martes, 2 de febrero de 2010

Adoración

El mar adora a los soñadores. Por eso, engulle con olas descomunales a aquellos que gustan pasar largo tiempo sentados en el muelle, imaginando un futuro casi perfecto que nunca llegará. Cree que así roba sus sueños, para poder disfrutarlos él mismo en las solitarias noches frías del invierno.
También le gustan los pescadores, pero a ellos los devora por simple venganza.

45 comentarios:

Isabel González dijo...

Estoy de acuerdo, yo le vencíy una vez me quedé con mi sueño, tiempo después deseé que se lo hubiera llevado aquel día. Me gustó el cuento, aunque creo que es el cuento de nunca acabar.

un saludo,

isabel

Esteban Dublín dijo...

Buen regreso.

no comments dijo...

Se te echaba de menos.
El mar y sus olas... ays

Un saludo indio

SIL dijo...

El mar de tu relato actúa por instinto.
Jamás me comerá para vengarse.
Pero voy tener muchísimo cuidado con el otro tema...



Bienvenido, Martín!

Un beso enorme.


SIL

SIL dijo...

El mar me tragó una ¨a¨ en el comentario anterior...

;)

Ignacio Reiva dijo...

Muy bueno Martín, ya se te extrañaba. Un gran abrazo.

Fernando Remitente. dijo...

Bello y desasosegante.

Luis dijo...

Y donde mejor que en el mar, la inmensidad absoluta, van estar mejor nuestros sueños. Lo nuestro es hacerlos realidad, el mar se encargará de disfrutar de ellos como recuerdo de quien se extasía mirándolo.

Magah dijo...

Me gusta este breve cuento, es verdad y una buena manera de cuidarse del mar cuando uno se expone, casi poeticamente, a que se engulla nuestros sueños, que de quedar allí sentados, sin duda serán solo eso.

Un abrazo!

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

veo que te han sentado bien las vacaciones.

me gustó sobre todo el final, muy tajante.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Me gustó Martín, muy loco... Cuánto se habrá llevado de mí ese desgraciado!
Cariños!

Lisandro dijo...

No conozco el mar, peor seguramente dejare mis sueños que naveguen por el... igualmente no seré nunca un pescador... jejeje... buenisimo amigo!!1 tanto tiempo, un fuerte abrazo!

Mundo Animal. dijo...

________________##_________##
_________ ______###*_______*###
___________.*#### #_________#####*.
__________*######____ ______######*
________*#######_________ ___#######*
_______*########.__________ .########*
______*#########.__________. #########*
______*######@###*_______*## #@######*
_____*#########*###____###*## #######*
____*##########*__*####*__*### #######*
__*###########_____*_*______## #########*
_############_______________ ############
*##*#########____AMIG@S____#########*##*
*_____########_______ _______########_____*
_______#######___ ___________#######
________*######_____ _______######*
_________*#####*________ __*#####*
___________*####*________*### #*
_____________*####______####*
_____ __________*##*____*##*
________________ _*##__# #*
__________________*####*
__________ _______.######.
_______________.####### ##*


HOLAAAAAAAA LINDA ENTRADAAAAA

GRACIAS POR VISITAR MUNDO ANIMAL Y MI OTRO BLOG, IMAGENES http://chistianfilms.blogspot.com/ ABRAZOSSSS DE TU AMIGO CHRISSSSS

sav dijo...

Muy bueno. No escribo mucho pero siempre te leo y buen cuento de regreso.

Harold Diaz dijo...

Precioso relato me ha encantado!!

Saludos!

Víctor dijo...

Martín, desapareces 15 días y parece que hayas estado fuera 15 años. Se te echaba de menos por aquí. Supongo que la expresión "me cago en la mar salada" debió salir de la boca de un pescador. Buen texto.

Un saludo.

Romina E. dijo...

Genial!!! Cuanta creatividad...
Un placer

Druida de noche dijo...

Martin, bienvenido...

Estamos en sintonía (mirá vos). Estoy por lanzar una serie en el blog sobre devoradores (ya tengo escrito el devorador de nubes, el devorador de ilusiones, y habrá otros devoradores). Pero el mar no se me había ocurrido como devorador de ilusiones, y claro, de marineros..

Me encantó tu entrada, siempre tan corto y eficaz...

Saludos
Druida

Martín dijo...

Isabel, bienvenida al Living! Muchas gracias por tu visita y por dar tu opinión. Lamento que el mar no haya podido cumplir tu deseo. Aún estás a tiempo. Saludos

Esteban, muchas gracias! Que bueno verte de nuevo por aca. Saludos

No comments, a mi también me alegra estar de regreso. Un abrazo

Martín dijo...

Sil, es cierto. El mar es instintivo. Devora todo lo que puede, pero espero que eso no sea un impedimento para soñar.
No encontré la "a" olvidada. Vaya a saber donde se escondió. Gracias! Un beso

Ignacio, muchas gracias. Me alegra que te haya gustado. Espero que hayan disfrutado del living aún sin mí. Un abrazo

Martín dijo...

Fernando, me alegra que te gustara. Aún estoy buscando que significa "desasosegante" ;) Saludos!

Luis, entiendo que insinuás que de alguna manera el mar exige una contraprestación. Buena teoría! Gracias por tu comentario. Un abrazo

Magah, bien entendida la metáfora. Muy buena interpretación. Gracias por tu opinión. Me alegra que te gustó. Un beso

Martín dijo...

Daniel, me alegra que te gustara este. En las vacaciones escribí poco, pero renové las energías. Espero saber aprovecharlas. Un abrazo

Sol, ¿a vos también te robó? Vaya si es un desgraciado! Me alegra que te haya gustado. Un beso y gracias!

