jueves, 4 de marzo de 2010

Cuestión de hábitos

Aquel hombre tiene hábitos variados. El primero es el que viste, prolijamente cada mañana, para oficiar la misa. Otro, la lectura silenciosa de La Biblia en el salón de los rezos, suavemente perfumado con incienso y mirra. El último, para nada incompatible, el que adora practicar, sin compunciones, con la joven catequista.

38 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Si la joven catequista esta de acuerdo...aunque supongo que permanecerán dos de sus hábitos y el tercero tenderá a desaparecer.

Muy bueno.

Isabel González dijo...

Debieran dejar lo del celibato ya los sacerdotes.

Se está a gustito en tu living, Martín, siempre paso un ratito.
Un beso,

Isabel González dijo...

ui! me olvidaba, me encanta el título.

Ananda Nilayán dijo...

El no colgó el hábito, simplemente se lo subió un ratito ^^

Un abrazo, Martín (jajaja)

Gerardo dijo...

Estoy con Isabel en lo de que deberían dejar ya el celibato. No puede ser, tanta energía taponada.
Un abrazo, es un gusto leerte.

Gerardo dijo...

Estoy con Isabel en lo de que deberían dejar ya el celibato. No puede ser, tanta energía taponada.
Un abrazo, es un gusto leerte.

Esteban Dublín dijo...

Tal vez un poquito predecible, Martín, por lo recurrente del tema. Bien escrito, sin embargo.

Gotzon dijo...

He leido en varias opiniones que deberían dejar el celibato... y me pregunto... ¿Cuando lo han practicado? jajaja

Jesús Contreras dijo...

Hola, Martín. Buen juego con el título. El final me despertó una sonrisa.

Saludos.

Noesperesnada dijo...

Parece un ser humano...

Anadry dijo...

...en épocas muy lejanas, este cuento hubiera despertado fuertes críticas de la iglesia (como Institución)..., hoy es un cuento naif.

Muy bueno, Martín ;)
Beso gigante

carlos de la parra dijo...

Muy agradable retrato de la realidad.

Quimera dijo...

Y de aquellos 3 el último resulta demasiado placentero como para dejarlo fácilmente!

Orologiaio dijo...

... que consiste en hablar del tiempo, claro.

No Comments dijo...

Y es que hay hábitos que son tan difíciles de dejar, jeje

Un saludo indio

Jesus Esnaola dijo...

Parece que hay hábitos que se adquieren, otros que se abandonan y hasta aquellos que se arremangan.
Me gustó mucho.

Abrazos

SIL dijo...

El título es para enmarcar.

En cuánto al relato, no creo que a esta altura, ambos protagonistas logren cambiar sus hábitos ...(ni quieran)
:)

Buenísimo, otra vez.
Un beso enorme, Martín.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

creo que la forma de escribir este microrrelato es perfecta y se nota que has tenido mucho cuidado en su redacción. Y eso no se ve tan a menudo. has demostrado ser un claro dominador del género como de costumbre.

9

Adivín Serafín dijo...

Hábito es lo que todos llevamos: hábito de caminar, hábito de leer, habito de hacérselo con la catequista,... Lo que no entiendo es llamar a la ropa hábito. El que lleva siempre traje no lo llama hábito. La que lleva siempre vestido tampoco le llama así. Lo único común del hábito con la otra ropa es la facilidad con que se quita.

Blogsaludos

Neogeminis dijo...

jjejje...son hábitos los que se visten y otros "hábitos" los que en verdad identifican! jejeje
Un abrazo.

Fanatico dijo...

Hola.
Quiero cambiar el enlace a su blog.
Mi sitio es www.sdd-v2-fanatico.net

Carlos Galeon dijo...

Buen relato, y es que ya lo dice el proverbio: el hábito no hace al monje.

HUMO dijo...

Que asco!

No lo soporto, es tanta inmunda hipocresia!

Besos Martín!

=) HUMO

Martín dijo...

Maria Jesús, seguro que la joven está de acuerdo. Por eso lo acompaña. Gracias por tu comentario. Saludos

Isabel, me alegra que te gustara el título. Veo que he cumplido con mi objetivo, generar el debate con un relato que considero inofensivo. Gracias por tirar la primera piedra. Un beso

Martín dijo...

Ananda, me hiciste reir. ja Saludos

Gerardo, es divertido ver como la mayoría le da la misma interpretación a un relato lleno de inocencia. No sabemos cuál es el hábito que practican el cura y la catequista, pero si sabemos que lo hacen sin culparse y que no sería incompatible con el hábito que le toca vestir. El objetivo del relato era ese, jugar con el doble sentido de la palabra "hábito", que en este caso pueden ser muchos. Saludos

Martín dijo...

