lunes, 15 de febrero de 2010

Oportunidad

– Será mejor que venga ahora – le dijeron – están por comenzar los carnavales y no habrá viajes al infierno hasta el mes que viene.

37 comentarios:

Luis dijo...

Lo pagano tiene su momento de diversión y claro está hay que esperar para lo cotidiano

carlos de la parra dijo...

Bueno,dicen que el infierno no es tan malo,pues ahí estarán todos los amigos,ahora si se trata de Carnaval,sería importante saber si se está considerando el de Río o el de Venecia,los demás ,han decaído,junto con el resto de la decadencia vigente.

Isabel Estercita Lew dijo...

Ya me estoy embarcando, el infierno pinta divertido


Estercita

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Já.
Já.
Já.
Bueno... llegaré a tiempo.
Mientras tanto descanso en el living.
Un fuerte abrazo te dejo, cuidate mucho, besos, luz y magia.

Isabel González dijo...

No , no, ... yo creo que andáis todos errados,
El infierno está cerrado por festejos.
Los angeles negros, demonios y diablos tienen vacaciones por carnaval y andan por las calles bailando y bebiendo, mezclados con los humanos. Son las únicas fiestas en que no despiertan sospechas. Cuidado que quieren hacer su agosto.Nunca regresan de vacio a las profundidades.

Ignacio Reiva dijo...

Toda fiesta es una invitación al infierno. Hay que tener suerte esa noche y que se nos abra la puerta. Un gran abrazo Martín.

Cielo Violeta. dijo...

Sugestivo, sin dudas.

SIL dijo...

Me encantó la analogía, y la magia del autor de lograrlo en una oración !!


De todos modos, creo que viajes al infierno debe haber con más frecuencia (quizás menos promocionados que los carnavales)
;D

Muy bueno, otra vez.
Un beso enorme, Martín.

SIL

Harold Diaz dijo...

Excelso, podría leerlo mil veces!

Saludos!

Quimera dijo...

Un escrito bastante jocoso!!

Almendra dijo...

no tengo ni idea de cómo llegué acá, pero qué lindo blog, che

Netomancia dijo...

Carnaval rima con infernal, debe ser por eso jaja. Muy bueno Martín, gran habilidad para tejer una historia con tan pocas palabras. Un abrazo.

HUMO dijo...

Aprovechar el momento!

=) HUMO

manuespada dijo...

¿Y qué pasaría con los ángeles? Me imagino que tampoco habría viajes al cielo, ¿no?

marialuisa dijo...

yo me apunto, que hace tiempo que no viajo, aunque sea al infierno jaja

saludos

Martín dijo...

Luis, así es. Cada cosa a su tiempo. Un abrazo

Carlos, bienvenido al Living! Me quedo pensando si habrá mucha diferencia entre el infierno y el carnaval. Gracias por comentar. Saludos

Estercita, buen viaje! Un beso

Martín dijo...

Natalia, quizás no haya mucha diferencia entre el living y ese viaje. Será cuestión de ver. Un beso

Isabel, me encantó tu comentario. Y creo que tenés razón... Gracias por comentar. Saludos

Ignacio, coincido con vos en que es cuestión de suerte. Un abrazo!

Martín dijo...

Cielo violeta, bienvenida! que te parece sugestivo? El relato o el infierno? Gracias por comentar! Saludos

Sil, es que no pueden hacer promoción. Es un lujo para unos pocos entendidos. Gracias por tu comentario. Un beso

Harold, muchísimas gracias! Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Martín dijo...

Quimera, jaja que buen adjetivo para un relato! Gracias! Un beso

Almendra, bienvenida al living! No sé como llegaste pero es un placer tenerte por acá. Muchas gracias por tu visita y por tu comentario. Espero que regreses pronto. Un beso

Netomancia, ninguna rima es casualidad. Buena observación! Gracias por tu comentario. Un abrazo

Martín dijo...

Humo, claro que sí! Nunca se sabe si la oportunidad se vuelve a repetir. Un beso

Manuespada, imagino que los viajes al cielo siguen funcionando, pero los ángeles (escondidos en las comparsas del carnaval) se niegan a volver. Un abrazo

marialuisa, buena elección! Estoy seguro que serán unas vacaciones diferentes. Un beso

Víctor dijo...

Lo siento mucho, Martín, pero no entiendo el texto. O lo que entiendo no me sugiere nada. Y mira que lo he leído un montón de veces, e incluso he esperado a los comentarios, para ver si me aclaraba. Pero ni así. ¿Puedes explicármelo? Disculpa mi torpeza. Cuando me entere qué quieres decir (la culpa es mía como lector y no tuya como escritor) te digo qué me parece. Un abrazo, Martín.

Martín dijo...

