miércoles, 2 de junio de 2010

Celos

Sonrío, y el hombre del espejo también esboza una sonrisa. Acomodo mis cabellos con un peine de color azul, y observo que él se peina en idéntico modo, con el mismo adminículo. Me afeito y se afeita. Me perfumo y se perfuma. Lo miro y me mira. Imita a la perfección todos mis movimientos, mi vestimenta, mis gestos, y quizás también todos mis apetitos.
Esta sería sólo una situación simpática, si no fuera porque hoy voy a encontrarme con la mujer de mi vida. Sospecho que él está igualmente enamorado de ella y que, por tal motivo, replica todos los sucesos de la ceremonia previa, con el único objetivo de ocupar mi lugar en ese encuentro.
Lógicamente, harto de tantas emulaciones, comienzo a odiar a ese hombre. Pero noto que él también se encoleriza, como si pensara que el imitador soy yo. Sin poder evitarlo, nos trenzamos en una lucha a puñetazos, a pesar de que al soltar el primer golpe, nuestros nudillos colisionan duramente contra el vidrio. Nos duele, sangramos, y ambos perdemos la pelea por abandono. 
Luego, salimos en tropel hacia la calle. Allí larga la carrera en la cual competimos por llegar en primer lugar a la cita con la mujer amada. Como premio, el vencedor podrá tener curadas sus heridas, gracias a la dulce suavidad de sus caricias.

28 comentarios:

Neogeminis dijo...

No tengas miedo...seguro él sólo se encontrará con su reflejo! jejeje
Abrazos.

No Comments dijo...

Los celos y el miedo a perder a la persona amada llevan a estas paranoias.
Me gustó Martín.

Un saludo indio

Netomancia dijo...

Excelente Martín, me pareció espectacular la idea. Los celos aquí quedan al ridículo. Un abrazo!

Víctor dijo...

Estuvo bueno, Martín. Celos, espejos, todo muy recurente pero bien llevado a cabo. Por cierto: ¿falta mucho para que salga tu libro de micros? ¿Era en junio o en julio?

Un abrazo.

Ananda Nilayán dijo...

Si es que se nos va la olla que no veas...

Besito.

Claudia Sánchez dijo...

Un relato de excelente factura, muy en tu estilo, que convierte un tema, que parecía agostado en un retoño.
Besos nene,

SIL dijo...

Al margen de la anécdota romántica y el final tan dulce; me impactó la idea que ESPEJA este relato del enfrentamiento que tantas veces tenemos con nosotros mismos...
el golpe de los nudillos en el cristal y la sangre, y ese dolor, es una imagen de lo encarnizada que puede ser esa lucha interna.

Maravilloso, Martín.

Un beso enorme

SIL

Torcuato dijo...

¿Y si la amada se mirara en el espejo qué pasaría?

Un saludo.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy bueno Martín! Me encantan las historias de espejos.

Cariños!

Jesus Esnaola dijo...

Me gusta la vuelta que le das al tema de los espejos. Normalmente en estos relatos intentamos sugerir que hay un mundo extraño al otro lado que apenas conseguimos percibir; y eso nos perturba. Tú, sin embargo, le das la vuelta y tras plantearnos un clásico relato de espejos y dobles nos dices, eh, tranquilos que el tío alucina; es celoso. Y lo haces con una palabra nada más: el título.
Excelente mecanismo que funciona con precisión.
Grande Martín.
Un abrazo

Anadry dijo...

...cómo es que pueden ser más fuerte los celos que el amor??..., Deberíamos tener una mente más simple, no?
Me encantó, Martín !!
Beso gigante.

Liz dijo...

Ains que lindos cuentos haces :D

Gi dijo...

Las cosas que uno hace por amor...(y las que no hace)
Muy bello

reina dijo...

Qué bueno... hace un tiempito vengo escribiendo una saga de minificciones llamada "La mujer que vive en mi espejo" la podés leer en mi blog si te interesa
http://reinadebuenosaires.blogspot.com/
o también en Trazando caminos...
http://trazandocaminos.blogspot.com/2010/06/la-mujer-que-vive-en-mi-espejo.html

Adivín Serafín dijo...

Martín, ¿qué sería de ellos si no tuvieran ese cristal por el medio? Jamás encontrarían las dulces caricias que ella les hace llegar a cada lado de la realidad. Me preocupa.

