martes, 4 de agosto de 2009

Un breve regreso

El hombre recién llegado se sentó a la mesa iluminada por la tenue luz de las velas, ante la ansiosa mirada de Silvia. Ella estaba entusiasmada de recibir al visitante y usaba el vestido negro que él le había regalado tres años antes, para su último aniversario.
El penetrante aroma de la carne asándose en el horno que provenía de la cocina se mezclaba con el dulce olor de los ardientes sahumerios hindúes, que transmitían energía y magia al ambiente. Ernesto adoraba la carne al horno con papas (ella recordaba que era su plato favorito) y el reencuentro era una oportunidad inmejorable para agasajarlo.
- Estás igual a la última vez que nos vimos – murmuró Silvia, mientras recorría al hombre con la mirada – Parece que el tiempo no hubiera pasado para vos.
Ernesto la observaba en silencio, pero sonriente. Estaba tan sorprendido como ella de haber podido concretar aquel reencuentro después de tantos años de ausencia y melancolía.
Sobre la mesa, Silvia había dispuesto una botella de exquisito Syrah argentino, perfecta para la ocasión. Sin embargo, en el momento del brindis, un acontecimiento fortuito hizo que la velada se interrumpiera abruptamente. Sin que la anfitriona tuviera tiempo de impedirlo, el huésped tomó, por error, la copa invertida a través de la cual ella había invocado su presencia, y se esfumó repentinamente en el humo de las velas, dejando a la viuda nuevamente sola y envuelta en llanto, con la cena a punto de ser servida.

36 comentarios:

≈♦ Estrellita ♦≈ dijo...

Que bonito leerte, espero estes bien te dejo un besito y buenas nochess

Mundo Animal. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mundo Animal. dijo...

(\\_ _/) (\\_ _/)
(=“•“=) (=“•“=)
(“) ? (“) (“) ? (“)

QUE TENGAS BUENAS NOCHESSS
SALUDOS Y UN ABRAZO PARA VOS
CHRISTIANNNNNNNNNNNNN

Onminayas dijo...

La leve brevedad del ser... En este caso del no ser.

Consejo: el alcohol nunca es recomendable para la salud.

Abrazo!

jose rasero b. dijo...

Bueno con ganas!!
Saludos!

SIL dijo...

Martín, ya me la veía venir....

Cuando leí BREVE...te confieso que se me prendió una luz de alerta.
Esos giros son magníficos y muy tuyos.
Un placer pasar a leer.
Un beso grande.

Ignacio Reiva dijo...

Imposible brindar con su copa vacía, cuando está vacía de él. Un abrazo Martín.

Adolfo Payés dijo...

El ser en su breve espacio del tiempo..

Un gusto leerte siempre

Saludos fraternos
Un abrazo

Carina Felice dijo...

Pero por unos instantes ambos fueron felices, generando ese momento...y no es poco!
Me puedo quedar con el Syrah, y brindamos igual? Quien quiereeee????acercando las coooopas.....vamossss.... :)

Tetor dijo...

Excelente como siempre, esos giros no dejan de sorprenderme. Brindo por vos, con Malbec argentino que es mi preferido. Un abrazo.

Alejandro Ramírez dijo...

Me encanta el ambiente y la historia aunque siempre discrepo de los finales abruptos. Pero es cuestión de gustos.

Un abrazo.

Isady dijo...

Sorprentente historia¡¡¡¡

Los reencuentros esperados por años simpre nos traen sorpresas y recuerdos del pasado...

Saludos Martin¡¡¡
Definitivamente tu no solo tienes ganas tambien tienes talento¡¡¡

Neogeminis dijo...

Así que los fantasmas se invocan con una copa invertida?...no lo sabía!!!...por las dudas, voy a dejar de escurrirlas así cuando lavo los platos! jajajaja


un abrazo.

Netomancia dijo...

Muy bueno Martín, nostálgico si se quiere.
Y te aviso, si se llamaba Ernesto te aseguro que no se equivocó en elegir la copa. Lo hizo adrede.

Mandy D. Sandoval dijo...

Hola Martín ¿Qué tal estas?
Muy bueno, te seguiré leyendo.
Un abrazo y hasta otro momento.

HUMO dijo...

Martin: realmente es un gusto leerte, tus cuentos son entretenidos y sorpresivos.Me dejan siempre mordiéndome los labios.

=) HUMO

Martín dijo...

Estrellita, muchas gracias. Un beso!

Mundo Animal, gracias por tus saludos. Igualmente para vos.

