jueves, 11 de junio de 2009

El viudo eterno

¡Maldita sea la hora que vendí mi alma a cambio de esta triste inmortalidad! – se lamentaba el joven alquimista, abrazando el cadáver tibio de su decimonovena cónyuge.

61 comentarios:

Carina Felice dijo...

Ahora viene la parte en que alguien le dice, por encima de su hombro:"ahhhh...bueno, m'ijo...lo hubiera pensado antes!"
un abrazo Martin!/\

Adolfo Payés dijo...

Muy bueno como siempre.



Te dejo como siempre mis saludos fraternos

Un abrazo

Lauri dijo...

Bueno, al menos uno que no reniega del matrimonio, ¡jaja!
¡Saludos!

adriana rey dijo...

Qué bueno Martín! es una trajicomedia!

Neogeminis dijo...

La inmortalidad tendría un precio muy alto por pagar...la soledad, que es insoportable!
La semana que viene tenía pensado publicar una historia sobre ese tema.


un abrazo!

Isady dijo...

Mmmm.. eso me dice que el ser inmortal podria ser tu desgracia eterna... Hay ke saber disfrutar cada etapa de la vida...

Saludos¡¡¡ Un beso..

Netomancia dijo...

Pero además de inmortal, el tipo era masoquista!
Jaja, muy bueno Martin!

eva- lazarzamora dijo...

Ademàs de inmortal era también "récidiviste" le gustaba volver sobre lo andado, y no escarmentaba nunca.. pues no le quedan novias aùn...jajj

Abrazos

jose rasero b. dijo...

Bueno, siempre (siempre, jaja) habrá que mirar el lado bueno de las cosas...
Abrazos

Víctor dijo...

La vida eterna, sin juventud permanente, es más un castigo que un premio. La culpa es de Charles Mann:

http://realidadesparalelos.blogspot.com/2009/06/efemerides.html

Saludos lelos!

Raúl dijo...

Qué dificil resultan de resolver algunos contratos.

Alejandro Ramírez dijo...

Muy bueno, Martín. Y estoy con Netomancia, el problema no es la inmortalidad, sino los matrimonios...


Un abrazo inmortal.

Juls dijo...

jo, qué cosas más tristes escribes siemrpe :(

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Excelente!!! Simplemente excelente!!!
Aunque me gustaría probar eso de la inmortalidad, pero con opción a la muerte en el momento que lo decida... Por si acaso...

Besos rojos,
HR.

Esteban Dublín dijo...

Martín, el cuento: 10.

Lo único que yo haría es un poco más de exploración con el título. Lo único.

Javier Alfaro Martínez dijo...

Hola, Martín.

Siempre he vivido añorando la inmortalidad, pero ahora lo pensaré mejor.

¡Excelente microcuento!

Seda dijo...

buenísimo!!
td1b

Carla dijo...

tristisimo... no entiendo el furor de la inmortalidad, no se dan cuanta que es el peor castigo... veran morir a todos aquellos a quienes amarona, hasta quedarse en una profunda soledad.
Me encanto tu texto porque nos hace pensar.

Sil dijo...

MARTIN ENTRE A PEDIR PERDÓN POR NO ESTAR Y NO LEERTE Y NO COMENTAR Y NO PUDE RESISTIR APLAUDIR ESTE POST.
ESTOY ESCRIBIENDO A DOS MIL POR HORA FUERA DE CASA Y CON VARIAS COMPLICACIONES.
CUANDO TODO VUELVA A LA NORMALIDAD JURO VOLVER CADA NOCHE AL LIVING A LEER COMO SE MERECEN TUS ENTRADAS.
UN BESO DE TECLADO FORMULA UNO PIDIENDO DISCULPAS POR LA AUSENCIA.
SILVI

Johan Bush Walls dijo...

Maestro, el texto está bien escrito, de eso no hay duda, pero me parece un lugar común, por esta vez no me gusto.

Salú pue.

febade dijo...

Siempre puede negociar de nuevo, lo malo es que le saldrá más cara que cuando la vendió.

Un saludo

Martín dijo...

Carina, buena continuación para este microcuento! Gracias. Un beso

Adolfo, muchas gracias, como siempre. Un abrazo.

Lauri, me hiciste reir con tu comentario. Muy bueno! Gracias por comentar. Saludos

Adriana, así es la vida, eterna o no. Un beso

Neogeminis, ese es justamente el mensaje que quise transmitir. Espero tu texto con ansiedad la semana que viene. Un abrazo!

