miércoles, 17 de marzo de 2010

Infusiones

Todas las mañanas, discuten por cualquier cosa. Si ella prepara té, él quiere café. Si sirve café, él lo encuentra demasiado dulce, frío o muy pequeño, o se le antoja con leche, o prefiere que le cebe un mate.
Pero, a partir de hoy, ella no quiere discutir más. Satisfará obedientemente todos los gustos de su esposo en el desayuno. Total, cualquiera de las infusiones servirá para esconder el sabor del veneno. 

46 comentarios:

Valery dijo...

JAJAJAA.. Siempre es bueno dulcificar un adiós.

Buena entrada.

No Comments dijo...

Muy bueno Martín. Me gustó. El veneno escondido bajo una infusión, que elija eh?

Un saludo indio

mariajesusparadela dijo...

Hizo oposiciones y ganó.

SIL dijo...

Che, qué buena idea...!

:)

Si es como yo digo, cuando las esposas comienzan a sonreír mucho y decirte a todo que sí...
empezá a sospechar!

Besos y risas, Martín.


SIL

Adivín Serafín dijo...

Un poco drástica la señora.

Blogsaludos

Ignacio Reiva dijo...

Eso de "hasta que la muerte los separe" no contemplaba este tipo de separaciones. ¿O si?. Un gran abrazo.

Jesus Esnaola dijo...

Muy bueno Martín. Está tan bien narrado que al final sorprende, no te preocupas de anticiparte, sólo te dejas llevar.
Me gustó mucho.

Abrazos

marialuisa dijo...

ufffff
por que siempre tienen que ser las mujeres las que hacen estas cosas??? jajaja
me ha gustado mucho

bsts

ALEX B. dijo...

Ja ja, se lo merece! sólo faltaba que dijese que con ese sabor sí que le gusta..
saludos

Víctor dijo...

Con lo quisquilloso que es ese marido, quizás no quiera cicuta y prefiera el cianuro, o ricina, o cualquier otro. Nada, que dos cucharadas de azúcar y listos. Buen relato, como siempre, Martín.

Un abrazo.

Alís dijo...

Muy bueno. Y coincido con SIL, no hay que fiarse de las esposas muy complacientes...
Beso

carlos de la parra dijo...

Bueno ciertamente que ésto pone fin a cualquier discusión.

reina dijo...

Muy femenino... le hace creer que ganó... cuando en realidad perdió...!!! jajaja
Muy bueno

Luis dijo...

Y él sin enterarse creerá que por fin a logrado que ella haga caso a sus insinuaciones. Je, je..

Isabel González dijo...

Hui, qué bien, visita al living de Martín, y además hoy, mira por dónde va y me hace reír.

Muy buena la infusión, Martin, deliciosa.

Hasta la próxima (...si no me has envenenado, claro)

Un beso

Romina E. dijo...

tan sólo devolución de favores...
Muy buen relato,
besis!

Jesús Contreras dijo...

:-) En cualquier caso, no es necesario ni esconder el sabor del veneno. Hay cafés por ejemplo que son ya puro veneno de por sí. Sólo basta con no ponerle pasión cuando se están haciendo. Buen final escondido; como el veneno.

Un saludo

Claudia Sánchez dijo...

Es que uno se harta de tanta discusión infantil, mirá. Y aquí, quien quiere café?
Saludos!

Esteban Dublín dijo...

Consistencia, consistencia. Abrazos, Martín.

Quimera dijo...

Mmm... y el veneno estaba en la bebida o en el alma de la mujer?

Raúl dijo...

Eso le pasa a él por quejica.
Muy bueno.

Carina Felice dijo...

Lo que no sabe ella, es que el veneno subyacente tiene un sabor muy pero MUY amargo...y lo lleva en su interior.

Chan!

:)abrazoLente!

Basurero Usurero dijo...

Ese sabor, que venenoso, mata en silencio; me gustó tu blog, en especial por la brevedad, brindo por ella. Suerte.

Neogeminis dijo...

Seguro!!!...para qué perder el tiempo discutiendo!!! jajajaa
Un abrazo.

PAOLA dijo...

Hola Martín, llegué hasta aquí .....perdida desde mi laberinto, y sin darme cuenta casi volví al punto de partida.......bueno, este comentario tuvo ganas de ser una minificción, pero solamente demuestra que hay otros que lo hacen mejor que yo, jaj. Disfruté mucho de tu espacio y volveré, llegué por blogs en común, espero verte por mi laberinto.
Saludos

Druida de noche dijo...

muy bueno
d.

Un Poco Rara dijo...

Como dijeron antes, no te da tiempo a hacer conjeturas sino que te lleva derechito hasta un final ágil y sorprendente.
Muy bueno!

