miércoles, 1 de julio de 2009

El nacimiento de Iemanjá

Sólo vestida por los rayos del sol, la mujer baña sus pies en la orilla y avanza hacia el horizonte. Disfruta las olas que rompen contra su cuerpo mínimo, que ya no serán las mismas después del choque. Con su inmersión, modifica el curso habitual y eterno de las aguas, que ahora la envuelven y alegran su vida. El mar se contagia y aumenta el caudal, pretende llamar su atención, enamorarla un poco más. Se lo ve tan bello, vivo, imponente e infinito. Embriagada por la calidez de las enormes masas de agua salada, ella se convierte en el más hermoso de los peces. Se buscan, se complementan, se superan y se aman locamente, entre espuma y sal. Y llega el momento en que la mujer lo abarca todo, y el mar cierra sus costas, para que Iemanjá sea su única dueña, la soberana, el mismo mar.

33 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Por este nacimiento es Lemanjá es inmortal. Bellísimo texto, Martín.

HUMO dijo...

Precioso!

=) HUMO

Víctor dijo...

No conocía a Lemanjá, Martín. Las sirenas se pondrán celosas.

Saludos lelos!!!

SIL dijo...

Una corona en prosa para la Diosa del Mar, Martín.
Exquisito relato.

MIS SALUDOS MÁS AFECTUOSOS...

Romina E. dijo...

Transformación, gran relato del amor.
besos!

Carla dijo...

Me encanto esta leyenda.
Buenisimo tu escrito

Carina Felice dijo...

bellas palabras, lastima que ella dejo de ser quien era..no? interesante fenomeno para reflexionar: Dejamos de ser quienes somos para que "el mar" nos acepte y nos corone?
mas alla de todo...igual es un placer literario Martin :)Un besote, amigo!

Adolfo Payés dijo...

Me gusto el cambio de tu escrito..

Saludos fraternos
un abrazo

emil dijo...

Bello...bellìsimo relato.Es un placer estos relatos. saludos

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Wow... lo fui imaginando todo... hermoso...

Hoy es de esos días que quiero recostarme en el living, observar el atardecer y tomar una taza de té... pensar, reflexionar.

Un fuerte abrazo.

Netomancia dijo...

Brillante forma de narrar una leyenda!

Neogeminis dijo...

breve y hermosa historia...una leyenda verdadera?

un abrazo!

≈♦ Estrellita ♦≈ dijo...

hermoso relato me encanto un besito y que estes muy bien.

no comments dijo...

La diosa del mar, cuya celebración se lleva a cabo el 2 de Febrero... bonito texto

Un saludo indio

Mercedes dijo...

Me habría gustado ser testigo del nacimiento, pero también me conformo con tus bellísimas palabras...

Un saludo!

Raúl dijo...

Parece un singular génesis, el origen de todas las cosas.

Martín dijo...

Esteban, muchas gracias. Me alegra que te haya gustado. Saludos

Humo, gracias también a vos. Un beso

Victor, el relato está basado en un mito que conocí hace poco. Coincido con lo que decís respecto de las sirenas, porque ella es la reina de las sirenas. Gracias! Un abrazo

Sil, me alegra mucho que te haya gustado este cuento sobre la diosa del mar. Saludos cordiales ;)

Romina, es así, una transformación posible únicamente gracias al amor! Un beso

Carla, gracias por tu comentario! Me alegra que te haya gustado esta leyenda. Un beso

Carina, no se trata de cambiar, en este caso la unión los complementó, los superó. En eso consiste el amor. Gracias por tu comentario reflexivo! Un beso

Adolfo, muchas gracias! Me alegra que te guste. Un abrazo

Martín dijo...

Emil, Me alegra que te haya gustado. Un beso

Natalia, que bueno que lo hayas podido visualizar. Ponete comoda! Un beso

Neto, las leyendas en sí tienen mucha fantasía. Solo la conté tal como me la contaron! un abrazo

Neogeminis, Iemanja es el nombre con que se conoce a la reina del mar. Así lo cuenta la leyenda, que como todas, algo de verdad debe tener. Un abrazo

Estrellita, que bueno que te haya gustado. Un beso para vos tambien.

