miércoles, 11 de noviembre de 2009

El acompañante

Mi compañero de cuarto tiene hábitos extraños. Con las primeras luces de la mañana, se levanta gruñendo a cerrar las persianas. Adora la oscuridad y el silencio de las noches, para sentarse a observar, emocionado, las estrellas fugaces. Prefiere esconderse en el armario cuando recibo visitas (no sé si lo hace por cortesía, por retraimiento o porque teme que el invitado sea alguno de esos sujetos que, según me cuenta, lo buscan para atraparlo). Conozco el riesgo, pero protejo su secreto de manera cómplice. Desde aquella noche tormentosa en que se instaló en mi casa, se convirtió en mi mejor compañía, en un compinche fuera de serie. Lo atiendo y lo alimento como a un bebé indefenso, y por las tardes le preparo un baño de inmersión, para que juegue, por un largo rato, con la esponja jabonosa entre sus tentáculos.

39 comentarios:

Posmoderna dijo...

Hasta la parte de los tentáculos estaba convencida que era un gato malhumorado y malas pulgas.
Cuidado, un dia no te valla a comer ese invitado de hábitos extraños.
Saludos!

Víctor dijo...

ET cuento está bueno, Martín. Aunque desde el principio se espera la sorpresa. Así que ya no impacta la sorpresa en sí, sino que el suspense se crea para saber con qué tipo de sorpresa final nos deleitarás.

Saludos.

SIL dijo...

Y yo pensé que tenías al Conde Drácula !!!!!!!!!!

Quedé regulando al final con lo de los tentáculos.
A cambio de todos tus favores, debiera reemplazar a la mucama por las mañanas... (qué opinás?)

Tengo mellizos...tenés ganas de prestármelo de vez en cuando ??
;)
Genial, otra vez, un beso Martín.

mardelibertad dijo...

El segir tus relatos es una intriga, esperemos lo sucesivo...
Abrazo

no comments dijo...

Yo también me esperaba algo desde el principio, pero no imaginé ese final...
Muy bueno sí.

Un saludo indio

Neogeminis dijo...

Tentáculos!!!
jejej yo pensé que era sólo un tímido indefenso! jejeje


un abrazo!

Ananda Nilayan dijo...

Ahí me ha gustado, Martín, que pensaba que era un vampiro y me descuadraste la programación con un pulpo ^^ (por qué es un pulpo, no??? ^^... mejor pienso que no, que es un ser de otro planeta)
Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Very, very nice.

Fernando Remitente. dijo...

¿Tú no tienes tentáculos, Martín?

Quimera dijo...

Yo pensé que era un monstruo deforme, colo rosa de lo más tierno...

Citopensis dijo...

Yo no pensé nada.

De ahí la no-sorpresa.

Y tal.

Luis dijo...

Un acompañante un tanto peculiar por aquello de lo poco común, pero ya se sabe que las compañías nos eligen a nosotros y no al contrario.
Un abrazo amigo Martín.

cosasimpropias dijo...

siempre la sorpresa al final

Rembrandt dijo...

Tentáculos ???
Uhmm me da como cosita , por las dudas cuando vayas a dormir , dejalo en la bañera y cierra bien la puerta.

Besis

Lisandro dijo...

Buenisimo... un alienigena suelto... Un abrazo!

Orologiaio dijo...

Meintras pague su parte del alquiler... no problem!

Raúl dijo...

Tentáculos o garras, qué mas da. Lo importante es que este compañero de piso seguro que no va a ayudar a pagar el alquiler o la hipoteca.

Andrea dijo...

Vaya, compartir habitación con un pulpo suena raro pero cuando encuentras un amigo de verdad, da igual si es pulpo, perro o gato, lo importante es cuidarlo no? je Hacía tiempo que no pasaba a visitarte, me alegra leerte bien. Un abrazo!

manu dijo...

bueno, lo importante y primario es que sea buena compañia...luego...las particularidades que el mismo presente...serán un tema a tratar en el psicólogo de turno!

saludos

jordim dijo...

gran desconcierto al final, me gusta.

Dragon de Azucar dijo...

Lovecraft estaría muy feliz de tener un compañerop como el aquí descripto.

Saludos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Cerrar las ventanas.... con lo bonito que es levantarse temprano con los pájaros.... jajaja

Saludos y un abrazo.

Netomancia dijo...