Esteban, no me queda claro qué es lo recurrente. Si te refieres al uso de palabras con doble sentido, puede ser. Pero en este caso, creo que lo que puede hacerlo recurrente es la mente pícara del lector. Un abrazo

Gotzon, sin embargo se supone que lo deberían practicar. Un abrazo

Jesús, esa sonrisa final fue mi principal objetivo. Me alegra haberlo logrado. Saludos!

Martín dijo...

Noesperesnada, y casi casi que lo es. Saludos

Anadry, creo que es naif, es cierto, si pensamos que el hábito por ejemplo, puede ser ver juntos un documental sobre el Vaticano. Gracias por tu comentario. Un beso

Carlos, me alegra que te gustara. Un abrazo

Martín dijo...

Quimera, es probable que tengas razón. Siempre es más agradable un hábito de a dos. Un beso

Orologiaio, claro que sí. Todos los demás lectores son unos mal pensados!

Indio, los entiendo. Me pasa lo mismo. Saludos!

Martín dijo...

Jesus Esnaola, bienvenido! Me gustó mucho tu clasificación de los hábitos, y me hizo reir. Gracias por comentar. Un abrazo

Víctor, ahora que lo decís, creo que quizás hay algunas cosas que mejorar. Voy a tener en cuenta tus sugerencias, como siempre. Un abrazo

Sil, me alegra que te haya gustado el título. Creo que es muy acertado esta vez. Un beso

Martín dijo...

Daniel, que generoso tu comentario y tu calificación! Muchas gracias. Siempre intento escribir bien, a veces sale prolijo. Me alegra que esta vez haya sido así. Un abrazo

Adivín, me gustó mucho la reflexión y me dejás pensando. ¿Cuál habrá sido el origen de la palabra? Lo voy a investigar. Saludos

Neogeminis, es justamente como dice el título una "cuestión de hábitos". Saludos!

Martín dijo...

Fanático, bienvenido al Living! Si quieres enlazarte, será un placer. Gracias por tu visita. Saludos

Carlos Galeón, creo que el proverbio es acertado. Es más, estuve a punto de ponerlo como título, pero me pareció muy largo. Gracias por sumarte a los lectores que comentan y bienvenido al Living! Saludos

Humo, que cosa no soportas? La sotana, la lectura de La Biblia o a las catequistas? Me queda la duda. Saludos!

Netomancia dijo...

Un relato actual, en la medida que el velo se descorre y las mentiras se caen a pedazos, como los santos en las iglesias jaja.
Un abrazo Martín, impecable relato.

Martín dijo...

Gracias Neto. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Franco (fvidiella.com) dijo...

El cuento no está mal, aunque los comentarios que generan no me han gustado.
Primero porque, como dice Martín, no necesariamente el 3er hábito es uno que no concuerde con la vocación del celibato.
Segundo, porque el celibato es una vocación, quien no desea mantenerla puede jugar un papel diferente como cristiano en lugar de ser cura.
Tercero, porque éste no es un relato de actualidad. En el mismo se nombra a la mirra, algo que dejó de usarse hace mucho tiempo en las iglesias.
Cuarto, porque en la práctica las faltas al celibato no son tan habituales. Hay algunas personas que no han logrado mantenerse célibes, pero no se puede generalizar. Con el mismo criterio los padres serían todos abusadores de sus hijos, los hijos ladrones de sus padres, los trabajadores todos vagos, y los ladrones... criticones, esos si, son criticones.
Saludos

Martín dijo...

Franco, en primer lugar, bienvenido al Living! Me alegró mucho recibir un comentario como el tuyo. Creo que tenés razón en gran parte de lo que decís. Por eso me ocupé de dejar el relato abierto a distintas posibilidades, que se imaginaran en la cabeza del lector. No intenté hacer una crítica del celibato ni de la Iglesia como institución, porque creo que este tampoco sería el ámbito para hacerlo. Por eso, creo que tu comentario aclara bien las cosas. Muchas gracias.
Respecto a lo de la mirra, no lo sabía, me enseñaste algo nuevo.
Espero que regreses pronto. Saludos

carlos de la parra dijo...

De acuerdo,hay que ser fiel a uno de los grandes efectos del micro relato,el cual es en sí incluyente de la interpretación del lector,y capaz de producir tan diversos comentarios,siempre como en un iceberg,queda a especulación la parte no vista.
Podría uno pensar por igual que éste cura añoraba con nostalgia aquellos hermosos días de Sodoma y Gomorra.

Alís dijo...

Crítico. Pero es que debe de ser muy difícil mantener el voto de castidad (yo no lo logro)... En todo caso, una catequista debe de ser mayor de edad ¿no? Si es así, sólo es un problema de confesarse.
Me gustó
Un beso

Martín dijo...

Carlos, exacto. Eso es lo que busqué con este micro, disparar la imaginación de los lectores. Cada cual, le pone el final que desee. Saludos

Alís, suponiendo que ese hábito que practiquen juntos afecte su voto de castidad (lo que no es seguro) supongo que se tratará de personas adultas, seguro que si. Me alegra que te gustara. Un beso