Victor, en primer lugar, gracias por tu sinceridad. Quizás es un relato demasiado simple para cubrir las expectativas de un lector experto en el género como vos. No creo que seas torpe, en absoluto, querido amigo.
En mi opinión, las microficciones están hechas para disparar la imaginación del lector y no para ser explicadas. Justamente es en estos casos cuando me gusta ver como de una simple frase cada lector puede tener una interpretación diferente (muchas veces, ni siquiera imaginada por el autor al escribirla).
En este caso quise jugar con la posibilidad de hacerle creer al lector que existe la posibilidad de viajar al infierno, como si solo fuera cuestión de subirse a un transporte público. Además, su relación con la época de carnavales (cuyo origen histórico y etimológico tiene diversas teorías) me pareció divertida, en el sentido de imaginar cuales pueden ser las razones por las que esos viajes se interrumpen durante esa celebración. ¿Será acaso porque los demonios están disfrutando del carnaval? ¿o porqué el mismo carnaval es un infierno? ¿o simplemente porque ambas nociones son incompatibles?
Cada cual lo lee como quiere y hasta donde su imaginación se lo permita.
Por último, debo confesarte que este micro, al igual que los últimos relatos publicados y varios de los que vendrán, son el resultado de algunos ejercicios nuevos que he decidido probar. Espero que entre tanto experimento, alguno te llegue a gustar. Un abrazo!

Esteban Dublín dijo...

Martín, yo tampoco lo he entendido.

Lisandro dijo...

Jojo.. e smuy sarcastico. me gusta me gusta :D:D peor no sbaia que lo ahcian por mes!!! jajaja

K a p p i e dijo...

Haha
Qué chido
Carnavales. Ocurrente usted XD


Saludos !

Víctor dijo...

Gracias, Martín, por tu extensa respuesta. Ya me quedó la cosa más clara. Debo reconocer que también me gustan los relatos muy abiertos, con múltiples interpretaciones y todas ellas plausibles. Me gustan porque permiten al lector participar en la construcción del texto, darle un papel activo en la lectura, sin dejar al autor como único protagonista. Veremos si los próximos micros que anuncias me cuestan tanto de entender. Y aunque algo experimentado (sólo algo), eso no me quita la torpeza para interpretar este texto. Un abrazo y gracias por la explicación (a mí tampoco me gusta explicar los relatos).

Hiperbreves S.A. dijo...

Evidentemente, el carnaval es el infierno del placer terrenal.

Un saludo, demonios.

Magah dijo...

Si usted lo dice!

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Tarde pero segura, disculpá la demora, Martín, no me enteré que habías publicado nuevamente, entré a tu blog para ver otra cosa y me encontré con esto y aaaaa...

"El infierno está encantador esta noche".
Me pareció excelentísimo. Sigo admirando, asombrada y entusiasmada, lo que generás. Hay sangre de escritor, eso es evidente. El otro día leía una nota sobre la hipótesis de los escritores que tienen en talento a priri y quienes lo adquieren a través de cursos y demás perfeccionamientos. En tu caso, evidentemente es innato. Te felicito.
Cariños!

Trapecios dijo...

Buenas Martin, soy Gerardo, lo primero que me encantó el sitio y los micros (y no tan micros). Me parece un lugar donde la imaginación vuela libre y ácida. Lo conocí a través de la entrevista de Daniel.
Enhorabuena y sigue escribiendo así.
Yo, modestamente, te dejo mi dirección blog para que, si lo crees conveniente, la incluyas en tus blogs amigos.
Un saludo
www.paisajesytrapecios.blogspot.com

Martín dijo...

Esteban, quizás la explicación que escribí para Victor te ayude a encontrarle un sentido. Un abrazo

Lisandro, me alegro que te gustara. Gracias por comentar. Un abrazo

Kappie, ahora sabemos porqué a la gente la gustan tanto los carnavales. Un abrazo

Martín dijo...

Victor, me quedé pensando luego de tu comentario. Quizás el relato haya sido demasiado abierto y/o desconcertante para el lector. No lo sé. Me resultó interesante analizar el significado de "carnaval", creo que le da un sentido a la historia. Gracias por tu sinceridad. Un abrazo

Raúl, así es. Veo que entendiste perfectamente el sentido del relato. Un gusto verte por aquí. Saludos

Magah, no lo digo yo! Lo dijeron ellos.. jaja saludos

Martín dijo...

Sol, más vale tarde que nunca. Me hacés sonrojar con tantos elogios. Muchísimas gracias por tanta generosidad. Me encantó esa referencia ricotera en tu comentario. Un beso

Gerardo, bienvenido al living! Me alegra que hayas llegado hasta aquí gracias a la entrevista que me hizo Daniel, y que te gusten mis relatos. Con gusto te visitaré. Espero que regreses pronto. Saludos

Gotzon dijo...

Lo que yo entiendo al leerlo es que, quien habla (puede ser la muerte, alguien que trabaja en el infierno o en la agencia que da los billetes para llegar a el, jaja o quizás alguien que haya acabado en el infierno y la está gozando allí...)
advierte al "presunto viajero al infierno" de que se apresure, ya que aquel lugar es una maravilla... incluso mejor que unos carnavales. (supongo que habrá mil interpretaciones)
De todas formas si fuera yo, primero disfrutaría de los carnavales terrenales, que si el infierno es eterno ya tendré tiempo de disfrutarlo, jajaja

Martín dijo...

Gotzon, veo que lo entendiste a la perfección. Esa imaginación es la que espero del lector. Muchas gracias por compartirlo. Un abrazo

manu dijo...

Y hay que aprovechar!, no hay infierno todos los días, aunque digan lo contrario.

Un salute

Martín dijo...

Manu, claro que no. Es un gusto que solo unos pocos se pueden dar, no por el viaje de ida, sino por el de regreso. Un abrazo