jueves, 8 de marzo de 2012

La invasión

Las horribles cucarachas invadieron la casa durante el verano. Ingresaron por el ventanal del patio trasero e irrumpieron en malón en la cocina y el cuarto de baño. Al no encontrar resistencia, tardaron poco en tomar por asalto todos los ambientes, incluido el dormitorio principal. Allí, duermen por turnos sobre el cuerpo relajado del dueño de casa, que ni siquiera es capaz de amedrentarlas. Ellas disfrutan del hedor delicioso que emana de su organismo putrefacto, cada vez más rico.

18 comentarios:

Camilo Pedraza dijo...

Sublime! Fiel seguidor de todos y cada uno de los escritos de este blog!
Saludos!

Rosa dijo...

Ufffff que repelús!!!
Saludos desde el aire

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Por un momento mi memoria se fua a La Casa Tomada, de Don Julio, para dar luego otro giro y recordar un apartamento en el que vivió una tía mía en el Once al que lo invadieron las ratas.

Un micro redondo, Don Martín, con gran intensidad de efecto.

Un saludo,

Adrián dijo...

¿Es la toma del mundo por las cucarachas tras el final de la humanidad o de una saga?
A mí me ha trasladado a Macondo, no sé por qué.

Saludos.

Susana Camps dijo...

He escuchado el avance en tropel de esas cucarachas por toda la casa, y visto su expansión de alfombra por los ambientes. La pincelada negra, al final, un cierre perfecto.

Juan Ojeda dijo...

Cucarachas invadiendo la ausencia; me pareció muy potente la descripción, incluso casi que pude ver a las cucarachas.

Y en el final sobre esa misma ausencia, su despojo terrenal. Un golpe certero.

Saludos desde el sur.

Sergio Cossa dijo...

Las cucarachas invaden siempre. Supongo que con semejante alimento, tienen un paraíso.
Muy bueno y bien negro.
Para mi gusto, "horribles" está de más.
¡Un saludo!

Enmascarado dijo...

Te ha salido un post bastante repugnante Martín.
Lo curioso del caso es que es un halago ¡puagg!


Saludos

HUGO JESUS MION dijo...

El dueño de casa estuvo omiso por fuerza mayor, por eso la invasión fue imparable. Es tétrico para nosotros, pero para ellas, es bien natural. Muy buen relato.

adriana rey dijo...

Qué asquete!!

Elysa dijo...

¡Uff! Se pueden ver esas cucharachas disfrutando. Muy visual este micro.

Besitos

Adivín Serafín dijo...

Micro muy bien macerado.

Martín dijo...

Camilo, muchísimas gracias, me alegra que te haya gustado y que sigas este blog. Un abrazo

Rosa, me pregunto que significará "repelús". ja Saludos!

Martín dijo...

Pedro, la Casa Tomada de Cortázar fue invadida por cucarachas, tan asquerosas como las ratas. Esas son las imágenes que quise transmitir. ¡Qué bueno que logró el efecto pretendido! Gracias por tu comentario. Un abrazo

Adrián, me gustó mucho esa interpretación apocalíptica. Y bien podría ser... muchas gracias! Un abrazo

Martín dijo...

Susana, me alegra que hayas visto toda la película. Fue así, tal cual. Muchas gracias por tu comentario. Saludos

Juan, me gustó la idea de "invasión de la ausencia". Ese silencio que sólo es interrumpido por el sonido de sus patitas. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Martín dijo...

Sergio, tomo tu comentario y lo pensé antes de incluir el "horribles". Luego, imaginé que alguien podía ver alguna belleza en esos bichos, pero quizás la cambio por otra palabra. Ya veremos. Gracias. Un abrazo

Enmascarado, me hiciste reír con tu comentario. Pido disculpas por las nauseas que pude provocar. Gracias por tus elogios puaj. Un abrazo

Martín dijo...

Hugo, el dueño de casa no pudo resistirse. La duda que nos queda es si al llegar las invasoras el banquete ya estaba servido o lo armaron después. Valen las dos versiones. Gracias por tu comentario! Saludos

Adriana, ¿las cucarachas o el cuento? Un beso

Martín dijo...

Elysa, casi que podría ser un corto, no? Así lo imaginé. Gracias por tu comentario. Saludos

Adivín, si Ud. lo dice, así debe ser. Muchas gracias! Un abrazo