lunes, 19 de diciembre de 2011

Una boda irreal

El rey intenta convencer a la princesa de que contraiga matrimonio con el monstruo. El pretendiente es un ser horrible, pero con mucho dinero (y eso le vendría muy bien al reino). Ella finalmente accede, porque sabe que en estos tiempos es casi imposible encontrar un candidato de la realeza que aún sea soltero. Su padre le agradece regalándole una caricia tierna en la joroba. Satisfecho, cierra la puerta de rejas y corre a planear la ceremonia.

12 comentarios:

Alís dijo...

Para los tiempos que corren debería ser más irreal de lo que es en realidad.

Besos

Netomancia dijo...

No tan irreal, imagínese don Martín todos los casamientos arreglados a lo largo de la historia, otra que monstruos ja.
Un abrazo! Felices fiestas!!!

No Comments dijo...

Y a mi lo peor no me parece que sean matrimonios de conveniencia, lo indignante es que jueguen con el dinero de la plebe. No sé si me explico.

Un saludo indio Martín

Volianihil dijo...

Todos son unos monstruos y los matrimonios son casi siempre de interés -aunque algunos sean de interés amoroso.

Esteban Dublín dijo...

Yo hubiera terminado con regalándole una caricia tierna en la joroba.

Ya no tienes que decir más, luego de eso.

Abrazos.

Sandro Centurión dijo...

a propósito de aquello que la belleza está en los ojos de quien mira. Buen micro. Saludos

Martín dijo...

Alís, la realeza de estos tiempos tiene poco de real. Gracias por comentar. Un abrazo

Don Neto, es correcta su afirmación. Eso ocurre incluso entre los plebeyos. Deberé cambiarle el nombre al micro. jaja Un abrazo

Martín dijo...

No comments, si te explicas perfectamente. Y da para pensar tu comentario. Un abrazo!

Volianihil, bienvenida al Living! Quién te dice entre estos monstruos termine habiendo un poco de amor. Gracias por tu visita y tu comentario. Saludos!

Martín dijo...

Esteban, gracias por tu sugerencia. Había pensado en terminarlo ahí, pero después creí que la última oración daba una sensación de encierro a la pobre princesa, como mostrandola más monstruosa aún, e incluso peligrosa. Un abrazo internacional

Sandro, ese es el mensaje oculto de este micro. Gracias por tu comentario. Un abrazo!

Enmascarado dijo...

A lo largo de la historia, el romanticismo siempre quedó para el populacho y para ocultas historias de cuernos.
Un saludo, con tu permiso me quedaré a leerte.

Melvin Rodríguez Rodríguez dijo...

Creo que esa princesa no acompañará las de Disney. LATAZADECUENTOS.BLOGSPOT.COM

Martín dijo...

Enmascarado, bienvenido. Es un placer recibirte por aquí. Gracoas por tu comentario. Saludos

Melvin, sería lindo que Disney comprara esta historia, no te parece? Saludos!