jueves, 28 de julio de 2011

Otra conquista

Ellos creyeron engañar a los indígenas canjeándoles su oro por unos banales espejitos de colores. Los pobladores originarios, en cambio, consideraron el intercambio como un gran negocio. Algunos años más tarde, lograron recuperar su fortuna (y mucho más que eso), revolucionando los mercados del país conquistador con la exportación de irresistibles caleidoscopios.

21 comentarios:

Verónica Ruscio dijo...

¡Eso sí es valor agregado!

eMe dijo...

Caleidoscopios :D

SIL dijo...

Tarde o temprano, tengo fe, este micro será una profecía.

Esos caleidoscopios son trigo, carne, soja...

Es inmenso este post, Martín.
Su doble lectura es genial.

Un beso.

SIL

Carlos Galeon dijo...

Muy original, y bueno. ¡Pena, que no haya podido ser verdad! Sería toda una lección.
Saludos, y un abrazo.

Doamna care plânge dijo...

jejeje totalmente de acuerdo !!

Netomancia dijo...

Ojalá fuese así, no? Un abrazo!

César Socorro dijo...

Me recuerda al eterno retorno. Saludos.

Javier Alfaro Martínez dijo...

Sabiduría ancestral!

Muy bueno, Martín.

Saludos.

Con tinta violeta dijo...

Siempre ha existido gente con mirada a corto plazo y búsqueda rápida de ganancias...pero también se dice que "quien ríe el último ríe mejor".
Me gusta tu micro!
Abrazos!!!

HUMO dijo...

Siempre bueno lo tuyo!

=) HUMO

Yun Rodríguez dijo...

Uf, éste y el de la paloma me dejan un sabor dulceamargo por descubrir mi cara de "oh tierna ingenuidad". Y ahora me viene a la mente esa frase de que las personas aceptamos primero lo imposible que lo improbable. ¡Saludos!

Lucía dijo...

Me gustan mucho los caleidoscopios. Y ese espíritu constructivo :)

Besos

Quimera dijo...

Martín... No imaginas el gusto que me da volver a leerte... Igual de cautivador que como te recordaba... Un abrazo.

Lucas Fulgi dijo...

Jaja, buen giro... me sacaste una sonrisa.

:)

Martín dijo...

Verónica, ahí está la clave de los grandes negocios. Gracias por comentar. Un beso

eMe, gracias por la sonrisa. Saludos

Martín dijo...

Sil, que bueno que captaras la doble lectura. Un micro con mensaje, y con esperanza. Gracias por tus elogios. Un beso

Carlos, quién dijo que no será verdad? Quizás aún esten a tiempo. Saludos

Martín dijo...

Doamna, bienvenida al Living! Me alegra que te gustara y que estemos de acuerdo. Gracias por pasar. Un beso

Neto, sí, ojalá. Gracias amigo! Un abrazo

Martín dijo...

César, buena relación. Un abrazo

Javier, me alegra que te haya gustado. Los ancestros si sabían como era la cosa! Saludos

Martín dijo...

Con tinta violeta, me alegra que te haya gustado. Soy de los que ven las cosas con positivismo, al igual que los indígenas. Gracias por pasar. Un beso

Humo, siempre tan generoso lo suyo! Muchas gracias! Saludos

Martín dijo...

Yun, tienes razón. Ambos micros tienen bastante de ingenuidad. Pero este es bastante menos cruel. Gracias por compartir tu opinión. Un abrazo

Lucía, me alegra que te gustó. Llevate uno de regalo. Saludos!

Martín dijo...

Quimera, el gusto es mío, de volver a verte por aquí. Gracias por tus palabras. Un beso

Lucas, bienvenido al living! Me alegra que te haya gustado. Gracias por compartir esa sonrisa. Un abrazo