En cualquier momento se descubre que lo tiene para hacer rabas para fin de año! Un abrazo Martín!

Martín dijo...

Posmoderna, tranquilamente podía ser un gato. Eso no asegura que no fuera igual de peligroso. Gracias por tu comentario. Un beso

Victor, me alegra que te haya gustado. Debo dejar de sorprenderlos entonces, para no mal acostumbrarlos. Gracias! Saludos

Sil, creo el conde drácula odiaría los baños de inmersión. Cuando quieras te lo presto. Un beso

Martín dijo...

Mardelibertad, me gusta la microficciòn con sorpresa. Creo que es parte muy importante de ella. Gracias por comentar. Saludos

No comments, el final fue lo primero que imaginé. Luego vino el resto. Gracias por tu opinión. Un abrazo

Neogeminis, puede ser un indefenso con tentáculos! O no? Saludos

Martín dijo...

Ananda, yo me inclinaría mas por tu segunda opción. Un pulpo no creo que pudiera sobrevivir en mi habitación! Que bueno haberte sorprendido! Saludos

Esteban, thank you. Un abrazo

Fernando, quien dijo que no? Saludos

Martín dijo...

Quimera, cualquier opción es posible. Creo que lo bueno de este relato es que cada lector puede imaginarse su propio monstruo personal. Un beso

Citopensis, eso si es una sorpresa! jaja Saludos

Luis, es cierto. En este caso no caben dudas que èl me eligió a mí. Gracias por tu comentario. Saludos

Martín dijo...

Cosasimpropias, así es mas divertido! Saludos

Rembrandt, eso es exactamente lo que hago! Gracias por tu comentario. Un beso

Lisandro, suelto pero escondido! No sea cosa que alguien lo descubra! Me alegra que te haya gustado. Saludos

Martín dijo...

Orologiaio, y el tiene dólares... asi que no hay problema. Saludos

Raúl, por suerte parece ser un bicho muy generoso. Es cierto, lo mismo da. Gracias por tu comentario. Un abrazo

Andrea, que bueno que regreses después de un tiempo. Coincido con lo que decís... y después dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Un beso

Martín dijo...

Manu, bienvenido al Living! Sin dudas que es una buena compañía, un poco ruidosa y pegajosa, pero nada más. Gracias por tu comentario. Saludos

Jordim, me alegra que te haya gustado. Los finales sorpresivos son mis favoritos. Muchas gracias por tu comentario. Saludos

Dragón, seguramente antes de vivir conmigo, mi compañero vivió con él. Saludos!

Martín dijo...

Hiperión, coincido contigo, lo que pasa es que no existen los pájaros en Marte. Gracias por tu comentario. Saludos

Netomancia, me has dado muy buena idea. Ideal para el verano con una cervecita. Un abrazo!

Saul Rojas Blonval dijo...

El azar me trajo aquí y me hizo un buen regalo con este desenlace inesperado.

Imaginé al principio una versión pequeña del Cthulhu de Lovecraft, un pulpo con mal carácter.

Saludos

HUMO dijo...

Que bonito ha de ser jajajajajaj!!!!

Siempre geniales tus cuentos!

cariños!

=) HUMO

Netomancia dijo...

Verano y cervecita, la mejor combinación.

¿Atareado con el final de clases? Te mando un abrazo!

Martín dijo...

Saul, bienvenido al Living! Me alegra que el azar te haya hecho aterrizar por aquí. Me alegra que te guste este espacio. Te agradezco mucho tu comentario. Espero que regreses pronto. Saludos

Humo, muchas gracias! Es raro tener un compañero así, pero al menos es original! Me alegra que te guste. Un beso

Neto, sin dudas que sí es una buena combinación. Ando con días complicados de trabajo, pero cuando termine prometo darme el gusto de disfrutarlas. Un abrazo!

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

jejejeje, me gusto. Buen final.

Tengo que reconocer que aunque otros textos escritos, tb son buenos, prefiero estos que tienen un poco más de contenido. Soy más partidarios de ellos.

saludos.

Martín dijo...

Daniel, bienvenido al living! Me alegra que te haya gustado este, también soy partidario de los cuentos más largos, pero me gusta probar de todo. Espero que regreses pronto. Saludos

Gustavo S dijo...

Como ya te dije, me gustó porque combina ternura y misterio.

Martín dijo...

Gustavo, me alegra que te gustara. La versión en inglés creo que la superó! Un abrazo