miércoles, 2 de diciembre de 2009

Bienvenidos a bordo

Buenas tardes, señores pasajeros. Les habla el comandante Leslie Bloomenade. En nombre de Timeless Líneas Aéreas, tengo el agrado de recibirlos a bordo del vuelo N° 2612, con destino al año 1850. El tiempo de viaje será de ciento sesenta años en reversa, recorridos a una velocidad de trescientos mil kilómetros por segundo, en un lapso real de diez minutos y diecisiete centésimas. A fin de cumplir con la normativa vigente, los miembros de la tripulación le harán entrega del correspondiente formulario de transmigración, que les será requerido para poder regresar al año de origen. Se recuerda a los señores pasajeros que, a fin de preservar el status quo histórico y los derechos de terceros, está terminantemente prohibido llevar consigo souvenirs, obras artísticas, fotografías o textos de cualquier tipo, generados con posterioridad a la fecha de arribo. Durante el recorrido, los invitamos a disfrutar de un  video documental, especialmente diseñado para este vuelo, en el que se resumirán brevemente los acontecimientos más importantes ocurridos en el año de destino. Les solicitamos lean atentamente el Manual de Prohibiciones, que podrán encontrar en el bolsillo ubicado frente a sus asientos, donde se detallan las precauciones que debe seguir todo viajero del tiempo. Se ruega a los pasajeros que apaguen sus equipos electrónicos, pongan sus respaldos en posición vertical y ajusten sus cinturones. Les agradecemos hayan elegido transportarse a través de nuestra empresa y deseamos disfruten del viaje. Esperamos encontrarlos pronto nuevamente a bordo, para revivir estos fantásticos momentos, cuantas veces quieran.

29 comentarios:

Orologiaio dijo...

Ohhh

¿Y es low cost?

:P

Lasosita dijo...

Vaya! Tenía yo ganas de un viajecito así... y en sólo diez minutos!

Con documentación y prohibiciones, que bueno!

( ¿Me dará tiempo a leerlo?¿Tan corto es?)

Espero no perder el documento para volver, aunque, nunca se sabe, quizás se me extravíe "voluntariamente"


Gracias por la imaginación!

Un saludo viajero, Martin!

SIL dijo...

¡ Back to the Future!
Uhh, éste me recontrafascinó !
Me sentí Marty McFly a bordo del De Lorean mientras iba leyendo tu relato.
GRACIAS por esta entrega, y por los buenos recuerdos.
Un beso enorme, Martín.

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Ayyyyyyyyyyyyyyyy que rico.
Yo quiero, yo quiero... yo quiero.
Viajarrrrrrrrrrrrrrrr...

Un abrazo gigante, cuidate mucho.
Besos.

Esteban Dublín dijo...

Martín, no sé si me lo perdí, pero me quedé esperando el final.

Luis dijo...

Querido amigo Martín, que gustazo debe dar poder viajar a esos lugares en los que ya estuviste, a aquellas ocasiones que dejaste pasar, vivir aquel primer amor que se te esfumó entre los dedos, pero es una lástima que esto solo sea un sueño (de momento, nunca se sabe)y por lo tanto que aquello que sucedió, sucedió y ya está.
Me encanta como hilas los cuentos, como vas transportando las emociones a quien te lee.
Gracias por compartir

Martín dijo...

Orologiaio, no creo, salvo que tengas millas para canjear. Gracias por comentar. Saludos

Lasosita, me alegra que hayas hecho caso a las recomendaciones y disfrutado el viaje! Un beso

Sil, es cierto, hay un paralelismo posible con BTTF (saga fílmica que también me fascina). En este caso el viaje es masivo y un De Lorean quedaría chico. Me alegra que te haya gustado. Gracias por tu comentario! Un beso

Víctor dijo...

Vale, Martín, éste ya me convence más. Volvemos a la altura de siempre. Aunque después de ver Star Trek, creía que eso de teletransportarse (incluso al pasado) era mucho más fácil. Si te pierden las maletas, quizás las encuetren los abuelos, o los nietos...

Un abrazo, Martín.

Martín dijo...

Natalia, quizás en el corto plazo lo podamos lograr, al menos en nuestra imaginación. Me alegra que te guste! Un beso y gracias por tu comentario.

