lunes, 10 de agosto de 2009

Un ensayo concluyente

El experimento había sido ensayado con éxito en monos, cerdos y cobayos, pero aún faltaba probar sus efectos en el organismo humano. Si la prueba funcionaba, el descubrimiento cambiaría para siempre la historia de la humanidad. Es una experiencia indolora, aseguraba el científico, pero pidió que le suministraran un sedante, hasta que todo estuviera dispuesto para que él mismo fuera el sujeto pasivo de la demostración. Al despertar, se encontró atado por correas a una incómoda camilla, ubicada frente a una cámara encendida de televisión. Lo último que alcanzó a ver fueron los ojos culposos del hombre vestido de blanco, en el momento exacto en que presionaba el émbolo de la fría inyección letal.


Cuento presentado por el autor en el concurso Minificciones del mes de agosto de 2009, inspirado en la imagen aquí incluida.

24 comentarios:

HUMO dijo...

En carne propia...
Muy bueno!


=) HUMO

Andresen dijo...

pero la inyecciòn letal ya existe...
se la dan a los presos :(

SIL dijo...

Al margen del sacrificio del científico, abrió la posibilidad de un negocio millonario, para proveer en caso de suicidios y eutanasias... (demandas ínagotables)
Inventó algo así como ...
La ¨vacuna contra la vida¨??
:)
Un beso, Martín.

SIL dijo...

Esteee...Andresen...
(el relato no tiene fecha...debe estar citando justamente el descubrimiento de ESA inyección)
:)
:)

Ignacio Reiva dijo...

Hay quienes se mueren por ser reconocidos, hay quienes matan y se matan por lo mismo. Triste y si, el destino de la humanidad cambió para siempre. Un gran abrazo.

Martín dijo...

Humo, fue la primera víctima de su terrible creación. Un beso

Andresen, bienvenido al living! El relato es atemportal y lo que intenta relatar es una posible versión de su creación. Saludos!

Sil, una temible "vacuna" sin dudas, tan temible como el negocio que puede crearse detrás. Gracias por tu comentario y por tu aclaración a los demás lectores. Un beso

Ignacio, tus comentarios siempre completan mis cuentos de manera formidable. Coincido con lo que decís respecto a morir por el reconocimiento, aunque lamentablemente creo que esta no era la mejor forma. Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Debo decir que ese concurso me parece algo extraño. Aún no he entendido bien los parámetros para calificar un cuento. No sé si lo eligen el mejor escrito, la mejor idea o el que más se acerca a la imagen.

En fin, éxitos de todos modos.

Sonia. dijo...

auch!... pues logro su proposito: cambiar la historia de la humanidad!.. empezando por la de el.
=0s


parece un chiste negro!.

saludos!!

Común dijo...

Hola!!!!!!

Has puesto “con mas ganas que talento” y en mi humilde entender tienes ganas y talento, esto es mas que un blog, da toda la impresión que es una pagina Web, y si no estas en el tema no es fácil de hacer, lo que vos has logrado con tu pagina….
Te descubrí por el concurso y espero que me dejes volver, jijiji estoy en latinoamericanos si quieres darte una vueltita…

Un súper-abrazo de oso.

Natacha dijo...

Qué horror, chico!!!
uf,
Un beso, pero no letal.
Natacha.

Netomancia dijo...

Siempre el humano encuentra una mejora para llevar a un par a la muerte. Es un ser que se autosupera, je.
Buen relato Martín, éxitos con el concurso!

Martín dijo...

Esteban, me pasa lo mismo que a vos en relación a este concurso. Aún así sigo participando, porque la imagen siempre sirve como disparador de algún relato. No me interesa el resultado, simplemente continuar escribiendo. Saludos.

Sonia, sin dudas que cambió su historia, lástima que haya sido por culpa de tan horrible invento. Un beso

Común, bienvenida al living! Me alegra que te haya gustado mi blog-página y que te sientas a gusto por aca. Gracias por seguirme y por tu comentario! Volvé cuando quieras, te estaremos esperando. Saludos

Natacha, tenés razón. Ese invento es un horror, pero también un error. Un beso

Netomancia, el hombre es el único animal capaz de crear algo para destruirse. Es una pena que aproveche la creatividad para ese tipo de inventos. Gracias por tu comentario. Saludos

Kutxi dijo...

Una reflexión lúcida, en forma de metáfora, sobre el poder de autodestrucción de nuestra especie.

Abrazo grande.

Kutxi.

Neogeminis dijo...

Breve y contundente como siempre.

Saludos.

Sergio Alvarez dijo...

Muy buenos cuentos cortos y microcuentos (es solo lo que leí y solo pude leer algunos) volveré, con más tiempo, menos sueño, un par de ojos en estreno y continuaré, un abrazo.

Martín dijo...

Kutxi, es una reflexión triste pero real de lo que el hombre es capaz. Gracias por tu comentario. Saludos

Neogeminis, trato de darle a mis relatos ambas características. Gracias por comentar. Saludos!

Sergio, bienvenido al living! Me alegra que te hayan gustado los relatos. Te invito a volver cuando quieras y recorrer todos sus rincones con más tiempo, hay cuentos de todo tipo y para todos los gustos. Espero no defraudarte. Muchas gracias! Un abrazo

Lauri dijo...

Que atmósfera pesada flota en este cuento... ya la imagen de la propuesta es bastante nefasta... que raro lo que han elegido para motivar a escribir. Creo que te las ingeniaste bien para exprimir algo de esa imagen. ¡Suerte entonces en el concurso!
¡Mis cariños!

Martín dijo...

Lauri, la imagen es extraña y reconozco que no me inspiró letras muy agradables. De todos modos, simplemente dejé fluir y así salió. Muchas gracias por tus buenos deseos. Un beso

manly dijo...

Cuántas personas habrán dado su vida por dejar ensayar en sus cuerpos nuevos medicamentos. Son personas anónimas a quienes todos debemos mucho.

Martín dijo...

Manly, es cierto. Lástima que algunos inventos no justifiquen esas muertes. No te parece? Saludos

Luís dijo...

Es, desde luego, un ensayo concluyente.
No resulta fácil verse a uno mismo de este modo y lo cierto es que, al margen de experimentos, no nos vendría nada mal realizar algún tipo de ensayo para descubrirnos a nosotros mismos.
Como siempre un exquisito relato.
PAZ

Martín dijo...

Muchas gracias Luis! Coincido con tu opinión. Quizás debamos ensayar ese tipo de experimentos. Un abrazo

adriana rey dijo...

Mal, me hizo mal.
Me lo creí todo. Muy bueno. Saludos.

Martín dijo...

Adriana, es solo ficción! De todos modos, te entiendo. A mi también me hizo mal imaginarlo. Gracias por tu comentario. Un beso