No comments, ella misma es la protagonista de esta historia. Gracias por la referencia! Un abrazo

Mercedes, gracias por tu comentario! Te conformás con poco! jaja Un beso

Raúl, hay muchos génesis, este es solo uno de ellos. Gracias por tu visita. Un abrazo

Cloe dijo...

Mucha poesía.

Abrazo

Johan Bush Walls dijo...

Muy buen texto maestro, fluye y se lee como una especie de ola que sólo va, tranquila.

Salú pue.

Ignacio Reiva dijo...

Martín, me gusta la profundidad de tus últimos relatos. Este es maravilloso como la diosa, que es el mar. Un abrazo. Ignacio

Martín dijo...

Cloe, poesía en prosa. Me gusta ese estilo. Gracias! Un abrazo

Johan, muchas gracias por tu comentario generoso. Me alegra que lo hayas disfrutado. Saludos

Ignacio, intento recorrer distintos estilos y temáticas dentro de la microficción. Me alegra que el recorrido no te haya defraudado. Muchas gracias! Un abrazo

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

La mujer de agua:
Busco cauces de palabras
inéditas para una mujer de agua.

Busco metáforas que
conviertan
en todo, la nada infinita
de la bruma lejana
difuminándose....

Un saludo.

calpurnia dijo...

precioso

el mar es la furia, la tempestad y la bravura en mi costa atlántica del finisterrae, donde existe una porción de costa que se denomina "de la muerte", pero a la vez, el mar obra el milagro de una y mil veces salvarme de todos mis naufragios, cada vez que acudo a él, definitivamente, está tocado de un aura divina que se contagia

saludos

cosasimpropias dijo...

es como esas leyendas al mejor estilo guarani q te explican el origen de las cosas. me encanto!

Luís dijo...

Bellísimo texto sobre la orixa del mar Lemanjá.
La sensibilidad del texto hace que uno se quede un ratito y lea unas cuantas veces esta historia.
Gracias
PAZ

Paula Daiana dijo...

Ha dicho una gran verdad Martín, el mar enamora y mucho!
Besos y buen finde!

Isabel Estercita Lew dijo...

Muy buen texto Martín, y un gran tributo a la reina del mar, a rainha das águas.
Cariños
Estercita

Mandy D. Sandoval dijo...

Hola Martín:

Que preciosidad, me ha fascinado y me ha impactado.

Me gusta tu vena mitológica.

Un abrazo, amigo.

Martín dijo...

Antonio, bienvenido al living. Te agradezco en nombre de la mujer de agua por las poéticas palabras. Un abrazo!

Calpurnia, bienvenida al living! Envidio tu cercanía al mar y comparto tus palabras! Gracias por tu visita y tu comentario! Un beso

Cosas impropias, me alegra que te haya gustado. A mi también me gusta explorar en las leyendas. Un abrazo

Luis, muchas gracias por tus generosas palabras. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Martín dijo...

Paula, al menos eso me pasa a mí! Un beso

Estercita, bienvenida al living! Me alegra que te haya gustado este homenaje. Espero que regreses pronto. Muchas gracias! Saludos

Mandy, cada tanto me gusta meterme con la mitología y las leyendas populares. Me alegra que lo hayas disfrutado. Un beso

Naty dijo...

Confieso mi ignorancia, no tenía idea de la existencia de esta diosa, es decir no conocía a Lemanjá. Y sólo después de leer los primeros comentarios de esta entrada, dije, ah pero entonces es ella en verdad "alguien". Y busqué y rápidamente salvé mis dudas. Pero te diré que nada de eso es necesario, pues tu relato tiene vida propia y es bellísimo. Ni te diré de las imágenes y las ideas que me cruzaron (puff!!) porque dirás esta siempre comenta lo mismo.
Hermoso, hermoso en verdad.

Martín dijo...

Naty, me alegra que te haya gustado. Confieso que yo tampoco la conocía hasta hace poco, pero cuando la descubrí, no pude evitar que mi mente se llenara de las mismas imágenes que surgen de este cuento.
Muchas gracias por tu comentario. Un beso