miércoles, 22 de junio de 2011

Escenarios continuos

Los niños miraban dibujos animados en la tele del living. Yo intentaba leer un libro en el dormitorio. Los escuchaba gritar, reírse, mientras disfrutaban con alegría de sus personajes favoritos. 
“¡Detente maldito!”, gruñó el mayor con voz de cowboy. “¡Es la princesa Pirulina!”, exclamó entusiasmada su hermanita. “¡Hola Superchancho!”, saludó el más chiquito. “¡Otra canción!”, pidió la más coqueta de las niñas, con un micrófono de juguete en la mano.
La novela era demasiado interesante. Quizás por eso no noté la presencia de aquel hombre a caballo, mucho menos del carruaje, del cerdo volador o de aquel grupo de ardillas cantantes con disfraces de colores. Quizás por eso tampoco noté el repentino silencio, ni los ladridos confundidos de nuestra mascota.
Insisto, la novela era demasiado interesante. Seguramente por eso me atrapó por completo, sobre todo ese capítulo en que un lector es devorado por su libro, ante la atónita mirada de un perro desorientado, que ladra frente a un televisor que muestra la imagen animada de unos niños.

18 comentarios:

No Comments dijo...

Me gustó mucho el título Martín, muy apropiado.

Un saludo indio

Martín dijo...

Amigo indio, me alegra mucho que me digas eso. Porque me llevó casi tres días encontrar el título apropiado para este relato. Muchas gracias! Saludos

Esteban Dublín dijo...

Y continúa...

Romina E. dijo...

Excelente! Igual lo que me mató fue un detalle "Pirulina" - Aplausos!

Pamela Costales Tiburcio dijo...

maldita absorción... benditas letras!! .. m djast en pausa muuy bien =)

Harold Diaz dijo...

Hermoso!!

Un Poco Rara dijo...

Pavada de continuidad! Jaja. Muy bueno ;)

Sara Lew dijo...

Muy bueno, Martín. Me han encantado esos pequeños detalles que enriquecen el texto y nos despiertan sonrisas (qué recuerdos me trae ese "chanchito volador" de mi infancia.
Un saludo.

Sara Lew
http://microrelatosilustrados.blogspot.com/

Luisa Hurtado González dijo...

Parece que el libro y los dibujos animados era realmente muy interesantes. El primero atrapó al lector, y los dibujos a los niños.
¿Quién atrapará al pobre perro? Quizás, en el tiempo de anuncios publicitarios, si se anuncia comida para perros o algo así.

Netomancia dijo...

Es muy bueno, de una complejidad literaria placentera.
Abrazo.

Martín dijo...

Esteban, ¿continuará? Un abrazo internacional

Romina, jaja Ese nombre surgió espontáneamente. Me lo quedo, para el día que escriba un cuento infantil. Un beso

Martín dijo...

Pamela, bienvenida al Living! Me alegra que estas letras también te hayan atrapado. Muchas gracias. Saludos

Harold, muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Saludos

Martín dijo...

Un poco rara, muchas gracias por tu elogio. Me alegra que te haya gustado. Saludos

Sara, aunque son personajes ficticios creo que tienen mucho en común con algunos personajes de mi infancia. Quizás por eso también pueda identificarse con tu infancia, y la de los demás. Muchas gracias. Saludos

Martín dijo...

Luisa, demosle la chance de escapar al pobre perro. Aunque se me ocurre que podría haber un hueso interesante, o un juguete mordedor. Gracias por tu comentario tan oportuno. Saludos

Neto, coincido en que tiene cierta complejidad que obligue quizás a una relectura. Está inspirado en un texto del maestro Cortazar, quizás por eso el resultado haya sido placentero. Me alegra que te gustó. Un abrazo

Gi dijo...

Espiral

Martín dijo...

Gi, así es. Saludos!

SIL dijo...

Parece un apasionante juego de dominó, en el que una situación provoca otra.

Otro beso.

SIL

Martín dijo...

Sil, esa fue la idea del relato. Me alegra haber logrado el efecto. Gracias! Saludos