Lisandro, no deberías perdonarte no conocer el mar. Es muy inspirador para mí, podrás comprobar que tengo muchos cuentos relacionados al mar. Espero que logres conocerlo pronto. Un abrazo y gracias por comentar!

Martín dijo...

Chris, gracias por pasar a saludar. Saludos

Sav, me alegra que te guste y que sigas leyendome aunque sea en silencio. Lo importante es que estés ahí. Un beso

Harold, muchas gracias por tu comentario! Me alegra que te gusto! Saludos

Martín dijo...

Victor, el tiempo también transcurrió lento para mí, y también eché de menos al Living. Me alegra estar de regreso. Gracias por tus palabras de recibimiento!
En cuanto a las palabras del pescador, creo que esa habrá sido la mas suave de las que llegó a gritar, antes de que lo arrastre la ola. Un abrazo

Romina, cuanta generosidad! Muchas gracias. Me alegra que lo disfrutaras. Un beso

Druida, me alegra esa sintonía y que te haya gustado. Espero con ansiedad tu serie de devoradores, que seguramente serán mucho mas voraces que el mar de mi relato. Un abrazo

Posmoderna dijo...

Querido Martin, hace tiempo que no pasaba por aqui, pero tu relato me robo una sonrisa, de esas entretenidas por la creatividad de tu relato.
Saludos!

Martín dijo...

Posmoderna, que bueno verte de regreso por aquí. Me alegra haberte robado esa sonrisa. Muchas gracias por tu comentario. Espero que vuelvas por acá pronto. Un beso

Naida dijo...

¿Y qué pasa si es un pescador soñador?

Martín dijo...

Naida, qué buena pregunta! Los pescadores solo sueñan en tener un barco más grande y el mar les deja cumplir su sueño. Pero el destino es el mismo, solo que el agua los traga en el altamar. Un beso!

Galán de Barrio dijo...

me gustó :)

Martín dijo...

Galán, que bueno verte de nuevo por el Living. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Microrrelatos dijo...

No está nada mal. Voy a echar un vistazo por aquí. Un saludo Martín.

Martín dijo...

Bienvenido Microrrelatos! Ya he linkeado a tu blog. Espero que te sientas cómodo por acá. Muchas gracias por tu visita. Saludos

Mandy D. Sandoval dijo...

Hola Martín:

Muy buenooooooo. ^_^
Me ha gustado mucho.
Un cordial saludo, amigo.

Quimera dijo...

Hola... Después de tanto tiempo sin visitar blogs... Vuelvo a mi "vicio"... Me pido una noche de invierno...

Quimera dijo...

Holaaaa... Tenía ratos sin pasar por aca... He vuelto a mi antiguo vicio de andar de blog en blog... Solo espero que la vida me regale a mi también una noche de invierno!

Carina Felice dijo...

Tal vez el Mar se aburre de los soñadores pasivos. Por eso se los engulle.
Por mi parte, prefiero soñar cerca del Mar, al compás de sus mareas, con la cámara lista y el alma llena de espuma :)
un beso viajero!

Martín dijo...

Mandy, que bueno que te haya gustado! Saludos para vos también

Quimera, seguramente la vida te regalará esa noche que tanto ansías. Me alegra verte de nuevo por aquí. Un beso

Carina, estoy de acuerdo con vos. Justamente a eso me refería con los soñadores que se quedan pensando pasivamente en el muelle. En cambio, aquellos que concretan sus sueños son inalcanzables para las olas del mar. Espero que logres una linda foto. Gracias! Un beso

Lauri dijo...

Un mar multifacético, tal y como podemos verlo si sabemos observar...
Hacía tiempo que no pasaba a leerte Martín, y es posible que se me siga dificultando entrar muy seguido a Internet. Pero desde ya que es un gusto visitarte, aunque no lo pueda hacer muy seguido.
¡Nos seguimos viendo!

manuespada dijo...

No conocía tus micros, y son muy buenos. Me daré una vuelta por aquí. Un saludo.

Martín dijo...

Lauri, así es el mar justamente. Me alegra verte por acá, espero puedas solucionar los problemas que te mantienen un poco lejos y podamos leernos mas seguido. Un beso

Manuespada, bienvenido al Living! Me alegra que te haya gustado la primera lectura de mis micros. Muchas gracias por tu comentario. Espero que vuelvas pronto. Saludos

K a p p i e dijo...

Me pregunto si alguna terminaré de leer sus cuentos cortísimos sin reír.

Muy bueno, y original, "como siempre". xD



Saludos !

Netomancia dijo...

Pero que buena manera de volver de las vacaciones Martín, excepcional! Un mar devora soñadores y a la vez vengativo de aquellos que le roban sus pertenencias. Muy bueno!

Daniela dijo...

Algunos mares hacen eso, otros en cambio te dan fuerza y te dejan nadar ... Cuando era niña le tenía miedo a las playas del lado del Pacífico; ahora me siento fuerte como un tiburón gracias al mar adriático...

Martín dijo...

Kappie, siempre intento robar una sonrisa o una reflexión con cada texto. Me alegra que el efecto se logre en vos. Muchas gracias por comentar. Saludos

Neto, muchas gracias. Me alegra que se haya entendido a la perfección. Es un mar con doble personalidad o algo así. Un abrazo

Daniela, adoro el mar, y me da mucha pena la gente que por temor se pierde de disfrutarlo. Me alegra que ahora seas un pequeño tiburón. Gracias por tu comentario! Un beso

Jesús Contreras dijo...

Hola, Martín. Me gustó este micro. Entiendo la actitud del mar con los pescadores. No tanto ya con los soñadores.
Me imagino a un soñador soñando con un futuro (casi) perfecto como podría ser vivir eternamente junto al mar, y luego al mar soñando lo mismo, es decir, consigo mismo: el mar junto al mar.

Un saludo.