viernes, 1 de mayo de 2009

Promesa cumplida

Carlos divisó una pequeña mancha negra que, dando giros, cruzaba el infinito telón celeste que los cubría.
- ¡Mira, Mabel! Una gaviota – dijo con voz quebrada y temblorosa – Eso significa que debemos estar cerca de tierra firme.
La única respuesta provino del sonido de las olas bailarinas.
Sin soltar el pequeño trozo de madera que lo mantenía a flote, giró la cabeza, para observar el cuerpo violáceo de Mabel, que flotaba sin vida, colgando de un chaleco anaranjado. La gaviota se posó sobre el pelo enmarañado de la mujer rubia y, con la mirada envuelta en pena, apuntó sus ojos negros hacia el rostro desencajado del hombre.
- Siempre le aseguré que la amaría eternamente – dijo Carlos, entre sollozos, al visitante plumífero – en esta vida y en las que vengan.
Ante la mirada expectante del hambriento pájaro blanco, el viudo cerró sus ojos por última vez y abrazó, con ambas manos, el inmenso charco de agua helada que lo rodeaba. Mabel lo recibió envuelta en su eterna belleza, ansiosa por cumplir con su idéntica promesa.

26 comentarios:

Sil dijo...

¨Siempre le aseguré que la amaría eternamente ...¨

Y vaya que cumplió su promesa....!
En éste hay un touch de romanticismo que diríamos empaña lo macabro...
Genial, como cada noche.

BESOS DE LIVING.

Martín dijo...

Sil, cada tanto me gusta ponerle un poco de color al fondo negro del living y prender un incienso para combatir el olor nauseabundo de la muerte. Gracias. Un beso

Sil dijo...

Sos un sol.

Neogeminis dijo...

Qué triste esto!...te diré que flotar en un mar negro a merced de los hambrientos depredadores del océano es una de mis más terribles pesadillas!...así que me voy impresionada, jeje


un abrazo!

Adolfo Payés dijo...

Muy bueno como siempre . leerte ..

un abrazo
Saludos fraternos


que tengas un buen fin de semana

Call me Juliet dijo...

Muy conmovedor esta vez. un besito (:

Marisa dijo...

Un relato con final
trágico para
amantes fieles
hasta la muerte.

Un saludo.

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Sencillamente hermoso!!! Un amor eterno fundido en un abrazo en la inmensidad del mar...

Besos rojos,
H.

Carina Felice dijo...

que imagen: dos seres solitarios rodeados de mar y aferrados al amor.
Una vez mas,te leo y pieso: haber estado ahi con la camara!:)

Saludos!

Netomancia dijo...

El amor eterno siempre es mortal.
Muy bueno Martín.

Laura dijo...

Me ha dejado helada, como el agua. he sentido el frío de las condiciones atmosféricas, el de la muerte y el del desamparo de perder lo que uno más quiere. Que horror más tierno.
Te doy la bienvenida a La chica de la trenza pelirroja, chioo del flequillo. Vendré a visitarte.

Martín dijo...

Neogeminis, sin duda el relato es triste, pero deja abierto un final lleno de amor esperanzado. Un beso

Adolfo, gracias amigo, como siempre. Un abrazo

Juliet, me gusta variar! Saludos

Marisa, el amor eterno siempre termina de manera triste. Un beso

Habitaciones rojas, gracias por tu comentario. Excelente interpretación del relato. Un beso

Carina, coincido con vos: son imagenes únicas e irrepetibles. Un beso

Netomancia, estoy totalmente de acuerdo con vos, no solo es mortal, sino también muy doloroso. Un abrazo

Laura, horror y ternura: dos palabras aparentemente opuestas, pero que logran unirse más de una vez. Nos seguimos leyendo. Saludos

Vicky dijo...

Es entendible que si la vida te regaló un gran amor, te aferres a él más allá de la muerte.
Romántico como pocas veces visto , eh?
Un beso

Arantza G. dijo...

La muerte no los logró separar.
Un abrazo.

rOo RAMONE dijo...

que las promesas se hicieron para cumplirse... :)

Mathilde dijo...

precioso, lo amé..
primera vez que vengo por acá y lo haré más seguido =o)

saludos!

Martín dijo...

Vicky, coincido con lo que decís. A veces puede ser peor seguir viviendo sin el gran amor, que morir por él. Un beso

Arantza, se cumplió la promesa mutua. Bienvenida al living. Saludos

Roo Ramone, absolutamente de acuerdo. Sino, mirá mi cuento "Pacta sunt servanda". Gracias por tu visita. Saludos

Martín dijo...

Mathilde, bienvenida al living. Me alegra te hayas sentido cómoda. Volvé cuando quieras. Gracias por tu visita. Saludos

HYDRO dijo...

Muy bello a la vez que triste.

mara-mara dijo...

Triste y hermoso final.
Otro beso.

Martín dijo...

HYDRO, quien dijo que ambos sentimientos son incompatibles? Saludos

Martín dijo...

Gracias Mara-mara. Un beso para vos también

ana dijo...

Es que hay que tener cuidado con las cosas que se prometen.

Me hubiera encantado ver la mirada de la gaviota envuelta en pena

Un besito muy fuerte.

Pdta. Has conseguido que los vea.

Martín dijo...

Ana, la gaviota primero tuvo ojos envueltos en pena, pero el hambre luego pudo más. Un beso

Clara dijo...

Uf! He sentido un escalofrío.
Ni la muerte puede separar el amor más fuerte.
Un beso,

Martín dijo...

Clara, hay amores que siguen con nosotros hasta la proxima vida! Un beso