Blogsaludos

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Efectivamente has andado perdido.
CuidaTE mucho amigo.
Un abrazo y lindo día para vos.
:)

Esteban Dublín dijo...

Pues no sé si me lo perdí, porque la idea me gusta mucho, pero el final me ha decepcionado de igual forma.

Isabel González dijo...

Excelente, simétrico, abierto, ...muy bueno.

Casi siempre nos encontramos en lucha permanente con la imgen que tenemos de nosotros mismos y la que se refleja en el espejo. Y luego está la que tienen los demás de una. Un conflicto de intereses subjetivos, como todo en la vida. Todos tienen su parte de razón sólo tienen que aprender a tolerarse. Un beso Martín.

Rembrandt dijo...

Los celos pueden llegar a ser una de las formas de la locura, en este caso reflejada en el espejo.

Un placer leerte Martín, un tema difícil pero muy frecuente.

Besos para vos.
REM

Quimera dijo...

No hay problema, seguramente, esa mujer también tiene una imitadora o es imitadora de alguien y hay suficiente para ambos! XD

Martín dijo...

Neogeminis, que difícil es enfrentarnos a nuestro propio reflejo a veces no? Gracias por tu comentario. Un beso

Indio, me alegra que te haya gustado. Justamente quise mostrar como esos celos que pueden ser enfermizos hacen peligrar una relación. Un abrazo

Neto, es cierto. Quise burlarme un poco de los celos y de la inseguridad de los enamorados. Me alegro que te haya gustado. Un abrazo

Martín dijo...

Víctor, intenté darle un enfoque novedoso a un tema bastante trillado. Me alegra que te haya gustado. Mi libro sale en Julio. Ya falta poco. Pronto les contaré novedades. Un abrazo

Ananda, ojos que no ven... un beso

Claudia, muchas gracias. Intenté darle un enfoque novedoso. Me alegra que te gustó. Saludos

Martín dijo...

Sil, esa es la simbología que pretendí mostrar. Cuantas veces nos miramos al espejo y nos quisieramos matar. Gracias por los elogios. Un beso

Torcuato, buena pregunta. Creo que en ese caso no habría nada porque celar. Habría una mujer para cada uno. Un abrazo

Sol, me alegro que te gustó. A mi también me gustan los espejos. Cada tanto, me meto con ellos. Un beso

Martín dijo...

Jesús, muchas gracias por tu comentario. Temía caer en ese lugar común que mencionás. Me alegra haber salido airoso. Saludos!

Anadry, creo que la intensidad de uno afecta necesariamente al otro. Lo que no me queda claro es cuál depende de cuál. Gracias por tu comentario. Un beso

Liz, me alegra que te haya gustado. Un beso

Martín dijo...

Gi, muchas gracias por tu comentario. Coincido con lo que decís. El amor es capaz de mover hasta lo inexplicable. Un beso

Reina, que bueno que coincidamos en la temática. Ya mismo voy para allá a reflejarme. Un beso

Adivín, al final, visto de esa manera, el espejo termina siendo quién los salva. Un abrazo

Martín dijo...

Natalia, ya estoy de regreso! Gracias por el tecito. Nos seguimos leyendo. Un beso

Esteban, agradezco tu sinceridad. Le dí muchas vueltas al final, y creo que aún no encontré el indicado. Espero no decepcionarte con el próximo. Un abrazo

Isabel, muchas gracias por los elogios. Creo que tu análisis supera al relato y lo complementa a la perfección. Eso es justamente lo que quería transmitir. Muchas gracias por compartirlo con nosotros. Un beso

Martín dijo...

Rembrandt, creo que los celos excesivos son una forma de locura. Eso es lo que transmite este relato, duro, pero tan real. Me alegra que te gustó. Un beso

Quimera, jaja ya lo han dicho por ahí. En ese caso, todos contentos! Saludos

Maite dijo...

Bueno Martín, me alegra haber cogido un camino que me haya llevado hasta aquí, estoy leyendo tus relatos, y tienen mucha calidad.

En concreto, en éste, no es fácil crear algo sorpresivo cuando se tratan dos temas tan recurrentes en la literatura como lo son los celos y los espejos, pero tú has salido muy airoso de esta batalla. Felicidades.

Un abrazo mayúsculo