Esteban, creo que hacés mal en esperar un final que, en mi humilde opinión, no siempre es necesario que esté explícito en algunos casos. Este viaje tendrá un final, pero también será el comienzo de uno nuevo. Creo que no existe un único final, sino que se repite, tantas veces como el lector quiera. Cuando jugamos con el tiempo, todo es posible. Un abrazo

Luis, querido amigo, gracias por tus elogiosas palabras hacia mis cuentos. Me alegra que te agraden. Respecto a este, creo que he volcado en él gran parte de mis fantasías respecto al viaje en el tiempo. Quién sabe algún día serán posibles. Un abrazo

Martín dijo...

Victor, que bueno que este te haya gustado un poco más. Muy bueno lo de las valijas! Gracias por tu comentario. Saludos

Netomancia dijo...

Ja, me imagino algún que otro prófugo de la justicia usando esos servicios para escaparle a la ley y al tiempo!
¿Se harán posible en algún momento de nuestra existencia? ¿Alcanzaremos a ser testigos de esos viajes?
Me gustó el relato Martín y todo lo que despierta.
Un abrazo!

Lisandro dijo...

Wow!!! yo quiero comprar pasajes!!! un fuerte abrazo amigo!

*Sechat* dijo...

¡Qué pasada! Me apunto a esa compañía. ¿Cuándo es la siguiente salida? Genial historia.

Liz dijo...

Cuaaando me traen mi comida de avion? que no este fria...

Saludos

Martín dijo...

Netomancia, tu comentario es una apología de la fuga! jaja Buena pregunta. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Lisandro, solo es cuestión de meterse en la página web de la aerolínea. Saludos

Martín dijo...

Sechat, los vuelos salen todo el tiempo, repetidamente y desde cualquier punto de la historia. Lo difícil es justo coincidir con uno. Gracias por tu comentario. Un beso

Liz, el viaje es demasiado corto. Deberás conformarte con un snack. Gracias por tu comentario. Saludos

Negrevernis dijo...

¿Dónde hay que llamar para pedir el billete?

Tetor dijo...

Excelente, me encanta como nos haces vivir una situación, con tan pocas palabras muy bien hilvanadas. Lo viví al viaje...

Posmoderna dijo...

Querido Martin, ¿Cúal es el nombre de tu agente de viajes? Deverias compartirlo!

Saludos!

Martín dijo...

Negrevernis, la única dificultad es coincidir en el momento justo en que sale el viaje. Saludos

Tetor, muchas gracias por tu comentario tan generoso. Me alegra que te haya gustado y espero que regreses pronto de tu viaje. Un abrazo

Posmoderna, lamentablemente no puedo, ese es mi secreto! Un beso y gracias!

cosasimpropias dijo...

que utopico :)

lalagoesfishing dijo...

Wow! Uno de los relatos más originales que te leí :)

no comments dijo...

¿Aún tengo tiempo de embarcarme en el viaje?
Sería interesante viajar al pasado y revivir ciertos acontecimientos históricos...

Un saludo indio

Julibelula dijo...

Puedo escoger otra fecha??? Me encantaría decirle a alguien que le quise muchísimo...

Rembrandt dijo...

Que viajecito!!!!

Me va a divertir mucho ver la cara de algunos que tendrán que dejar el cel por diez minutos jajaja.

Besos y buen finde.
REM

Martín dijo...

Cosasimpropias, gran parte de la ficción es utópica. Imagino que habrían pensado en 1850 si le hablaban de Internet. Saludos!

lalagoesfishing, Muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Un beso

No comments, no se si estarás a tiempo, pero seguramente en el futuro podrás volver al presente y ahí seguro que no lo perderás. Un abrazo

Martín dijo...

Julibelula, claro que sí. Podrás elegir la fecha que desees, sobre todo si es con esas intenciones! Un beso

Rembrandt, buena observación. Creo que muchos no lo podrán soportar! Gracias por tu comentario. Un beso

Jesús Contreras dijo...

Hola, Martín. Me gustó este texto. Se lee muy, muy rápido, quizá a la misma velocidad que la de la aeronave: 300.000 kilómetros por segundo. ¡Caray! :-)

Un saludo

Martín dijo...

Jesús, es que el viaje es corto, por eso debe leerse rápido. Gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado. Saludos