miércoles, 23 de marzo de 2011

Un salto liberador

La mujer triste se detuvo en el borde del andén. Si el tren estaba en horario, llegaría a la estación en apenas seis minutos. Planeaba arrojarse a las vías en el preciso instante en que la locomotora apareciera entre la arboleda. Así, no habría tiempo de arrepentimientos ni rescatistas heroicos. Quizás sí una lamentable nota destacada en los noticieros del pueblo, que seguramente sería olvidada en poco tiempo. Pero la demora inesperada del convoy interrumpió sus planes definitivamente. En la parada previa, un suicida con idéntica desesperación había logrado concretar su propósito antes que ella.
La mujer abandonó la escena un poco confundida. Más tarde, reconocería la foto de aquel hombre por televisión. Él había sido el principal causante de la terrible angustia que la había arrastrado hasta el filo de la plataforma. Sin embargo, desde esa tarde, ella sintió que no podía odiarlo más.

22 comentarios:

Víctor dijo...

Ufff... cómo pegan ese par de suicidios encadenados, Martín. Bien encajado.

Un abrazo internacional.

Ana dijo...

Buenísimo amigo Martín, buenísimo. Cosas por el estilo nos suceden en algunas ocasiones, que la vida nos pone por delante la decisión de alguien que se adelanta y nos deja con el vacio y el miedo.
Un saludo

luis dijo...

Creo que te envié mi comentario pero con la cuenta de correo de mi pareja. En lugar de Ana deberia decir Luis.
Perdón

Luisa Hurtado González dijo...

Tenía mucho motivos para odiarlo: él le había fastidiado la vida tanto como para desear la muerte, la había fastidiado la muerte, y ahora volvía....Qué desesperación.

Ananda Nilayán dijo...

Martín, qué bueno!!!
Da que pensar...

Un abrazo

Liz dijo...

que buen relato ! me encanto!

Liz dijo...

que buen relato ! me encanto!

josé manuel ortiz soto dijo...

Excelente, Martín: el giro del final, le da gran fuerza a la historia, sobre todo porque crees saber qué pasará.

Un abrazo.

Gi dijo...

En el poema ¿Dónde se habrán ido?, Borges dice:

"El ruin será generoso
Y el flojo será valiente,
No hay cosa como la muerte
Para mejorar la gente."

No se puede agregar más

Daniel Sánchez dijo...

Destacaría sobre todo el argumento del micro.

Netomancia dijo...

Buen final Martín! Un abrazo!

V de Tierra dijo...

Parece que los suicidios ya no tienen copyright!!

Martín dijo...

Víctor, hace rato que quería hacer un relato sobre suicidas. No le encontraba la vuelta. Me alegra que haya tenido resultado. Muchas gracias. Un abrazo internacional

Luis, muchísimas gracias, querido amigo. Me alegra que te haya gustado. Además, creo que resumiste perfectamente el mensaje que quería transmitir. Un beso

Martín dijo...

Luisa, creo que fue una forma de compensar tanto fastidio. O quizás no... Gracias por tu comentario. Un beso

Ananda, esa era la idea. Gracias por el elogio. Me alegra que te gustó! Un beso

Martín dijo...

Liz, me alegra que te haya gustado! Muchísimas gracias por tu comentario. Un beso

José Manuel, me gustan los giros sorpresivos. La primera versión de este micro era más lineal. Me parece que así quedó mucho mejor. Gracias! Un abrazo

Martín dijo...

Gi, gracias por traer a Borges hasta el living. No hay nada más que decir. Saludos

Daniel, qué bueno que pusieras el foco en eso! Muchas gracias amigo! Un abrazo internacional

Martín dijo...

Netomancia, el final era quizás el que ella también quería. Me alegra que te gustó. Muchas gracias! Un abrazo

V de Tierra, tenés razón. Hasta en eso se puede ser original. Gracias por comentar. Saludos

Juan Vásquez dijo...

Me gustó mucho, muchísimo, bien logrado. y de acuerdo con víctor

Martín dijo...

Muchas gracias Juan! Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

YAT dijo...

finalmente los rescatistas heróicos suelen adoptar la formas más perversas.
muy buen relato y blog!

SIL dijo...

Muerto el perro, la rabia suele acabarse.

Es un micro de alto impacto, y dice muchas cosas en una extensión tan breve.

Otro beso

SIL

Martín dijo...

YAT, bienvenido al Living! Creo que tu comentario es muy acertado. Muchas gracias! Saludos

Sil, alto impacto fue el que tuvo el hombre contra el tren. Gracias por tantos comentarios. Un beso