Isady, coincido con lo que decís, lo importante es disfrutar cada momento como si fuera el último. Gracias por tu comentario. Un beso.

Netomancia, es que el tipo buscaba alguna forma de morir. jaja Gracias amigo! Un abrazo

Martín dijo...

Eva-lazarzamora, es una buena visión la tuya, puede ser eso o que simplemente era un eterno buscador del amor. Gracias! Un beso

Jose, coincido contigo. Pero ¿cuál sería el lado bueno acá? Me dejas pensando. Un abrazo

Victor, sería Charles Mann este alquimista?? Notable coincidencia. Un abrazo

Raúl, muy bueno tu comentario, propio de un abogado! jaja Un abrazo

Alejandro, gracias por tu comentario. Respecto a los matrimonios, se ve que tan mal no le ha ido, porque reincidió dieciocho veces. Un abrazo

Juls, que extraño que te pareció tan triste. Yo creo que tiene un alto condimento de humor (negro). Un beso

Esteban, muchas gracias por tu comentario y tu sugerencia! Saludos

Martín dijo...

HR, me gustó mucho tu intención de prueba con chance de arrepentimiento! jaja Un beso

Javier, lamento haberte hecho cambiar de opinión. Muchas gracias! Un abrazo

Seda, bienvenida al living! Gracias por tu comentario! Me alegra que te haya gustado. Saludos

Carla, me alegra cuando un texto tan corto dispara tantas reflexiones. Coincido con tu comentario! Un beso

Sil, gracias por el aplauso de fórmula uno. El living siempre está abierto, para cuando quieras regresar! Un beso

Johan, todas las opiniones son bienvenidas. Saludos

Febade, creo que tenes razon, aunque me cuesta pensar que podría negociarse ahora, que no tiene nada que dar a cambio. Gracias! Un abrazo

Anónimo dijo...

¡¡Que maravilloso viudo!!!tenìa la capacidad de abrazar a la decimonovena esposa. La mayorìa no pueden con la primera.Muy buena imàgen.
La inmortalidad puede ser peligrosa, a veces lo efìmero resulta eterno...
Emil.

La sonrisa de Hiperión dijo...

La eternidad tiene su precio...

Saludos !

Loli dijo...

Que la próxima esposa trace sigilosamente y con un poco de ceniza la señal de la cruz sobre el umbral de su puerta...

Martín dijo...

Emil, bienvenido al living! que bueno que lo hayas podido visualizar! Coincido con tu comentario! Gracias por tu visita! Saludos

Hiperión, en este caso está comprobado que es así! Un abrazo

Loli, ¿será eso suficiente? Tendrá que probar. Saludos

HUMO dijo...

Eres impecable!

=) HUMO

Martín dijo...

Gracias HUMO! Un beso =)

cosasimpropias dijo...

mientras haya una veinteava :)

Maripaz. dijo...

ME GUSTO MUCHO MARTIN CON TAN POCAS PALABRAS RELATAS TODO,QUE DISFRUTES DE UN BUEN FIN DE SEMANA BESOS

Ignacio Reiva dijo...

¿Quién quiere vivir para siempre cuando el amor debe morir?, cantaba Queen.

Orologiaio dijo...

Me resuena el mito de Andrómeda, que rechazó el amor de Apolo, consciente de que ella envejecería mientras él permanecería bello y joven...

Clara dijo...

Eso es lo malo que tiene la inmortalidad... no permite un contrato de rescisión.

Un beso y feliz fin de semana!

Rembrandt dijo...

Que triste la inmortalidad , siempre se termina solo. El amor no tiene cabida, se sufriría mucho.

BESOS
REM

Martín dijo...

cosasimpropias, como viene la cosa, es probable que haya una centenaria también! Saludos

Maripaz, me alegra que te haya gustado. Gracias por comentar. Un beso

Ignacio, citas a Queen aquí, y en tu blog citas el anhedonia de Charly. Evidentemente tenemos gustos musicales similares. Muy buen comentario! Un abrazo

Orologiaio, es cierto! Buena relación con la historia de Andrómeda. Gracias! Saludos

Clara, eso es lo que yo llamo una cláusula abusiva! Un beso

Rem, concluimos entonces que no es tan mala la muerte. Que paradoja, no? Un beso

Aíta dijo...

Es genial!

Mercedes dijo...

Me imagino a un joven e impetuoso alquimista, tomando demasiado a la ligera decisiones tan importantes como vivir eternamente...

Lo encontré muy original! :-)

Un saludo!

