sábado, 25 de julio de 2009

La fiesta que no fue

Sonaron las doce campanadas y la joven aún lloraba en el patio de la casona.
- ¡No es mi culpa! - exclamó el hada madrina - Es imposible hacer un carruaje con una pelota.
Es que había sido un día tan complicado, que la pobre Cenicienta no había podido pasar por la verdulería.

32 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Siempre es un gusto leerte Martín..

Excelente

Un abrazo siempre grande
Saludos fraternos

Que tengas un buen fin de semana

Deprisa dijo...

Jajajajajaja ¡Ah la vida moderna sin tiempo para nada! xDDDDDDDD

Alejandro Ramírez dijo...

La vida moderna se ha encargado de adulterar todas las costumbres y hábitos.

Espero que Cenicienta tenga otra oportunidad.

Un abrazo.

POST M by SIL dijo...

Martín, el Hada Madrina debió haberse esmerado más...
Inventar algo... un globo aerostático ??? quizás??
Las Hadas ya no son las de antes!!!
Genial, un abrazo.
;)

Magah dijo...

Pero diga, si Cenicienta no tiene que ocuparse de otra cosa!!
O se cree que todo es como en los cuentos.
Si quiere celeste que le cueste!

Lauri dijo...

¡Pobre Cenicienta! Le tocó un hada madrina que se debe llamar Cristina...¡ella no tiene la culpa! Jajaja!!
Un beso!!

adriana rey dijo...

Juajuajuajajajjjjjjjj me muerooooo! sos un genio Martín

Víctor dijo...

La idea me gusta, Martín, aunque quizás un poco más condensada. Así que por no ir a la verdulería, el príncipe le acaba dando calabazas...mmmm... inónico.

Saludos lelos!!!

Isady dijo...

Esa cenicienta esperando siempre a que el hada resuelva sus problemas.....jejeje

Mi querido Martín como siempre un placer pasar tu blog.... Saludos¡¡¡

Que tengas un bonito dia¡¡¡

staywithme dijo...

Y pensar que un simple "no pasar" le costó lágrimas,desiluciones, y perderse al príncipe..
bueno, todos tenemos días complicados..y lo peor es que,
si ni siquiera en un cuento pueden evitarse, y ni las hadas madrinas pueden con todo, que nos queda en la vida real, no?
Lástima...algo tendremos que inventar

Interesantes líneas
Paseando encontré el blog
Permíteme seguir leyendo..

El marido de la portera dijo...

Estupendo. Me ha gustado mucho.

Para la próxima vez, que vaya el hada madrina a un curso de reciclaje y que Cenicienta aprenda mejor a buscarse la vida sin magia, jajajaja.

Un saludo.

Ignacio Reiva dijo...

Pero la pelota servía para que el príncipe no note a la pobre Cenicienta. Sólo bastaban 22 súbditos y un par de ladrillos como arcos. Un gran abrazo Martín.

Onminayas dijo...

Los sinsabores de la crisis: buscamos lo más barato y terminamos contratando un hada madrina sin titulación.

Un saludo.

Romina E. dijo...

Delirante al extremo!!!
Excelente relato, pobre cenicienta... Lastima que por aquellos entonces no existia el delivery
Besos!

Juls dijo...

ajjajaj...un mes sin leerte, pero veo que no has prdido el toqyue..
voy aponerme al día!
muchos besooos

Carla dijo...

jajajaja! Muy bueno y original Martin!

Luís dijo...

De todo esto se puede llegar a deducir que las hadas madrinas son hadas y madrinas pero, hay dificultades insalvables.
Genial Martín
Un saludo
Paz

Martín dijo...

