lunes, 6 de abril de 2009

Todo por amor

Rosa había tomado una decisión y nadie iba a impedir que la llevara a cabo.
Se bañaría, se pondría sus mejores ropas, escribiría en un papel “Todo mi cuerpo es tuyo, tomalo”, pondría a sonar su canción favorita, tomaría media docena de sedantes, llamaría por teléfono a un servicio de emergencias y, con la nota sobre su pecho, colocaría el frío metal entre sus labios carmesí.
Apenas quince minutos antes del disparo, el popular ídolo de la música había confesado por televisión que necesitaba un urgente transplante de órganos para poder sobrevivir.

23 comentarios:

Call me Juliet dijo...

Intenso.
Impactante.
Implacable.

Te llevas tres Im
Gra estilo (:

Martín dijo...

Infinitas gracias Juliet! Ahi tiene una I mas... Saludos ;)

Cecy dijo...

Lo que puede llegar el fanatismo.

Besos.

Jimmy dijo...

Para qué se tomó los sedantes si se iba meter un tiro? :-S

Carina Felice dijo...

"amor"? no se si eso es amor....(tampoco existe LA definicion absolutamente certera, creo) pero psicopatogias asi de obsesivas, que las hay, las hay.Dan miedito.
Un beso!

Martín dijo...

Cecy, el fanatismo desmedido es una enfermedad y las consecuencias pueden ser tan duras como las de este relato.

Jimmy, supongo que los sedantes habrán sido para animarse a llevar adelante su plan o para disimular el dolor. Saludos

Carina, coincido con vos en que eso no es amor. Los psicopatas son capaces de cualquier cosa, incluso de morir creyendo que lo hacen por amor. Un beso.

Esteban Dublín dijo...

Qué mujer tan generosa.

Martín dijo...

Excesivamente generosa... demasiado para mi gusto! Saludos

BeLén dijo...

Es la primera vez que paso por acá. Me gusta la propuesta de este living sin tiempo ( y la foto, buenísima).
Qué tragedia la de Rosa, entregándose tan maravillosa a un hombre que dificilmente la elegiría para siempre.

Saludos, muy lindo blog!

Any dijo...

"Si algo ha de morir, moriré yo por ti ..." decia la canción Rosa Rosa. Pero esta mujer se lo tomó muy en serio brrrrr.
saludos

HYDRO dijo...

Lo que no sabía,es que detrás viene una autopsia,y que no dejan extraer organos.Muerte en vano.Un abrazo.

Martín dijo...

Belen, bienvenida. Me alegra que te sientas comoda en mi living. Gracias por tu comentario y tu visita y te invito a que regreses cuando quieras. Saludos

Any, nadie interpretó el cuento mejor que vos. La elección del nombre no fue casual. Y comparto el escalofrío...

HYDRO, gracias por seguirme. Totalmente de acuerdo contigo. El fanatismo ciega y no hace medir las consecuencias. Saludos

Druida de noche dijo...

Muy bueno. Intenso y bien resuelto. Me gustó mucho. Tiene ahí un talento.

Martín dijo...

Gracias Druida por ser un asiduo visitante de este living. Saludos

Sil dijo...

Vengo a devolver visita, y me quedé helada con tu TODO POR AMOR.
Ya te digo que me acomodo en tu living.
Y si algunos de mis versos te dieron risa, esa es la idea, una de cal y una de arena... para no entristecer tanto a mis pobres lectores.
UN GRAN SALUDO.

Martín dijo...

Bienvenida Sil. Me alegro que te hayas sentido comoda. Nos seguimos leyendo entonces. Gracias por seguirme. Saludos!

Directora de Orquesta dijo...

Martin, me encantó tu living (y los cuentos)
Rosa me dejó pasmada. vuelvo a visitarte!

Clara dijo...

Qué intensidad! Tanto por la historia como por la redacción del cuento.

Morir por amor es la mayor insensatez.

Un beso,

Martín dijo...

Directora de orquesta, comparto el sentimiento por la pobre Rosa. Las puertas están abiertas para cuando quieras volver. Saludos

Clara, tu afirmación es muy cierta. No existe justificación para el suicidio, y mucho menos si este es por amor. Un beso, nos leemos.

Alejandro Ramírez dijo...

Ufff, muy bueno. Felicitaciones. Leer un cuento como este debería ser obligatorio antes de empezar la jornada.

Un abrazo

http://cuentominicuento.blogspot.com/

Martín dijo...

Alejandro, gracias por tu visita, por tu comentario y por seguirme. Somos dos fanaticos de los minicuentos, asi que estoy seguro que nos seguiremos leyendo mientras dure la inspiración. Un abrazo

Ignatius dijo...

Cómo me gusta cuando hacés pensar una cosa y es otra. Muy bueno!

Martín dijo...

Ignatius, ese es el estilo que más disfruto. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias. Saludos!