Lucina dijo...

Cuando lo breve resulta exquisitamente bueno.

Un beso

martin dijo...

Acuerdo con Lucina, lo bueno si breve dos veces bueno.Un abrazo martìn,Tengo poca inspiraciòn.

Magah dijo...

Por lo visto reincidió tantas veces, como veces quedarán para que lo haga.
En semejante eternidad, la soledad debe ser insoportable.

Sigo fascinada con tu estilo, que en tan breve texto, generes innumerables y diferentes pensamientos.

Magah

Angel dijo...

jajajajaja.

No diré mas.

Increible.


Angel


Saludos

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Uyyy si si si tenés razón... que triste... no creo que vaya vender mi alma, si sufro de amores añun sin haberlos perdido del todo no me imagino viendo morir interminables veces a quien pueda amar.

Un fuerTE abrazo amigoTE, cuidaTE mucho si.
Besos :)

Martín dijo...

Aíta, bienveniada al living! Me alegra que lo hayas disfrutado. Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Un beso

Mercedes, no se porqué yo también imaginé al alquimista como un joven irresponsable. Gracias por comentar! Saludos

Lucina, bienvenida al living! Como habras notado, muchos textos son breves aquí. Si te gusta el género, creo que te gustará este living. Gracias por tu comentario. Saludos

Martin, coincido con ambos. Muchas gracias por tu comentario. Saludos

Martín dijo...

Magah, tu comentario resume muy bien la intención de este relato. Muchas gracias por tanta generosidad. Un beso

Angel, bienvenido al living! Espero que te sientas a gusto y disfrutes tu estadía. Gracias por tu comentario. Saludos

Natalia, yo tampoco la vendería, no me soportaría a mí mismo por tantos años! Gracias por tu comentario, querida amiga! Un beso

Jacqueline dijo...

simplemente genial

León dijo...

No sé... lo vemos así por que claro, no podemos vender el alma más que simbolicamente hablando... pero, realmente se sentira esa urgencia de dolor en la ausencia de alma? se sentirá algo en si?

Bueno, primero que nada, muchas gracias por pasarte por mi blog, te espero de vuelta cuando quieras. No pasé antes por que se me hizo imposible, pero me gustaron mucho tus letras, podés contar con que voy a seguir viniendo :)

Un abrazo

Citopensis dijo...

Te leo.

Y te sigo.

Un saludo.

Isabel de León dijo...

Nadie ha caído en q menudo alquimista guapo ese con 19 esposas a sus espaldas???jajaja...Diossss es Casanova que se hizo científico loco!!!

Muy bueno...

Saludos de la chica que aún no encuentra la fórmula.

Martín dijo...

Jacqueline, gracias de nuevo! Un beso

León, bienvenido al living! Me alegra que te haya gustado este sitio y espero que regreses cuando quieras. Gracias por tu visita y tu comentario. Saludos

Citopensis, bienvenido al living! Gracias por leerme y por seguirme! Un abrazo

Isabel, muy buena la imagen de Casanova convertido. Tiene toda la vida por delante para seguir conquistando mujeres. Gracias! Saludos

Fenix dijo...

Me encantan las historias de alquimistas.

Martín dijo...

Fenix, bienvenido al living! me alegra que te haya gustado esta mini historia! Gracias y saludos

Annie dijo...

Décimonovena???

Qué arriesgado, un tipo común, hubiera perdido la inmortalidad o la cordura a la segunda o tercera!

GENIAL!!!

JA, JA, JA...

Martín dijo...

Annie, se que que el hombre no quería estar solo. Jaja Gracias por tu comentario. Un abrazo

Rous dijo...

Estás inspirado Martín!
genial!

Martín dijo...

Gracias Rous! cada tanto me toca...

mara-mara dijo...

Un alma a cambio de una eternidad en sucesivas tristezas... mala compra!!

La eternidad es algo que se adquiere o se gana por méritos; como muchos de tus relatos, que en mi memoria ya tienen su sello de inmortales.

Besos siempre.

Martín dijo...

Mara-mara, Muchas gracias por tu comentario tan generoso. Me alegra que te gusten mis cuentos. Coincido, fue una mala compra! Un beso

carlos de la parra dijo...

Lo bueno de ser inmortal,es que ya se le pasará.
Pero éste cuento ilustra muy bien aquello de cuidado con lo que pides pues a lo mejor te lo conceden.

Martín dijo...

Carlos, es verdad. Tendrá tiempo para recomenzar. Un abrazo y gracias por llegar hasta aquí.