viernes, 15 de mayo de 2009

Las ausentes carcajadas

A los payasos que alegraron mi infancia

Una vez finalizado el último acto, el viejo payaso regresará a su sombrío camarín y guardará, prolijamente, sus pertenencias multicolores en la anticuada valija. En ese instante, verá caer una tibia lágrima por su mejilla, corriéndole el maquillaje. Antes de cerrar la tapa por última vez, envuelto en la nostalgia por los viejos buenos tiempos, que no volverán, colocará en la maleta las antiguas técnicas para hacer reír, que ya no funcionan con los niños del público, y tampoco con él.

La foto "Había una vez... un circo..." es propiedad de Christian Pereira y se publica con autorización del autor, únicamente para su exhibición en este blog.

49 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

Conmovedor, Martín, muy conmovedor. Lo has narrado muy bien, cualquier otro adjetivo es innecesario.

Discrepo un poco con la imagen, pero ahh...

Luís dijo...

Bonito texto. Lleno de nostalgia y sumador de recuerdos inolvidables pero, un poco demasiado triste y sobre todo desesperanzado, " los viejos buenos tiempos, que no volverán" me parece una frase tal vez demasiado dura para con el futuro.
De cualquier modo, siempre es un placer leer tus textos.
PAZ

Martín dijo...

Gracias Alejandro! Si te conmueve es porque probablemente tengas recuerdos similares a los míos. Respecto a la foto, a mi también me conmueve. Un abrazo

Martín dijo...

Luis, es triste, es cierto. Lo que creo que no volverán son las sanas carcajadas que producían los payasos. Hoy los chicos se entretienen con otras cosas, y lamentablemente no saben lo que se pierden. Gracias por tu opinión! Saludos

Adolfo Payés dijo...

me ha gustado el texto, pero a al vez muestras una realidad muy dura para los payasos.

un placer leerte

saludos fraternos
que tengas un buen fin de semana

Carina Felice dijo...

Me gusta pensar que, si ya no funcionan, seria bueno e interesante buscar nuevas formas...
Ni conformarse con la tristeza, ni darse por vencido....Cerrar la maleta hasta volver a abrirla, y que renazcan las carcajadas. Siempre se puede.
Un abrazo, Martin!

Naty dijo...

Cuánta ternura, y cuánta melancolía. Cuánta tristeza, y cuánta realidad. Qué ocurrente eres Martín. Haces que se me piante una lágrima. Un día es una sonrisa y al otro llanto. Así es la vida no! Es triste, no sólo por los payasos, sino más bien por los niños. No los tengo aun pero siempre pienso en el mundo que estamos contruyendo o mejor dicho "destruyendo" para ellos. Besos y buen finde!!!

Martín dijo...

Adolfo, el cuento esta basado en una historia real. Saqué entradas para ver a un idolo de mi infancia, y terminaron devolviendome el dinero, porque solo habían vendido 20 localidades. El mundo esta loco, loco, loco... Saludos

Carina, coincido con tu propuesta de buscar nuevas formas para reir. Pero extraño a los payasos, es una lástima. Gracias por tu comentario. Un beso

Naty, la vida es así. Hoy un poco de magia, mañana tristeza, pasado alegría. Trato de que todo eso se refleje de alguna manera en este living, donde nos pasa de todo! Gracias por tus palabras de elogio! Y brindo por ese futuro mejor! Buen fin de semana para vos también. Un beso

Sil dijo...

Martín, te digo algo, yo, desde muy peque... millones de veces, me sentí un payaso, me dibujo una sonrisa... y salgo al escenario... y solo lloro cuando cierro la puerta del camarín.
Perdón, me fui por la tangente...
Pero la figura del payaso me da gigantesca tristeza desde chiquita, por lo que te confieso.

Tu relato es certero e invita a la reflexión,independientemente de lo que te expuse.

BESOS de living (siempre y cuando no haya ranas ni sapos cerca)

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Es conmovedor el relato. Hasta los motivos para que rían los niños se han vuelto más sofisticados... efectos de la postmodernidad...

Besos rojos risueños,
HR.

Martín dijo...

Sil, me pasaba lo mismo de chico, por eso mi homenaje a los payasos de mi infancia. Es triste, pero creo que es asi.. Tranquila, ya no quedan sapos por aquí. Te mando un beso

Martín dijo...

HR, exactamente. Las consolas de juego reemplazaron a los payasos. No puede ser que un chico de hoy no sepa quienes fueron Gabi, Fofo y Miliki, o Carlitos Balá. (Uff que viejo estoy! jaja Un beso!

adriana rey dijo...

