lunes, 23 de noviembre de 2009

Hierba mala

- ¡Larga vida al rey! – gritaba Luis Capeto, de pie frente a la multitud embravecida, con la corona en su mano derecha, y su cabeza en la otra.

28 comentarios:

Martín dijo...

Estimados lectores, se han combinado días difíciles de trabajo con problemas de funcionamiento de mi computadora, que me mantienen lamentablemente alejado del Living y de los blogs que me gusta visitar. Intentaré ponerme al día lo antes posible. Eso atenta lamentablemente con mi capacidad creativa y mi intención de recibirlos como se merecen. Espero sepan disculparme. Saludos y gracias!

Carina Felice dijo...

No te preocupes Martín, sabremos deshojar margaritas literarias mientras tanto, debajo del paraguas y con las botas puestas...
:)
Vamos, fuerza en este último tramo de año!
Abrazo!

Ignacio Reiva dijo...

El poder los hace perder la cabeza y, por supuesto, sentirse inmortales. Un gran abrazo Martín.

SIL dijo...

No me parece que el incoveniente técnico atentara contra tu capacidad creativa ...


A veces soy tan terca, que me identifico con el Sr Capeto (que me perdone el monarca llamarle así...) total la corona ya estaba en el piso !
;)
Espero que a nadie de mi entorno se le ocurra pedir que ruede mi cabeza...
Genial, Martín.
Un beso grande.

Neogeminis dijo...

jejjeje muy bueno!...sobre los problemas que surgen por el mal funcionamiento de tu pc, se comprende, a todos nos ha pasado...o nos pasará! jejejeej
Saludos!

Sonia. dijo...

ups!....

que sutil esta esto.



no te apures, que espero que estes pronto de regreso y poniendote al dia cuando tengas oportunidad, aqui se te espera con carino siempre.

saludos!

Netomancia dijo...

Así se calman a las fieras, dándoles lo que quieren!
Martín, aunque no publiques te tenemos presente y aguardamos con ansias que arregles esos problemillas.
Un abrazo!

Víctor dijo...

Tras investigar a ese Luis Capeto... te felicito, Martín. Buen relato.

Un saludo.

Orologiaio dijo...

Pero ¿la cabeza era del rey o del propio Luis Capeto?

:P

Muy hábil.

el marido de la portera dijo...

No te apures Martín, lo que cuentas nos sucede a todos en mayor o menor medida. Tómate tu tiempo y, en aquellos ratos escasos de los que dispongas, regálanos tu talento.

Un saludo.

Campanula dijo...

jajaj estuvo buenísimo.
un abrazo

Ananda Nilayan dijo...

OH!!!!!!!!!!!!

Quimera dijo...

Tu "larga" ausencia ha sido compensada con la exquisita brevedad de tu relato... Un abrazo!

Esteban Dublín dijo...

Corto y tremendo. Muy bien.

Dragon de Azucar dijo...

¡Larga vida! Si, a tus escuetos e interesantísimos cuentos

Saludos

Martín dijo...

Carina, muchas gracias por la paciencia y el apoyo! Un beso

Ignacio, buena conclusión! Fue esa justamente la idea que imaginé. Saludos

Sil, gracias por tus palabras. Es bueno sentirse un poco Capeto a veces, pero no hay que perder la cabeza! Un beso

Martín dijo...

Neogeminis, me alegra que te haya gustado. Ya pasaran los problemas seguramente. Mientras tanto, gracias por estar por aca. Saludos

Sonia, muchas gracias también por la atenta espera. Es sutil el texto, es cierto, pero tiene su trasfondo. No crees? Un beso

Netomancia, claro que sí! Las fieras quieren emociones fuertes. Gracias por estar. Un abrazo

Martín dijo...

Victor, Luis Capeto era el nombre verdadero de Luis XVI. Me alegra que después de un poco de revisión histórica te haya gustado. Te mando un abrazo

Orologiaio, o de ninguno de los dos? Un abrazo

Marido, muchas gracias por tus palabras de aliento. Siempre son bienvenidas. Aceptaré tu sugerencia. Saludos

Martín dijo...

Campanula, muchas gracias por tu comentario! Me alegra que te haya gustado. Un beso

Ananda, eso es quedarse sin palabras! jaja Saludos

Quimera, es cierto. Es raro que la ausencia se prolongue cuando me gusta tanto la microficción. Un beso

Martín dijo...

Esteban, muchas gracias! me alegra que te haya gustado este. Me gusta, cada tanto, hacer una reversión histórica. Saludos

Dragon, muchisimas gracias por tus palabras. Me llenan de emoción! Saludos

Rembrandt dijo...

Larga vida al Rey ! Obvio si el rey ahora era él jejeje.

Que soluciones tus problemitas pronto.

Besos
REM

Raúl dijo...

El grito llegó tarde.

cosasimpropias dijo...

el queria de vuelta el titulo del que lo habian despojado

Martín dijo...

Rembrandt, claro que el rey quiere vivir mucho. Gracias por tus buenos deseos y por tu comentario. Un beso

Raúl, o quizás sea eterno. Gracias por comentar. Un abrazo

Cosasimpropias, es una buena manera de mantener la corona! Saludos

Luis dijo...

Rey de Francia y de Navarra que perdió la cabeza y la corona. El poder es lo que tiene que los enloquece.
Un saludo
Te hemos echado de menos, pero sabemos esperar a los buenos escritores.

Martín dijo...

Luis, coincido con lo que decís respecto del poder. Gracias por saber entender. Espero poder regresar pronto al ritmo habitual. Saludos

*Sechat* dijo...

Sublime.

Martín dijo...

Gracias Sechat! Me alegra que te haya gustado! Un beso