lunes, 22 de marzo de 2010

Pequeño bestiario sin ilustraciones

(Una colección de seres extraordinarios pero encantadores)

"El Vafoso"

Oriundo del África occidental, el Vafoso era una especie carnívora de simio, con una boca desproporcionadamente grande, capaz de emanar un aliento deletéreo, que adormecía a sus víctimas para luego devorarlas con tranquilidad. Según cuentan las crónicas de la época, la vida de aquel ser monstruoso habría sido extremadamente breve. Su mortal arma de ataque se habría vuelto inútil desde la invención del chicle.

"La Desafinada"

Con cuerpo de sirena, pero cuerdas vocales de hombre, la Desafinada moraba las costas del Peloponeso en la Edad Antigua. Con su voz de tenor desafinado, buscaba atraer a los marinos hasta sus aposentos, para poseerlos por toda la eternidad. Sin embargo, su inocultable nuez de Adán, sus senos deformes y su cola de ballena, la hacían poco atractiva para los piratas, que preferían la abstinencia a semejante experiencia. Dicen, entonces, que la Desafinada alcanzó la vejez sin conocer hombre alguno, o que habría muerto muy joven, a causa de la tristeza.

"El Hombre Toro"

Descendiente lejano del famoso Minotauro, el misterioso Hombre toro vivió en Europa oriental durante el siglo XVIII. Fue perseguido durante un lustro por los pastores rurales, acusado de abusar de sus vacadas. Finalmente, fue atrapado y condenado a muerte, sin necesidad de enjuiciamiento. Una teoría, aún no demostrada científicamente, asegura que el origen del mal de la Vaca Loca habría sido el impacto sufrido por el ganado, al ver el cuerpo decapitado de la bestia, colgado en cruz junto a las brasas.

"El Rinoganso"

Con cuerpo de rinoceronte y patas de ganso, el abominable Rinoganso tuvo una corta existencia en las llanuras que rodean el Río Congo. La pesadez de sus cuernos relajados sobre el morro no le impedía evacuar unos extraños graznidos que precedían la hora del baño. Tuvo una muerte estúpida, propia de un ganso. El sacudimiento ágil de sus extremidades cortas no fue suficiente para mantenerlo a flote sobre el río que traga a los demás ríos, y a todos aquellos que intentan cruzarlo.

"El Quelonius Lepus"

De origen posterior al Diluvio (durante el cual se produjeron inexplicables cruces), el Quelonius Lepus fue el único ser vivo de la familia de los sauromamíferos, caracterizado por tener cuerpo de liebre y caparazón de tortuga. A pesar de la agilidad que le daban sus patas cortas y peludas, se caracterizaba por ser un animal de movimientos vagos y limitados. Cuando iniciaba una caminata hacia cualquier destino, su rostro mostraba el entusiasmo propio de un velocista, pero el cuerpo se movía al ritmo de un perezoso. Semejante contradicción lo convertía en un bruto carente de personalidad, y también de amigos.


Este "Pequeño bestiario sin ilustraciones" de mi autoría fue publicado previamente (y de manera inédita) en la Nave de los Locos de Fernando Valls, el 20 de marzo de 2010, antes de su publicación  (con su consentimiento) en el Living sin Tiempo. ¡Gracias Fernando! 

34 comentarios:

Lágrimas para cactus dijo...

Me gustan, Martín. Me pasaré por aquí a menudo.

Un saludo.

Ignacio Reiva dijo...

Me gustaría leer la descripción que estas bestias literarias harían del hombre. Un gran abrazo Martín.

Sentires dijo...

Me gustaron mucho, aunque debo reconocer mi gran simpatía por el Quelonius Lepus. Eso de carente de personalidad y también de amigos vaya uno a saber porque, me resultó simpático.

Besos

Anadry dijo...

me encantó!!
Una mezcla de bestias, historia, mitología, geografía y MUCHA IMAGINACIÓN!!!
Beso gigante, Martín!!!

El Griego dijo...