Siempre me dieron un poco de tristeza los payasos, esos nobles sujetos que dedicaban la vida a hacer reír!
A propósito de vejez, conociste a Firulete y Cañito? cómo me gustaban!!

HYDRO dijo...

Muy buen texto pero prefiero pensar que dentro del payaso hay alguien orgulloso de haber sacado una sonrisa a un niño,Saludos.

LADO B dijo...

Estos son payasos de verdad y no esos payasos que hay ahora en el gobierno, la oposición y el congreso...

Neogeminis dijo...

Cómo son las cosas!..a mí nunca me gustaron los payasos. Más que hacerme reír siempre me dieron lástima, me entristecían. a la menor de mis hijas, en cambio, siempre la asustaron!
Ya ves, pobres payasos! no se les hace fácil el oficio de hace reír.


un abrazo!

Rosa Roja y ¿eres real?SI CLARO dijo...

Sabes MARTÍN...EL SIMIL ES EL PAYASO....LAREALIDAD ES LA VIDA DE MUCH@S....Y ESO TE ASEGURO QUE ES EL DIA A DIA....QUE TRISTE VERDAD???

besitos cargados de sonrisas....conmovedor y triste post

Mercedes dijo...

Coincido con algunos comentaristas tuyos en que los payasos siempre me han provocado una extraña tristeza; sin embargo, tu escrito me ha transmitido hermosas sensaciones!

Un saludo!

jose rasero b. dijo...

¿Cómo están ustedeeeeeees?...
Saludos

Martín dijo...

Adriana, como olvidar a los queridos Firulete y Cañito, que siempre hablaban de una tal Rosita que nunca ví. Que hermoso recuerdo trajiste hasta este living! Impresionante!

- Mirá Cañito, cuantos "chiculines"!
- Se dice chiquilines!
- Chupetines?
jajajaja

Martín dijo...

HYDRO, estoy de acuerdo con eso, mas allá de la imagen triste que pueden transmitir algunos, en el fondo son personas, con alegrías y tristezas como cualquier otro! Saludos

LADO B, que bueno que el cuento también sirva para disparar ese tipo de pensamientos, que desde ya, comparto! Saludos

Neogeminis, esas son las sensaciones encontradas que transmiten los payasos, y por eso, me parecen fascinantes. Un abrazo

Rosa Roja, ya lo dije más arriba, la vida de payaso es igual a la de cualquiera de nosotros. ¿O acaso no somos payasos a veces? Un beso

Mercedes, que bueno que entre tanta tristeza hayas podido encontrar algo lindo en donde hacer foco! Gracias por tu comentario. Un beso

José Rasero, casi que en tu comentario puedo escuchar la voz del propio Miliki. Gran recuerdo! Gracias. Un abrazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Seguro que han de venir de nuevo los buenos tiempos....y porque no iban a venir??

Saludos!

mara-mara dijo...

OOOhh! (vengo de la entrada anterior) y ahora se me entretece el alma por recordar a mis queridos payasos de la infancia. Gabi, Fofó, Miliki, Fofito y Milikito. No hace mucho sacaron un CD dedicado a sus queridos niños de 40 años; me sigo sabiendo todas sus canciones y las tarareo cuando a la tristeza se le ocurre venir a visitarme. Creo que hoy escucharé la de "Susanita tiene un ratón un ratón chiquitin..."
Estoy contigo en que sería hermoso volver a recuperar el espiritu del payaso.
Un saludo.

Martín dijo...

Sonrisa de Hiperion, ojalá tengas razón! Un abrazo

Mara-mara, me alegran las coincidencias y que hayas traido por aquí los recuerdos de aquellos payasos! Un saludo

ana. dijo...

Siempre vuelven nuestros payasos queridos, y nuestras risas y aquel tiempo en que nada se perdía. Siempre vuelve nuestra infancia -aquel país amado- si preparamos el alma. Precioso post.

Precioso blog, también.

Un beso.

Magah dijo...

¿Con que se rien los nenes de hoy?

HUMO dijo...

La decadencia en todo sentido, que palabra ruín, pero que innegable!
bello, triste, exactolo has descripto.

Me saco el sombrero!

=) HUMO

Martín dijo...

Ana, bienvenida al living! Cuanta razón tienen tus palabras. Soy de los que creen que las cosas buenas no se van nunca.. no hace falta que vuelvan, están en nosotros y nos acompañan toda la vida en nuestra memoria. Gracias por tu visita. Espero que regreses pronto! Un beso

Magah, lo mismo pensaba yo. Novedades tecnológicas, dibujitos de computadora, videojuegos.. y bueno, ya nada es lo mismo! Saludos

HUMO, gracias por tu comentario. Me alegra que coincidas y que te haya gustado. Un beso

Carla dijo...