PABLO FRANKO dijo...

Dios mío! Ella hace un par de semanas que me sonríe y me dice a todo que si... Cosa impensada para una mujer y mas para ella. Me haré mi propia comida, igual aunque me recuide... fijate lo que le paso al Michael Jackson. Resignación entonces. voy a por mi café. Un abrazo

PABLO FRANKO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Netomancia dijo...

A eso le llamo, cortar por lo sano.
Es decir, lo sano para ella!
Un abrazo Martín!

Ceci dijo...

Yo diría que él se prepare su propio desayuno, y todos contentos.

Carlos Galeon dijo...

Muy ingenioso el final, pero apropiado para las personalidades de los personajes que dibujas; una mujer harta y quisquillosa, y un hombre inaguantable y exigente, nunca contento con lo que los demás hacen. Final feliz, bueno, dentro de algunos días... Un abrazo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

sin duda el giro final es magistral, sólo al alcance de los buenos.

Como de costumbre, excelente.

9

Anadry dijo...

...llegué tarde!! Se han tomado todo.
Lavaré las tazas.
(mañana comento yo solita aquí,Martín!! )
Beso

Martín dijo...

Valery, bienvenida al Living! Te toco un debut dulce, como el café. Gracias por comentar. Un beso

Indio, acaso podrá elegir el veneno? No lo creo. Un abrazo y gracias!

María Jesús, sin dudas que sí. Gracias por comentar. Un beso

Martín dijo...

Sil, por las dudas, conviene desayunar en la oficina. Un beso

Adivín, sin dudas tenés razón, pero sino no habría cuento. Un abrazo

Ignacio, no creo. Pero nadie va a poder decir que no cumplió su promesa. Un abrazo

Martín dijo...

Jesús, me alegra que te hayas dejado llevar y que el resultado haya sido sorprendente. Muchas gracias. Un abrazo

Sol, por las dudas, nunca aceptaría uno de tus mates. Un beso

Marialuisa, lo mismo me pregunto yo! Gracias por tu comentario. Beso

Martín dijo...

Alex, quizás se lo dijo (y fue lo último). Saludos

Victor, mientras tenga efecto, el gusto es lo de menos. Algo parecido ocurre con los microrrelatos. Gracias amigo. Un abrazo

Alís, me alegra que te haya gustado. Iré con cuidado. Saludos

Martín dijo...

Carlos, el remedio fue efectivo entonces! Un abrazo

Reina, me deja pensando tu reflexión. O quizás perdieron los dos. Gracias! Un beso

Luis, al final la mujer le dió la razón. Morirá feliz. Un abrazo

Martín dijo...

Isabel, espero que haya estado rico ese tecito y que vuelvas (a pesar del veneno). Gracias por tu comentario. Un beso

Romina, que bueno verte de nuevo por acá. Feliz regreso! Un beso

Jesús C., te doy la razón. No sabés lo que el café de mi oficina! Muchas gracias por comentar. Saludos

Martín dijo...

Claudia, yo paso. Ya tomé demasiado. jaja. Un beso y gracias por pasar por acá.

Esteban, gracias gracias. Abrazo

Quimera, o en ambos lados? Un beso

Martín dijo...

Raúl, el relato nos deja una enseñanza entonces. Más acción y menos quejas. Un abrazo

Carina, creo que tenés razón. Si así fuera, habría bastado un beso! Saludos

Basurero Usurero, bienvenido al Living! Me alegra que compartamos el placer por la brevedad. Espero verte pronto por aquí. Saludos

Martín dijo...

Neogeminis, las peleas no llevan a ninguna parte. jaja Un beso

Paola, bienvenida al Living! Me alegra que el laberinto de la web te haya traído hasta aquí. Prometo recorrer el camino de vuelta para ir a visitarte. Gracias por tu comentario. Un beso

Druida, muchas gracias! Saludos

Martín dijo...

Un poco rara, me alegra que te hayas dejado llevar. Así se disfruta más. Un beso

Pablo, a veces es mejor el autoservicio. Gracias por comentar. Saludos

Netomancia, jaja es verdad. Me hiciste reír. Buen comentario. Un abrazo

Martín dijo...

Ceci, era buena idea la tuya, pero después de hoy, dudo que lo pueda preparar. Un beso

Carlos, me gusta imaginar ese tipo de personajes que bien podrían ser parte de un elenco de Alex de la Iglesia. Me alegra que te haya gustado. Saludos

Daniel, wow! me alegra que te gustara. Un 9 supera todas mis expectativas. Gracias por tanta generosidad. Un abrazo

Martín dijo...

Anadry, menos mal que viniste. Necesitabamos alguien que ponga orden aquí. Las tazas quedarán limpias para la próxima. Muchas gracias! Un beso