martes, 14 de febrero de 2012

La piel de oso

En horas de luz, simula estar dormido sobre el piso del salón. Por las noches, se levanta sigilosamente y sale a devorar algún cazador.

13 comentarios:

Sarco Lange dijo...

He visto ese cadáver.

Abrazos.

Juan Romagnoli dijo...

Muy bueno, Martín. Me encantó.

Enmascarado dijo...

Hola Martín, como decimos por aquí, se va de picos pardos.
Saludos.

Lucas Fulgi dijo...

Buenísimo.
:)

Nos queda la duda de por qué el oso necesita simular... ¿miedo, quizá?

Alejo Z. dijo...

El depredador furtivo, sin duda hay muchos de esos en las junglas de edificios!
Un abrazo Martín.

Sandro W. Centurión dijo...

Muy divertido Martín. Hasta con rima "salón"- "cazador". Saludos

Adivín Serafín dijo...

Su sencillez lo hace grande, a pesar de ser corto.

Martín dijo...

Sarco, yo también lo vi. Gracias por comentar. Un abrazo

Juan, muchas gracias por tu comentario. Es un honor verte por acá. Un abrazo

Martín dijo...

Enmascarado, me pregunto donde será "allí". Un abrazo!

Lucas, bienvenido al Living! Buena reflexión. Creo que el oso simula por acostumbramiento, y porque de día, se aburre mucho. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

Martín dijo...

Alejo, esos osos están en todos lados. Hay que andar con cuidado. Un abrazo!

Sandro, tenés razón, tiene rima. Eso habla mal de una microficción! Un abrazo

Martín dijo...

Adivin, me alegra que te haya gustado. Me gusta mucho la hiperbrevedad. Creo que cuanto más breve sea, sacude más. Abrazo!

adriana rey dijo...

Juuaaa! mas de uno hacen esas cosas... y parecen dormidos! Abrazos!

Martín dijo...

Adriana, muchos se hacen los osos. jaja Un abrazo