Compro el Quelonius Lepus. Se me figura que su cuerpo es toda una declaración filosófica: aunque la realidad de mi avanzar en el mundo (en cualquiera de las posibles facetas) sea la de una tortuga, que no decaiga, que no decaiga. Por más pocos amigos que cultive mi magro areté. Literario, por ejemplo.

Felicitaciones por la publicación.

Salut!

Posmoderna dijo...

Rinoganso! ufff divertido bestiario.

Neogeminis dijo...

jajajajaj buenísimo!...me permito elegir como mi preferido al rinoganso. La sola imagen mental de semejante animalejo me ha hecho divertir de lo lindo! ajajaa


un abrazo.

No Comments dijo...

Ya te comenté que me gustaron, el de rinoganso se sale.
¿Eran para un libro?

Un saludo indio

Jesús Contreras dijo...

Hola, Martín. Buen bestiario. Los dos que más me gustaron fueron El hombre toro y El Rinoganso. Este último está muy bien. Conseguí imaginarme al ser como si lo tuviera al lado.


Saludos

mara-mara dijo...

Martín! pero qué imaginación... esta vez sí que me has dejado pensando y trabajando la cabeza para dar forma a semejantes seres... y se me ocurre de pronto...
Qué hubiera sucedido si la solitaria Desafinada hubiera coincidido en el tiempo y en el espacio con el Quelonius Lepus!?; seguramente ambos hubiean mitigado sus soledades... Es entonces cuando me pregunto...
Qué hubiera resuelto Mendel siguiendo su teoría de los guisantes... quién sabe, quizás debamos nuestra existencia a algún romance de esta clase...

mara-mara dijo...

Perdón...
Se me olvidaba...
saludos, besos y sonrisas

Luis dijo...

Toda una galería de imagines con una enorme carga imaginativa y creativa. Como siempre amigo Martín, lograste impresionarme y divertirme. Un saludo

Víctor dijo...

Martín: doble enhorabuena. Por ese pequeño (pero gran) bestiario (que espero que tenga continuidad) y por tu aparición en la Nave de los Locos. ¿Qué digo doble? ¡Triple! Porque el libro que anunciabas, ¿es el tilulado "Supervivencia"? ¿O es otro? Nada, Martín, que sigue así.

Un abrazo.

Negrevernis dijo...

Me encanta.

SIL dijo...

Aplausos,
adoro estas genialidades.

Aunque me morí de risa con el Hombre Toro, la Desafinada me pudo ( y lo bien que le hubiera venido a Penélope).

Despliegue de talento y ganas, Martín.
Beso enorme.

SIL

manuespada dijo...

ya lo leí en La nave de los locos y me pareció maravilloso, un bestiario muy imaginativo y sugerente, Martín.

Esteban Dublín dijo...

Esto es una maravilla, Martín, una muestra de imaginación extraordinaria. Da para más, ¿no te atreves?

Galán de Barrio dijo...

las criaturas inventadas siempre son entretenidas, aunque debo confesar que me gustan mucho mas tus minicuentos!

saludos martin!

reina dijo...

Pobre Desafinada... senos deformes y cola de ballena... nadie la quería... seguro murió de tristeza...!!
Muy bueno...!

Joaquin dijo...

Hola qué tal? estuve viendo tu blog y tengo una propuesta para hacerte: 1, 2 , 3 , 4 euros (Sin importar la cantidad de visitas que tengas) por colocar un pliego de publicidad.
Es compatible con anuncios google y no es nada erótico ni pornografía.
Si te interesa comunicate!

Candil dijo...

El que más me ha gustado ha sido el "rinoganso", quizá porque me resulta un tanto familiar, en mi entorno familiar y laboral hay mucho "rinoganso"; obesos con patas de ganso, los cuernos relajados, sí, saben que los llevan pero no les importa, los graznidos en el baño, uf, terribles, algunos no funcionan ni con el famoso all bran de kellogg's, y en cuanto a lo de sacudirse "la extremidad", si entendemos por sacudir el acto de desprenderse de algo inútil, me parece perfecto (BIBAN las sacudidas).
Besos.

Carlos Galeon dijo...

Que fértil imaginación para crear esos animales que te ganan tu simpatía. ¡Enhorabuena! Un abrazo.

