lunes, 12 de julio de 2010

Ella III

Ella cocina como los dioses. Prepara un entremés liviano, luego un plato principal. Y después cenamos juntos en penumbras, degustando un vino varietal. Pero lo que más disfruto es el momento en que ella clava sus ojos en los míos, y se transforma en el postre.

26 comentarios:

reina dijo...

Wow....!!!!
Qué final....!!!
Muy bueno...!!!

Torcuato dijo...

Un postre divino.

Buenos los tres Ella.

Un saludo

carlos de la parra dijo...

Que mejor postre.

No Comments dijo...

Pues sí Martín, este "Ella III", se sale. Muy bueno. ¡Qué rico postre! jeje

Un saludo indio

SIL dijo...

Y a la postre,
el mejor de los postres...

Buenísimo, Martín.

Beso enorme.

SIL

Claudia Sánchez dijo...

Bueno, por los preparativos, me parece que vos también te transformás en postre eh?
Besos,

Alís dijo...

Uhmmmm, qué delicia de texto y qué delicia de postre...

Muy bueno, y bello.

Besos

Neogeminis dijo...

Y sin duda ese postre implica muchas calorías! jejejeje
Saludos!

Anadry dijo...

...fantástico final !!!
el del cuento y el de la cena ;)

Besote;Martín.

Un Poco Rara dijo...

Buen final. Bueno ser postre, jeje.

Maite dijo...

Bien, bien, Martín, un dulce postre hecho de miradas. Un abrazo

Víctor dijo...

Vale, Martín, con éste sí me convenciste. El final es letal. Veo que hay que apretarte de vez en cuando para que saques lo mejor de ti. Por cierto: ¿para cuando las "Instantáneas"?

Un abrazo internacional.

Julibelula dijo...

Que hermoso!!!
Que bueno ser vista con esos ojos!!!

Juan Vásquez dijo...

Muy bueno, buscaré quien me invite a cenar esta noche, tal vez tenga suerte!

Adivín Serafín dijo...

Así se deja invitar cualquiera. Muy bueno.

Blogsaludos

Con tinta violeta dijo...

¿Tarta de chocolate, dijiste?
¡que bueno, me apunto...ja,ja!
Buen final para un micro.
Abrazos!!!

Netomancia dijo...

Cuántas connotaciones, desde sexuales a caníbales en este final que nos deja con la boca abierta. Muy bueno Martín!

Maite dijo...

Por cierto, Martín, se me olvidó decir que me alegra que tras el traspiés de la canción de Noelia, estos dos, hayan hecho las paces ;-)

Quimera dijo...

No hay mejor postre que ese...
Un abrazo

Martín dijo...

Reina, me alegra que te haya gustado. Es lo que yo llamo una cena con "final feliz". Muchas gracias, un beso.

Torcuato, muchas gracias. Que bueno que te guste la serie. Un abrazo

Carlos, creo que es imposible que haya uno mejor. Gracias por comentar. Un saludo.

Martín dijo...

Indio, me alegra que esta parte III te haya gustado. Un fuerte abrazo

Sil, valga la redundancia! Gracias! Un beso

Claudia, es cierto. No sería mala idea.. Un beso!

Martín dijo...

Alis, me alegra que te hayan gustado ambas cosas. Gracias por tu comentario. Un beso

Neogeminis, es cierto. Pero dicen que no engorda... jaja un beso

Anadry, es que la calidad de uno, hace bueno al otro! Gracias por tu comentario. Saludos

Martín dijo...

Un poco rara, lo bueno es ser postre y comensal a la vez! Gracias! Beso

Maite, es verdad lo que decís. Las miradas complementan el postre a la perfección. Gracias por tu comentario. Un beso

Víctor, siempre recibo con agrado las críticas y los desafíos. Así que me alegra que te gustara.
Ya llega Instantáneas... en instantes (valga la redundancia...)! Un abrazo internacional.

Martín dijo...

Julibelula, me alegra que te haya gustado. Esos ojos siempre son los primeros en aparecer. Gracias por comentar. Un beso

Juan, o quizás debas invitarla a cenar vos. Un abrazo!

Adivín, es verdad. Yo también. Gracias por tu comentario. Saludos

Martín dijo...

Con tinta violeta, cada cual elige el postre que quiera. Buena elección la tuya! Gracias por comentar. Un beso

Netomancia, bien por tu comentario! Justamente esas múltiples interpretaciones son las que intenté abarcar. Gracias por tu comentario. Un abrazo

Martín dijo...

Maite, me hiciste reír mucho con tu segundo comentario. Me gustó esa idea de que leas esta serie como una gran microficción en cuotas. Veremos que pasa en el próximo capítulo. Un beso!

Quimera, coincido absolutamente con vos! un fuerte abrazo