viernes, 15 de junio de 2012

Segunda chance

Diez años después, todavía él lamenta aquel beso que no dio. Ella, en cambio, gastó una fortuna en terapia para superar su indiferencia. Hoy siguen solos. 
Un encuentro casual en el subterráneo les regalará una nueva oportunidad. Sin embargo, ella sólo sonreirá y le contará que está muy bien, que ahora vive en Burzaco. Y él pensará que ella está mucho más linda que en sus recuerdos, pero solo atinará a decirle que fue una alegría encontrarla, que hacía mucho tiempo que no se veían. No se animará a pedirle un número de teléfono, y mucho menos a robarle un beso. 
Ella abandonará el subterráneo en la estación Callao, aunque debía bajarse en Malabia, y sus ojos se humedecerán mientras suba la escalera mecánica. Desconcertado, él continuará su viaje hasta la terminal. Se justificará pensando que ella seguramente debe tener pareja, y que Burzaco queda bastante lejos.

20 comentarios:

Lapislazuli dijo...

Cuando se da la segunda oportunidad hay que aprovecharla no habra otra
Bien logrado el microrelato
Un abrazo

El moli dijo...

Muy buen relato Martín, dejar pasar la oportunidad solo por no animarse (Cuantas quedaron en mi vida)
Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Precioso, pero muy triste. Que la vida te plante otra oportunidad delante de la cara y mires para otro lado... pues eso, tristísimo. Un abrazo.

Tetor dijo...

Muy bueno y triste, para leer un día de lluvia. El amor es abrirse y subirse al carro. Un abrazo.

laura nicastro dijo...

¡Ayyy, qué terrible! ... para nosotros, que sabemos (la indecisión como enemigo).
Cariños

Un Poco Rara dijo...

Buen material para un corto.

Elysa dijo...

Deja una triste sensación de oportunidad perdida y como que no habrá otra más.

Me gustó.

José A. García dijo...

La distancia es el olvido, dicen que dice una canción...

Las fortunas gastadas en psicólogos, son fortunas mal gastadas.

Saludos

J.

Sergio Cossa dijo...

Dejar pasar un tren es lamentable. Dejar pasar el segundo, ya no se puede perdonar.
Y es tan común.

Hermoso micro melancólico, Martín.
Un saludo.

Mario B dijo...

"Hechos son amores y no buenas razones". Saludos,
Mario B.

Martín Gardella dijo...

Lapizlazuli, esta micro busca despertar al lector, para que no pierda nunca una segunda oportunidad. Gracias por comentar. Un abrazo

El moli, me alegra que te haya gustado. Muchos se sentirán identificados, es verdad. Gracias por tu comentario. Un abrazo

Martín Gardella dijo...

Mar, es verdad. Es bastante triste esta historia. Pero pensemos que quizás haya una tercera oportunidad, y ahí si se anime. Gracias! Un beso

Tetor, coincido con tu opinión. Me alegra que te haya gustado. Gracias por pasar. Un abrazo grande

Martín Gardella dijo...

Laura, qué honor tenerte por acá. Todos, en algún sentido, hemos pasado por una historia de indecisión similar. Esperemos que este micro sirva como empujón. Un beso!

Un poco rara, es cierto. Sería lindo verlo en pantalla. Gracias por la idea! Un beso

Martín Gardella dijo...

Elysa, nunca se sabe. Dicen que no hay dos sin tres. Esa vez, espero que se animen a más. Gracias por tu comentario. Saludos!

José, depende como lo mires. Quizás justamente por eso lo dejó pasar. Hay quienes dicen que lo pasado, pisado. Es otra forma de ver las cosas. Gracias por comentar. Un abrazo

Martín Gardella dijo...

Sergio, ¿cuantos trenes pasan de largo todos los días? Lo importante es saber subirte al correcto. Gracias por comentar. Un abrazo

Mario, bienvenido al Living. Gracias por dejar tu comentario! Un abrazo

Eduardo Roberto dijo...

Conmovedor...

Martín Gardella dijo...

Eduardo, bienvenido al Living! Muchas gracias por pasar y comentar. Un abrazo

Anónimo dijo...

Excelente, Martín, y muy "dolinesco", no? Cristina Sarubbi

Nella Narváez dijo...

Muy bueno el microcuento. Ocurre tan a menudo, el problema es que casi nunca se identifica la situación de enfrente como una segunda oportunidad.


Carlos de la Parra dijo...

Retrata nitidamente los infiernos de la timidez.
Me la he pasado de agasajo leyendo varios de tus relatos.
Gusto de ver que sigues en ascenso.
Siempre entre los grandes del internet.