Omninayas, muy buen comentario. Cuanto durará el no ser? Me dejas con la duda. Un abrazo

Jose, muchas gracias con ganas!! Saludos

Sil, muchas gracias por tu comentario! Te imaginaste el final? Será que jugaste al juego de la copa alguna vez? Un beso

Martín dijo...

Ignacio, estoy de acuerdo con vos. Una copa vacía no tiene el "espíritu" del brindis! Un abrazo

Adolfo, gracias por tu comentario y tu visita. Es un gusto recibirte por aca. Saludos

Carina, estoy de acuerdo con vos! Y la felicidad seguramente supera ese breve instante y se contagiará a todos los lectores que se sumen a tu brindis! A tu salud! Muchas gracias. Un beso

Tetor, me alegra que te haya gustado. El brindis es mutuo. Gracias por el malbec! Un abrazo

Ale, coincido con vos. Es cuestion de gustos y estilos. A mi me encantan los finales sorpresivos, me parece que en los microrrelatos, lograrlos es todo un desafío. De todos modos, muchas gracias! Saludos

Martín dijo...

Isady, muchas gracias. Coincido con lo que decis de los recuerdos. Me alegra que te haya gustado. Un beso

Neogeminis, si das vuelta la copa cuando está mojada, el espíritu se manifiesta bajo la ducha. Tené cuidado. Saludos!

Netomancia, muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Saludos a Ernesto!

Mandy, gracias por estar ahi. Un beso

Humo, me alegra que te sientas cómoda por acá y generar esas sensaciones al leerme. Un beso

Esteban Dublín dijo...

Ficción-Mínima. Definitivamente la mejor combinación.

Martín dijo...

Esteban, absolutamente de acuerdo! Por eso intento, aunque no siempre lo logro, que se combinen en este living! Un abrazo

Magah dijo...

Aplausos, por que a lo mínimo sabés ponerle talento.
Muy bueno

Magah

claudia paredes dijo...

Pucha, eso sí es un hechizo de porquería...

Carla dijo...

Que final!!! No me lo esperaba!
Excelente este cuento!

Esteban Dublín dijo...

Martín, te cuento que el cuento con nombre propio tuyo ya está publicado. Puedes consultarlo en mi blog.

Muchas, muchas gracias por confiarme tu nombre.

Un abrazo grande.

Martín dijo...

Magah, muchas gracias por los aplausos. Me alegra que te haya gustado! Un beso

Claudia, no hay hechizo infalible! Un beso

Carla, muchas gracias! Que buueno haberte podido sorprender y que te haya gustado este cuento! Saludos

Martín dijo...

Esteban, vaya que honor! Ya mismo estoy yendo a leerlo. Muchas gracias. Un abrazo

Deigar dijo...

Muy bueno de verdad! el ser y no...

Te sigo.

Saludos. Nos leemos

Paula Daiana dijo...

Buenas Martín! Hace mucho que no pasaba por acá... recién me he puesto al día con varios de tus post la verdad que sigue siendo un placer leerte. Admiro lo capaz que sos de contar una muy buena historia con tan pocas palabras!
Besos
Pau

*Sechat* dijo...

El destino es esquivo y testarudo. Si dice que no... es porque realmente eso no ha de suceder.

Rembrandt dijo...

Uy que pena , pobre Silvia , con todo el trabajo que se había tomado, la próxima vez deberá tener cuidado donde deja la copa invertida, porque habrá una próxima vez , no???

Precioso post Martín.

Besos
REM

Martín dijo...

Deigar, bienvenido al living! Me alegra que te haya gustado este cuento. Gracias por seguirme. Un abrazo

Paula, gracias por volver. Que bueno que te siga gustando pasar por aca. Un beso

Sechat, bienvenida al living! Creo que el destino depende de nosotros mismos, pero en este caso, creo que tenes razón! Gracias por tu comentario y por seguirme. Saludos!

Rembrandt, quizás haya una próxima vez, ojalá! Gracias por tus elogios! Un beso

article marketing dijo...

Nice blog~

Martín dijo...

Thank you!

Víctor dijo...

Me gustó, Martín. Aunque encontré el final previsible. Bueno, no sabía que iba a acabar así, pero algo por el estilo me intuía. De todos modos, bueno. Me recordó un poco a mi "Declaración de amor".

Saludos lelos!!!

Martín dijo...

Victor, es dificil sorprender siempre. De todos modos, me alegra que te haya gustado. Te mando un abrazo