jueves, 9 de julio de 2009

Un invento y un intento

Existió un hombre que inventó una máquina para volar, mucho antes que los hermanos Wright y Santos Dumont, cuyo nombre fue injustamente olvidado en los libros de historia de la aviación. El diseño de la nave era práctico e innovador, superior a los proyectos que, medio siglo después, daría a conocer Da Vinci. Según cuentan las crónicas de la época, fue emocionante verlo sonreír dentro del amplio canasto con alas, minutos antes de ser expulsado, por una enorme catapulta, desde la cima del Monte Gorbea. El inventor habría alcanzado fama mundial de no haber sido por un pequeño detalle, hasta entonces desconocido. Fue en el siglo XVII, cuando Newton descubrió la ley de gravedad, que pudieron entenderse las razones del fracaso del proyecto y los motivos de su muerte.

40 comentarios:

≈♦ Estrellita ♦≈ dijo...

Gracias por la informacion te dejo un besito y buenas tardes.

Carla dijo...

Muy interesante... y muy bueno como lo relataste...
La verdad es que me quedo con la duda si es un invento tuyo o es algo real...

Carina Felice dijo...

Al menos tuvo las agallas de animarse a volar!
saludos!

Clara dijo...

Y a pesar de que Newton descubrió la ley de la gravedad... nuestra imaginación sigue volando...

Un beso,

jose rasero b. dijo...

Bueno, pues la culpa fue de Newton, ¿para qué descubrió nada?
Abrazos

Esteban Dublín dijo...

Nice.

adriana rey dijo...

Muy bueno! y estoy de acuerdo con Jose rasero b. jajaja

Alejandro Ramírez dijo...

Me tocó reparas a toda velocidad las leyes de Newton.

Un micro histórico muy interesante.

Un abrazo.

Víctor dijo...

Jejeje, Martín. Aquí sí que el orden de los factores alteró el producto. Si la evolución del conocimiento no es ordenada, lo revoluciona todo. Por cierto, vaya listo Da Vinci...

Saludos lelos!!!

Rembrandt dijo...

Pobre! Le ocurrió lo mismo que a Icaro , solo que sus alas estaban en el canasto.

BESOS
REM

Neogeminis dijo...

jajjajajaa....todo sea por el avance d e la ciencia!


un abrazo!

Adolfo Payés dijo...

Un gusto leerte.

Saludos fraternos
un abrazo

Que tengas un buen fin de semana

HUMO dijo...

Gracias Martín siempre es interesante leerte.

=) HUMO

Netomancia dijo...

Todo lo que sube, baja. Grandioso Martín, un abrazo!

mara-mara dijo...

Martín, qué grata sorpresa que hayas incluido el monte Gorbea en tus relatos...
Yo vivo en el Pais Vasco y te aseguro que la cima del Gorbea es espectacular.
Existen muchas leyendas en torno a este monte; sobre Lamias y demás seres mitológicos (Basajaun, Herensugea, Galtzagorri...) Pero ésta que tú has relatado, la desconocía totalmente.
Puede que te la hayas inventado, o tal vez no, pero no me extrañaría nada que fuera real; porque tratándose de vascos... cualquier cosa es posible.
Somos un poco brutos!!

Besotes desde el Cantábrico.

Mandy D. Sandoval dijo...

Hola Martín. ^_^

Sigo aquí leyéndote.
Un abrazo, amigo.

no comments dijo...

Ay Newton y la manzana los culpables, jejeje

Un saludo indio

Martín dijo...

Estrellita, muchas gracias a vos por tu visita. Saludos

Carla, como todo en este living, es ficción pura! Pero quien te dice que haya existido algún caso parecido en realidad. Un beso

Carina, totalmente de acuerdo! Eso es lo importante! Un beso

Clara, me alegra que la gravedad no afecte tu imaginación! Un beso

José, si no hubiera sido por Newton jamas hubieran inventado nada los demás! Saludos

Esteban, thank you.

Martín dijo...

Adriana, muchas gracias. Me alegra que te haya gustado. Un beso

Alejandro, para que la teoría de Newton no era tan exacta! Un abrazo

Victor, veo que entendiste perfectamente la moraleja. Gracias! Saludos

Rembrandt, me acordé de Icaro cuando escribí este relato, pero a ultimo momento, quedo afuera! Gracias por tu comentario. Un beso

Neogeminis, todo descubrimiento novedoso requiere de algun sacrificio. jaja. Un abrazo

Adolfo, gracias por tu visita. Un abrazo

HUMO, gracias a vos por tus comentarios! Me alegra que disfrutes tus visitas al living! Un beso

Martín dijo...