Adolfo, muchas gracias por tu comentario. Igualmente para vos. Un abrazo

Deprisa, bienvenido al living! Por tu nombre, entiendo que debes saber bien lo que es no tener tiempo! Gracias por tu comentario. Saludos

Alejandro, comparto lo que decís sobre la vida moderna. Es un poco la idea que quiere transmitir el cuento. Deseo lo mismo para la pobre Cenicienta. Un abrazo

Sil, coincido con que las hadas madrinas ya no son como las de antes. Hubiera hecho un carruaje pelota y santo remedio! Una vergüenza! Saludos

Magah, tenes razon! Encima que no cumplio con sus tareas pretendia un final feliz. Tipica actitud adolescente! jaja Un beso

Lauri, no solo Cristina... se me ocurren tantos nombres! jaja Saludos

Martín dijo...

Adriana, es otra posible versión de la historia. Me gusta imaginar que hubiera pasado si... Un beso!

Victor, todo puede achicarse más sin dudas. Sabés que adoro la brevedad. Gracias por tu comentario. Un abrazo

Isady, gracias por pasar siempre! Tenes razón, la Cenicienta es un tanto cómoda, se hubiera ido directamente en los caballos! Un beso

Staywithme, bienvenida al living! Me alegra que hayas encontrado este espacio y que te hayas sentido a gusto. Interesante tu comentario, en eso de como un pequeño detalle puede cambiar tanto una vida. Muchas gracias! Saludos!

Marido de la portera, no se si habrá una próxima vez! Me alegra que te haya gustado! Un abrazo

Ignacio, me hizo reir mucho tu comentario. Justamente ese era el problema, Cenicienta solo quería llamar la atención! Saludos

Martín dijo...

Onminayas, bienvenido al living! Tu comentario es brillante, es increible hasta donde han llegado los efectos de la crisis! Gracias por comentar! Saludos

Romina, tenes razón, es muy delirante, tan delirante como pensar que una calabaza puede convertirse en un carruaje! jaja Muy bueno lo del delivery, ahora que pienso, el hada madrina podría haber ido volando a buscar la verdura! Un beso

Juls, gracias por volver y por tu comentario. Un beso

Carla, muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Saludos

Luis, lo que es insalvable es el destino. La pobre estaba destinada a lavar pisos y contra eso, no hubo nada que hacer. Muchas gracias por tu comentario! Un abrazo

Netomancia dijo...

La fantasía ha muerto Martín, hoy ni Cenicienta tiene el tiempo para que sus sueños se hagan realidad. Aunque no lo creas, encuentro un relato (sublime) enmarcado con tristeza y resignación.

Citopensis dijo...

Todo el mundo sabe que los carromatos de calidad deben ser de madera o derivados vegetales de la misma...

Un saludo.

Esteban Dublín dijo...

Pobre hada. Pero es que en estos las hadas deberían cobrar para asegurar un trabajo completo. El caso es que nadie quiere tocarse el bolsillo.

Galán de Barrio dijo...

podría haber sido así!

Martín dijo...

Netomancia, por eso creo que hace rato que no aparecen nuevos cuentos de hadas. En los tiempos que corren, ya no son posibles! Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

Citopensis, parece que todo el Mundo menos Cenicienta. Saludos

Esteban, tenes razón, nada es gratis, y lo barato sale siempre mucho mas caro. Saludos

Galan, esta versión de la historia hubiera sido mas creible. no te parece? Gracias por tu comentario! Saludos

claudia paredes dijo...

Ay, Martín! claro que se puede hacer un carruaje con una pelota!. Sólo que en lugar de rodar, rebota.

Martín dijo...

Claudia, eso es inconveniente! Cenicienta iba a llegar toda despeinada!! Saludos

Raúl dijo...

Sonrío. Excelente.

Martín dijo...

Raul, siempre son bienvenidas las sonrisas. Muchas gracias. Un fuerte abrazo!

Dragon de Azucar dijo...

Piden, piden y piden. Pero cuando tienen que hacer algo tan sencillo como ir a la verdulería 'no tienen tiempo'
¡Anda!

Saludos

Martín dijo...

Dragon, es que estaban demasiado ocupadas en ellas, y no cumplieron con sus tareas. Una pena. Saludos!

Jesús Contreras dijo...

Hola, Martín. Sonrío. Sí, claro, sus días siempre eran complicados. Una historia muy graciosa.

Saludos