Que triste, pero real...

Martín dijo...

Carla, asi es la vida... pero hay que intentar recuperar las carcajadas. Gracias por tu comentario! Un beso

Paula Daiana dijo...

Me encantó y mucho!
(casualmente hace unos pocos días publiqué un post en el que vinculé las sonrisas a laa nariz de un payaso). Besos

lalagoesfishing dijo...

Nunca me gustaron los payasos... siempre me dio la impresión de que intentaban engañarme.

loose dijo...

Ellos nos hicieron reír en nuestra infancia......
¿Quién les hará reír ahora a ellos?....Una lástima.

Saludos.

Juls dijo...

Nunca me gustraon los payasos porque por desgracia soy mucho más fácil de hacer llorar que d ehacer reír.
Y mira, con este texto casi me sacas una lágrima. Es tan triste...

Un besito de esta seguidora que espera tu siguiente post.

Martín dijo...

Paula Daiana, que bueno que te haya gustado. Voy a devolverte la visita para ver ese post! Un beso

Lalagoesfishing, algo de engaño hay en esas sonrisas pintadas que esconden un ser más triste. Saludos

Loose, justamente por eso es este homenaje, para que al menos, no sean olvidados. Saludos

Juls, espero que los futuros textos logren sacarte una sonrisa. Un beso

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Ojalá las risas y carcajadas que dejaron esos payasos en tu infancia hoy se vean reflejados en tu alma.

Muy buena foto, me gustó mucho.

Un besito amigo, cuidate mucho, un abrazo fuerte para vos.

Martín dijo...

Natalia, gracias por tus buenos deseos. Lo mismo espero que te suceda a vos. Un beso

Nohelia dijo...

A veces tenemos la sensacion de haber perdido el tiempo y que ese tiempo perdido no volverá pero quedará en nuestro recuerdo y memoria....y eso es lo más importante.

Un beso

Rous dijo...

Recordé que me gustaba quitarles la nariz y salir corriendo. Así era como yo me podía reir de los payasos. Ahora me siento como ellos sabes? Pero sin niñita que me robe la nariz.

Martín dijo...

Nohelia, coincido con vos. Cuando las cosas estan en nuestro recuerdo, en definitiva nunca se van...como los payasos de mi infancia. Un beso

Rous, que lindo lo que comentás. Estoy seguro que ya encontrarás alguien que te robe la nariz. Un beso

Mariela dijo...

en alguna oportunidad se me ha pasado por la mente la misma idea, viendo a un payaso terminar su acto y seguir su vida.

Martín dijo...

Mariela, debe ser dificil salir a escena a hacer reir, cuando hay tristeza en el interior. Por eso, admiro los payasos. Un beso y gracias por tu visita!

Clara dijo...

Precioso homenaje a los payasos, siempre dispuestos a hacernos reir... Aunque los circos y los payasos se hayan convertido en una especie en extinción... no olvidemos que siguen existiendo y haciendo sonreir a pequeños y mayores.
Un besito,

Netomancia dijo...

Un texto triste, como tristes son los payasos. Una vez me dijeron que el payaso oculta su rostro para hacer reír debido a que es su forma de esconderse de la realidad, en su caso, triste. Siempre me creí un payaso, por hacer reír a los demás para ocultar las cosas que me hacían sufrir o me hacían estar mal.
Creo que lo triste es acorde al payaso. Las risas, tan solo un escapismo de esa tristeza, tan bien maquillada por estos seres tan particulares.

Martín dijo...

Clara, es cierto. Aun existen, pero ya no es lo mismo! Un beso

Netomancia, muy bueno tu comentario. Me pasaba lo mismo que a vos, por eso escribí este relato. Siempre fui un payaso triste, hasta hoy. Te mando un abrazo.

Raúl dijo...

Bien escrito. Pero sea por lo manido del tema (la paradoja del clown triste) ha causado en mí menos impacto que otros de tus relatos.

Martín dijo...

Raúl, es probable. Coincido contigo. Pero no quise dejar de publicarlo. Gracias por tu opinión. Saludos

Maru Luarca dijo...

El payaso triste es un must. Paradójico. En estos días, llevo el alma un poco así. Salada.

Martín dijo...

Maru, coincido en tu idea de paradoja. Así es la vida! Saludos