Netomancia, así es. En este caso, no fue la excepción! Un abrazo

Mara Mara, esta historia es absolutamente inventada. Me pareció divertido ambientarla en el país vasko. Me alegra que te hayas sentido como en tu casa! Un beso

Mandy, gracias por estar. Un beso

No comments, jaja pobre Newton. El no tuvo la culpa! Un abrazo

Kutxi Romero dijo...

Me pareció muy bueno, desde la simpleza, desde el recurso sincero, desde la brevedad.

Estuve recorriendo el blog y debo decir que me ha gustado en su conjunto y que acabo de convertirme en seguidor.

Nos veremos otra vez entonces, amigo.

Abrazo grande,

Kutxi.

Na3rol dijo...

Buena entrada..



saludos

Mercedes dijo...

Bah, el invento le salió demasiado caro, pero seguro que fue feliz...

Me ha gustado mucho!

Martín dijo...

Kutxi, bienvenido al living! Gracias por recorrer mi blog y por seguirme. Me alegra que te haya gustado este espacio. Espero que regreses pronto. Saludos

Na3rol, gracias por tu comentario y tu visita. Me alegra que te haya gustado. Saludos

Mercedes, durante el vuelo, no te quepan dudas que lo fue. Luego, coincido con vos, pagó un precio demasiado caro. Gracias! Un beso

Ignacio Reiva dijo...

Para nosotros, que no entendemos la mente del inventor, el pobre ha muerto; pero él está feliz en su canasta, en su vuelo eterno. Saludos Martín, como siempre es un gusto leerte.

Luís dijo...

A veces vamos tan rápido con aquello que nos tiene obsesionados que no nos damos cuenta de lo que nos hemos olvidado.
Muy bueno
PAZ

Martín dijo...

Ignacio, creo que tenes mucha razón. Es mas, miro al cielo y me parece verlo pasar a vuelo rasante, sonriendo feliz. Gracias! Un abrazo

Luis, una interesante reflexion desde otro punto de vista. Coincido con vos. Gracias por comentar. Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amigo, cuando se invetan, también hay que mirar el bolsillo y dentro del corazón... Como la tecnología nuclear...

saludos

CLARA dijo...

A pesar de haber resultado carísimo, el placer de cumplir el sueño de volar...
no tiene precio...(éso no le resta GRAVEDAD al asunto...)
(Creo)incluso, que aún a la luz del GRAVE desenlace, el inventor en cuestión, volveria a pagarlo.
Recorrí el sitio.
Original y buen blog.
Besito.

Isady dijo...

Cuantas cosas no intentamos sin antes haber conocido la raiz, el fondo del principal error... que hace que las consecuencias sean catastroficas...

Saludos¡¡¡ Cuidate..
Chau'''''

Martín dijo...

Hiperion, es muy cierto lo que decís. Gracias por tu comentario. Un abrazo

Clara, bienvenida al living! Gracias por seguirme. Me alegra que te hayas sentido a gusto por aca. Respecto a tu comentario, coincido con lo que decís, creo que aunque conociera el precio que debía pagar por el intento, el aviador lo hubiera intentado una y mil veces más. Un beso

Isady, es la eterna duda, animarse o esperar a estar seguro? No encuentro aun la respuesta. Gracias por tu comentario. Un beso

Dragon de Azucar dijo...

De un modo u otro la suerte, y la gravedad, nos afecta a todos

Saludos

Natalia Cerri dijo...

Originalidad y ocurrencias a la orden del día! Tengo una historia similar, pero del siglo XX, y que me toca de cerca. Jamás se me hubiera ocurrido relatarla de manera tan atrapante, y mucho menos con un final tan decisivo. Quizás porque la suerte en esta otra fue en verdad trágica. Buenísimo Martín.
Un beso!

Natalia Cerri dijo...

Originalidad y ocurrencias a la orden del día! Tengo una historia similar, pero del siglo XX, y que me toca de cerca. Jamás se me hubiera ocurrido relatarla de manera tan atrapante, y mucho menos con un final tan decisivo. Quizás porque la suerte en esta otra fue en verdad trágica. Buenísimo Martín.
Un beso!

Natalia Cerri dijo...

Ups, se me duplicó por falta de paciencia.

Martín dijo...

Dragon de azucar, tenes razón. Aunque en este caso, solo existió la segunda! Gracias por tu comentario. Un abrazo

Natalia, muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Ahora me dejaste con las ganas de conocer esa otra historia! Besos

Carolina dijo...

ahhh que bueno!!! Me atrapa la fuerza imanica de la gravedad de tus letras.

Martín dijo...

Carolina, bienvenida al living! Me alegra que te haya atrapado este microrrelato! Gracias por tu comentario! Un beso

Danilo Parte, alias, Martín iconli Mon dijo...

Juas!!

Martín dijo...

Danilo, bienvenido al living! Saludos