lunes, 20 de junio de 2011

Terapéutica

Un doctor me recetó pastillas para cada momento del día. La media píldora roja del desayuno me ayuda a mantener el corazón a buen ritmo. El comprimido verde del mediodía regula mi presión sanguínea para no correr riesgos. Con la gragea azul de la merienda logro aliviar los dolores musculares. Y, por las noches, nunca olvido tomar el medicamento de color blanco, tan necesario para poder conciliar el sueño. Así, cumplo el rutinario tratamiento con estricta obediencia.
Lo que los médicos no saben es que ninguna de esas medicinas sería útil sin complementarlas con esos vasos de scotch con dos hielos que me preparan esas hermosas jovencitas, en las noches que me brindan su ocasional y generosa compañía.

Este soplo fue mi pequeño aporte en el Vendaval de Micros 2011.

14 comentarios:

Susi DelaTorre dijo...

Desde luego, la prescripción facultativa no lo es todo...!

Saludiños, Martín!

V de Tierra dijo...

Remedio infalible. Veo que en su tratamiento este hombre si que pone buena voluntad. Que ese hielo no se derrita entonces!

luis dijo...

No quiero saber nada de tus médicos pero eso sí, pásame el teléfono de las jovencitas a ver si pueden hacer algo por mi maltrecho cuerpo.
Buen micro amigo Martín, como todos los tuyos.
Saludos

Lucía dijo...

Sin esas automedicaciones habría que ver si la persona tiene incentivos para cuidarse, jajaja.

Besos

Gi dijo...

Considerando el final, ¿no está faltando una pastilla?

Alejo Z. dijo...

Pastillas sin ejercicio cardiovascular son tan iútiles como pretender mojar el mar; y bueno, el elixir debe ser solo para poder pasar la última pastilla.
Saludos,

Alejo

Камила dijo...

¡Bravo! ...no hay mejor cura que la junta mañanera y por fin ya se sabe!

Martín dijo...

Susi, creo que todas las terapias son válidas para mantener una vida sana. Gracias por tu comentario! Saludos

V de Tierra, siempre hay remedios que son más agradables que otros. Solo es cuestión de mantener el hielo a flote. Saludos!

Martín dijo...

Luis, jaja me hiciste reír con tu comentario. Después te paso el teléfono por mail. Un abrazo

Lucía, es cierto lo que decis. Es un combo necesario. Lo importante es la salud. Un beso

Martín dijo...

Gi, te referís a un antiácido? Gracias por pasar. Saludos!

Alejo, me gustó mucho tu analogía con el mar. Gracias por tu comentario. Saludos

Камила, muchas gracias. Me alegra que te haya gustado. Saludos!

Sandro Centurión dijo...

Vaya noche colorida la del amigo. Muy bueno. Saludos

Martín dijo...

Sandro, muchas gracias! Me alegra que te gustó. Un abrazo

SIL dijo...

Me temo que Gi no se refería a un antiácido.

Un comprimido más al tigre, qué le hace ?

Genial.

Otro beso


SIL

Martín dijo...

Sil, algunos tienen suerte de no necesitar ningún comprimido más. Un beso