que creo que precisamente la vida es una lucha desde el mismísimo comienzo. Tu cuento me hizo pensar en la complementariedad absoluta entre el hombre y la mujer, e imaginé cómo se reconocen mágicamente uno al otro, uniéndose para dar vida. Me trasladé al esa unión perfecta, y pensando en quien decide, si ÉL o ELLA, como se plantea a manera de discusión entre los comentarios de esta entrada, y digo, son los DOS, como será después, a lo largo de la vida. ÉL lucha para conseguirla, y ELLA permite que el la tome.
Me parece que otra vez volé un poco. Pero es así, eso me pasa cuando te leo.
Un beso grande!

Martín dijo...

Mara-mara, a todos nos pasó, inevitablemente. Que bueno es sacarte una sonrisa! Te mando un beso

Brotestertor, creo que ambos tienen razón también, pero eso ocurre en la vida, y no solo en el cuento! Gracias por tu visita y por comentar. Un abrazo

Naty, gracias por dejarte volar en el Living. Tus comentarios siempre son aportes muy valiosos para el debate y la reflexión. No tengo dudas de que existe ese complemento al que te referís, en todos los ámbitos de la vida, no solo en la concepción. Muchas gracias! Un beso grande

Romina E. dijo...

Muy bueno, necesite leerlo dos veces ;oP
Genial!
Besos

Martín dijo...

Romina, yo tambien necesite leerlo varias veces cuando lo escribí. jaja Gracias por tu comentario. Besos

Mercedes dijo...

Pues sí, la competición empieza bien pronto...y es continua. Pero mientras lo expliques a tu genial manera, aquí estaremos en el living, tan a gusto!
Un saludo!

Martín dijo...

Mercedes, el gusto es siempre mío, de tenerlos por aca. Un saludo para vos también! Gracias.

Manolinvicio dijo...

tu blog tambien esta bueno y me siento especial al ser tu seguidor numero 100...

Un saludito.

Loli dijo...

Tu post me hizo recordad a la fascinante teoría del caos basada en el efecto mariposa, Martín.
La impreceptible brisa provocada por el aleteo de una mariposa en una remota parte del planeta provoca un cambio climático tan importa en otro punto que modifica caóticamente un evento antes predescible.
Esto es una metáfora de nosotros mismos : somos la misma persona que hace diez años, sin embargo hace diez años estábamos formados por unos átomos diferentes y psicológicamente también somos diferentes.
(Comenté también tu otra entrada a modo de presentación)
Besos de mariposa.
♥♥♥

La sonrisa de Hiperión dijo...

En la carrera de la vida siempre gana la parca, que no espera en la meta, tomándose algo frío, cuando ya nosotros venimos exhaustos...

saludos!

Liliana G. dijo...

Ingeniosa vuelta le encontraste al asunto. Pocas palabras, precisas y con un mar de interpretaciones.
Si la meta es el óvulo, la carrera es a muerte...
Besotes, me encantó encontrarte.

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Excelente forma de describir en breves palabras nuestro origen como cuerpo... Lo que no es cuestión de virtud sino sólo de alcanzar la meta (del óvulo). Cruel carrera por correr, no?

Besos rojos,
HR.

Clara dijo...

Martín, así es la vida... desde primera hora... una competición.
Excelente!

Un beso,

Martín dijo...

Manolinvicio, bienvenido al Living seguidor Nº100!! Muchas gracias por tu visita y por seguirme. Un abrazo

Loli, excelente analogía con la mariposa.Besos de bienvenida.

Hiperión, esa es otra carrera, más larga, y la última. Un abrazo

Liliana, bienvenida al Living! Muy buena interpretación de la historia. Espero que vuelvas pronto. Un beso

HR, sin dudas es cruel la carrera, pero inevitable. Gracias por tu comentario. Un beso

Clara, así es, nacemos por una carrera, y nunca paramos de correr. Gracias por tu comentario tan generoso. Besos

Galán de Barrio dijo...

nada más simple y cierto, mi estimado

para todos esos opinólogos que se la pasan escribiendo sobre las malditas y triladas cosas simples y deatlles cursis sobre los que dependen nuestra "vida"

saludos!

Rous dijo...

La antesala del milagro, Martín... lindo post!

Isady dijo...

me gusta mucho el giro diferente que le das a tus historias... son un toque personal de ti...

Excelente narracion¡¡¡¡

Saludos cuidate¡¡¡

Esteban Dublín dijo...

Martín, con todo el respeto y a diferencia de tus lectores, este cuento me ha parecido facilista.

Si me lo permites, te pido que no te dejes llevar por la euforia colectiva.

El talento te sobra y tienes todo para escribir cuentos más elaborados que este.

Un abrazo sincero y crítico.

Luís dijo...

A mis sesenta y algún años, todavía me parece increíble que tanto dependa de tan poco.
Es cierto que una carrera, una lucha entre muchos por crear algo tan grande como una vida, dependa al final de la velocidad y del tesón de algo tan pequeño.
Y me refiero también al acto por el que comienza la carrera.
Desde luego no al sentimiento.
PAZ

Orologiaio dijo...

Lo cual nos hace triunfadores por el simple hecho de existir.

Martín dijo...

Galán, así es. Es una visión simple del origen de cada uno de nosotros. Gracias, un abrazo.

Rous, gracias por tu comentario! Saludos

Isady, es cierto. Trato de darle un giro al final.. me parece divertido. Muchas gracias por tu comentario. Un beso

Esteban, las críticas, al igual que los elogios, son siempre bienvenidos, e igual de subjetivos. Gracias por tu opinión. Saludos

Luis, me encantó tu comentario. Muchas gracias. Gran aporte para este living! Saludos

Orologiaio, tenés razón. Somos la evolución directa del ganador de esa carrera. Un abrazo.

m dijo...

soy una de las ganadoras de la carrera, un milagro cumplido...
lindo post!

Martín dijo...

Gracias M. Que bueno que te sientas una ganadora. Saludos