miércoles, 6 de mayo de 2009

La vida es sueño

Una noche de su infancia, tuvo un sueño en el que transcurría toda su vida. Crecía, estudiaba, conseguía trabajo, se enamoraba de una mujer de veinticinco años, y formaba una familia con cuatro hijos hermosos, que lo harían feliz hasta el fin de sus días. Cuando despertó, se encontró acostado dentro de un frío cajón aterciopelado, y los rostros familiares de su sueño, lo estaban velando.

40 comentarios:

Leola dijo...

Mierda... me dejaste helada.

Alejandro Ramírez dijo...

Excelente final. Los sueños, ¿sueños son? Un saludo.

Adolfo Payés dijo...

muy bello el final..

saludos fraternos
un abrazo

Raúl dijo...

Hay veces en las que despertar, es una enorme sandez.

Sil dijo...

Me paso la vida planeando, me va a pasar lo mismo que a tu protagonista...
Espero que el terciopelo sea suave...
El cuento es genial, y hasta tiene moraleja !!!!!
BESOS DE LIVING

Cecy dijo...

Me encanto.
Eres muy original.

Besos.

Vicky dijo...

Lo importante es nunca dejar de soñar.

Carina Felice dijo...

Concluyo: El tiempo es relativo.
:)
Salutte!

Martín dijo...

Leola, vaya si te sorprendio! Saludos

Alejandro, a veces se confunden los sueños con la realidad, y otras la realidad se llena de sueños. ¿Cual es la verdadera versión? Un abrazo

Adolfo, muchas gracias por tus elogios. Un abrazo fraterno.

Raul, y hay otras veces en que mejor es no despertar. Un abrazo

Sil, esa es una excelente interpretación del relato. Pasá de los sueños a la acción, y lograrás cumplirlos todos. Besos

Cecy, muchas gracias. Un beso.

Vicky, estoy de acuerdo con vos. Soñar es el primer paso para que las cosas se hagan realidad. Un beso

Carina, la relatividad de las cosas no excluye al tiempo, ni a los sueños. Un beso

Rous dijo...

la última tentación!
A vivir los sueños sin límites!

mega beso

Martín dijo...

Rous, muy bueno tu comentario! Otro beso

Adela Mizrahi dijo...

El vivió su sueño, el tema es que apreciemos que estamos despiertos.
Besos

Martín dijo...

Adela, es que quizás no exista diferencia... Un beso

Paula Daiana dijo...

Me dejó sin palabras... el problema no es morir sino saber vivir y creer en cada sueño que deseamos!
Besoss
Pau

HUMO dijo...

QUE MACABRITO!
SE NOTA QUE SOS ESCORPIANITO JAJAJAJA, YO SUELO TENER ESE TIPO DE PESADILLAS...

=)humo

Netomancia dijo...

Dormirse para despertarse y saber que uno ya murió. Escalofriante. Muy bueno!

Martín dijo...

Paula, Bienvenida al Living. Coincido con lo que decís. Gracias por tu visita y tu comentario. Un beso

Humo, no soy escorpiano (estuviste cerca), pero comparto las pesadillas. Saludos ;)

Netomancia, imagino que la muerte es inesperada y escalofriante. Gracias. Saludos

jose rasero b. dijo...

...pues que todo en la vida es sueño, y los sueños sueños son...
Me pillaste, no lo esperaba. Abrazos.

Martín dijo...

Jose, eso es justamente lo que dice el título del relato. Que bueno que te pude sorprender. Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

La idea del cuento está muy buena, sobre todo por el final. Pero debo decirte, Martín, que te estás apresurando a publicar y se te están perdiendo los detalles que son, a la larga, los que le brindan al cuento una mayor pulcritud y encanto.

Martín dijo...

Esteban, agradezco tu crítica. La falta de pulcritud y encanto no es un problema de tiempo (de hecho, este cuento lo escribí hace algunas semanas), sino de falta de talento. De todos modos, seguiré intentándolo. Un abrazo

Call me Juliet dijo...

Que adradable que velen tu sueño...

Un besito.

Martín dijo...

Juliet, buena interpretación. Un beso

Galán de Barrio dijo...

hola!

me gustó, buen final

y como dice Töpf "lo bueno, si breve, es bueno y breve"

saludos!

bienvenido al barrio, espero verte seguido

Martín dijo...

Galan de barrio, bienvenido al Living. Me alegra te haya gustado el relato. Estaré volviendo al barrio pronto. Gracias por tu visita y tu comentario. Un abrazo

Johan Bush Walls dijo...

Ajá, o sea que al tipo se le hizo realidad su sueño.

Salú pue.

Martín dijo...

Johan, si, es posible. Pero un poco tarde! Saludos

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Es mejor despertar antes... antes de encontrarnos en un cajón aterciopelado. Espero estar despierto en este momento!!!

Excelente como siempre tú cuento cortísimo!!! Un gusto leerte.

Besos rojos,
HR

Martín dijo...

HR, coincido con vos. Es mejor cumplir los sueños en vida y no morir sin cumplirlos nunca. Gracias por tus elogios. Un beso

Esteban Dublín dijo...

Jajajajajajaja, ay, Martín, eres la tapa de la modestia. Y una respuesta como esa lo único que indica es que si algo te sobra es talento.

Te lo aseguro, un poquito más de tijera, y te queda 10 puntos

Luís dijo...

En este caso, es cierto, los sueños, sueños son.
De cualquier manera, si nos podemos llevar a la otra frontera, unos cuantos escogidos, pues eso seguro que nos hará más placentera la estancia allí hasta que nos toque volver de nuevo.
PAZ

Martín dijo...

Esteban, gracias de nuevo. Prometo tenerlo en cuenta la proxima vez. Un abrazo

Luis, buena teoría, sería mucho más placentero. Gracias por tu comentario. Saludos

Isabel de León dijo...

De sueños mejor no hablo...

Muy bueno!

Saludos de la chica...sonámbula.

Martín dijo...

Isabel, despierta! Que es hora de ponerse en acción. Saludos

Clara dijo...

Uff, Martín! Qué nos ocurre, que andamos últimamente de pesadillas?
Me ha dado un escalofrío...

Un besito,

Martín dijo...

Clara, no todos mis sueños son pesadillas. Lo podrás comprobar en próximos cuentos. Un beso.

Alma dijo...

Y por lo que parece, la muerte es vida.

Saludos

Martín dijo...

Alma, en tu caso, por tu nombre, no hay diferencia. Saludos

Naty dijo...

Realmente impactantante. Es un grito, un anuncio a viva voz, que dice, me dice, nos dice, despierten, haz realidad tus sueños a tiempo. Es muy bueno en serio, no dejo de admirarte, y de maravillarme. Mi sillón es bastante inconfortable (creo que acabo de inventar esa palabra) pero lo tornas mas que mullido.
Saludos!
(PD: verás que he vuelto bien rápido. Y bue, hay que aprovechar los huequitos en el día para darnos un gusto).

Martín dijo...

Muchas gracias en serio por tantos elogios. Me alegra que te gusten mis cuentos y que le encuentres ese mensaje subliminal. Espero que el sillón se vuelva cómodo, asi regresas. Gracias de nuevo! Saludos