martes, 14 de abril de 2009

El último pasajero

Las primeras gotas comenzaban a golpear el receptáculo y la lista aún tenía un casillero sin tildar. Antes que fuera demasiado tarde, el hombre descendió la improvisada escalera hasta la extensa llanura y abandonó la nave en búsqueda del viajero rezagado. Tras unos minutos que parecieron horas, ante la atónita mirada del resto de las especies, Noé volvió al arca empapado y blasfemando, cargando a la tortuga por el cogote.



Cuento presentado por el autor en el concurso Minificciones del mes de abril de 2009, inspirado en la imagen aquí incluida.

26 comentarios:

andreita dijo...

Me puso triste este mini cuentito.

La tipa que cuida a mi abuela hace un mes se robo la tortuga de mi casa... y no la vi nunca mas... que macana... a ella tampoco la vimos mas porq la despidieron.

Y q suerte la de Noé que la atrapó a tiempo para que exista la historia y nos la puedas contar :)

;)

Besos con nostalgia!

Andrea dijo...

Me gustan los relatos cortos, necesitan de un trabajo extra, el poder de síntesis del autor, que debe transmitir mucho con muy pocas palabras. Siempre me quedo admirada cuando lo logran. Igual que en este caso. Un abrazo!

Martín dijo...

Andreita, sirve este cuento entonces como homenaje a la tortuga sustraida! Gracias por tu comentario. Un beso

Andrea, los microcuentos son mi debilidad. Me alegra que te guste el género. Nos leemos. Un abrazo

MR. MORONDANGA dijo...

Viajeros rezagados, deberiamos ser, como la tortuga. Además, ¿por qué tanto apuro?. La tranquilidad brinda sabiduría. Esa que necesitamos cuando aparece la gota que rebalsa el vaso...

UN ABRAZO!

Sil dijo...

Martín es genial esta entrada !!!!
Me encantó imaginarme a Noé blasfemando !!!!!!
Me encantó!!!

Besos de living.

Carina Felice dijo...

En este microcuento visualizo a Noe como un histerico, apurado, como esos que, cuando estas cerrando la puerta con las manos llenas de cosas, desde el auto estan "dele-quetedele" con la bocina para apurarte.Ademas, Noe,un egocentrico machista se le escapo la tortuga y no tolera que esto se sepa.
Jaja!Una genialidad de historia Martin, ciao!
un saludo a la teleplatea del living :)

Adolfo Payés dijo...

Maravilloso..

gracias por compartirlo, un placer leerte.
saludos fraternos
un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Martín, me gusta mucho. Sin leer el resto, creo que tienes grandes posibilidades en el concurso.

Alejandro Ramírez dijo...

No me esperaba ese final... El probe Noé buscando desesperada la que siempre llega en el último lugar. ¿Y qué tal si la liebre se quedó por ahí dormida?

Un saludo

Martín dijo...

Mr. Morondanga, interesante reflexión amigo. Estoy de acuerdo con vos. Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Saludos.

Sil, me imagino a Noé como un viejo cascarrabias, con todo lo que eso implica. Me alegra que te haya encantado. Un beso

Carina, tu opinión coincide perfectamente con la imagen de Noé que vino a mi mente al escribir este relato. Me sorprendió conocer que era además un egocéntrico machista, me perdí leer ese capítulo de La Biblia. jaja. Saludos

Adolfo, gracias a vos por haberte convertido en un habitual visitante de este humilde living. Un abrazo

Esteban, gracias por tus buenos deseos respecto al concurso. Participo solo para divertirme, sin ánimo de ganar, pero nunca hay que perder las esperanzas!

Alejandro, veo con agrado que por fin alguien se preocupó por la liebre. Me quedé con la duda ahora ¿se habrá salvado?

HYDRO dijo...

Buena sátira de que los más santos blasfeman, espero que tengas suerte con el "mini".Saludos.

Martín dijo...

Hydro, muchas gracias por tus buenos deseos. Saludos

Druida de noche dijo...

Todas las grandes empresas tienen tortugas que atrasan el viaje y desvían la tensión hacia otro lado. Las tortugas son el simbolo claro de lo que perdura: ellas siguen navegando mares, en cambio Noe dejó una herencia que no tiene cuello para agarrarla.. pero bien valdría la pena

como siempre, buen relato.

Martín dijo...

Druida, excelente reflexión. Gracias por tus invalorables aportes al living. Un abrazo

Manuel Jiménez Carrera dijo...

Que bien Martín, imagino un gran trabajo de eliminar polvo y piedras para liberar el relato

Martín dijo...

Gracias Manuel por tu visita y tu comentario! Algunos relatos implican ese trabajo previo, este por suerte salió de un tirón. Un abrazo

Miss Seven dijo...

Bonita entrada :)

Martín dijo...

Gracias Miss Seven! Bienvenida al living.

vuelac0nmig0 dijo...

Bonito mini-relato
me gustó :)

Martín dijo...

Vuelac0nmig0, gracias por tu comentario y por tu visita. me alegra que te haya gustado. Las puertas estan abiertas para cuando quieras volver. Saludos

Raúl dijo...

Pues la imagen te ha inspirado un micro de lo más ocurrente. Y además, si se busca, incluso con un trasfondo interesante.

Martín dijo...

Raul, leyendo varios de los comentarios a esta entrada también creo que varios le han encontrado un transfondo interesante. Bienvenido sea entonces! Saludos

Clara dijo...

Estupendo!
Yo también estoy preparando el mío, pero el tuyo es de los que más me gustan.
Besitos,

Martín dijo...

Clara, despues entrare a leer el tuyo entonces. Gracias por el apoyo. Saludos

Netomancia dijo...

Muy bueno. Qué se le puede agregar a tremendo relato.

Martín dijo...

Netomancia, siempre podria agregarse un final mas amplio, pero mejor imaginarlo! Un abrazo