Netomancia dijo...

Excelente Martín! Por dónde se los mire a estos bichos, tienen todo para convivir en un mundo de incomprensión y angustia. Genialísimas invenciones!

Raúl dijo...

Excelente. Fernando, una vez más, ha tenido muy buen ojo.

pd.- háblame de "Superviviencia" por fHvor.

Martín dijo...

Lágrimas para cactus, bienvenido al Living! Me alegra que te haya gustado y espero que puedas pasar seguido por aquí. Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Saludos

Ignacio, quizás te de el gusto en la próxima parte de este bestiario. Saludos

Sentires, que bueno que te gustara el Quelonius. Debe ser triste ser lento y que tu cabeza piense a mil. Gracias por tu comentario. Saludos

Martín dijo...

Anadry, tuve que investigar un poco para lograr estas bestias. Me alegra que te hayan gustado. Muchas gracias! Un beso

Griego, muchas gracias. Otro más que elije al Quelonius. Debo reconocer que es un ser que genera mucha ternura. Un abrazo

Posmoderna, ¿estás diciendo que yo soy un rinoganso? Creo que sacaré mi foto por las dudas. jaja un beso

Martín dijo...

Neogeminis, quizás algún día salga la versión ilustrada de este bestiario, y ahí podrás volverte a reír. Un beso

No comments, el libro es un proyecto para este 2010. Seguramente habrá una sección con este bestiario. Gracias por volver a comentar. Saludos

Jesús, el rinoganso es un ser posible, inspirado en un amigo un poco chueco y de pies chiquitos. Gracias por tu comentario. Un abrazo

Martín dijo...

Mara-mara, veo que tu imaginación no se queda atrás. Me gustó que me invitaras a pensar que hubiera ocurrido con esas mezclas. Muchas gracias! Un beso y también sonrisas.

Luis, gracias por tus elogios. Me alegró saber que logré divertirte. Un abrazo

Víctor, muchas gracias querido amigo por tu constante apoyo. El libro "Supervivencia" es una antología que contiene los relatos finalistas de un concurso organizado por la Editorial Fergutson de España. El libro contiene 7 microrrelatos de mi autoría. Un abrazo

Martín dijo...

Negrevernis, me alegra que te gustó. Saludos y gracias por comentar.

Sil, creo que la desafinada nació en un tiempo incorrecto. Hoy, quizás, tendría más éxito. Muchas gracias por los elogios. Un beso

Manu, muchas gracias por haberlo leído allí y haber venido a comentarlo aquí. Muy elogioso tu comentario. Un abrazo

Martín dijo...

Esteban, muchas gracias amigo, tu elogio siempre tiene un valor especial. Quizás haya segunda parte, hubo algunas bestias que quedaron dentro de las jaulas esperando ser incluidas. Un abrazo

Galán, en este caso las bestias también protagonizan mini historias. Gracias por comentar. Saludos

Reina, seguramente habrá habido algún pirata con estómago de acero. Quién sabe. Un beso

Martín dijo...

Joaquín, te agradezco la propuesta, pero prefiero un Living sin carteles de publicidad. Un abrazo

Candil, bienvenida al Living! Te entiendo, todos tenemos algo de rinogansos. Me dió mucha risa tu comentario. Muchas gracias. Saludos

Carlos, esto demuestra que hasta la más fea de las bestias puede generar ternura. Gracias por comentar. Un abrazo

Martín dijo...

Netomancia, creo que estos bichos tienen la particularidad de que podrían ser reales y que todos han tenido finales tristes. Quizás por eso, la gente se identifica. Muchas gracias! Un abrazo

Raúl, como le contaba arriba a Víctor, el libro "Supervivencia" es una antología que reúne a los relatos finalistas de un concurso organizado por ediciones Fergutson. En particular, 7 microrrelatos míos están incluidos allí, lo que me pone muy feliz. Es un lindo libro y recomendable, la mayoría de los microrrelatos allí incluidos son de muy buena calidad. Un abrazo

NoeliaA dijo...

¡Muy ingenioso!

Martín dijo...

Gracias Noelia. Me alegra que te haya gustado. Un beso