domingo, 3 de octubre de 2010

Si no fuera...

–Si no fuera porque estás tan lejos, iría esta misma noche a dormir contigo –dijo la voz en el teléfono.
–Te abriría las puertas encantada –respondió la mujer–. Si no fuera porque hoy regresa a casa mi marido, tras haber cumplido la condena por tu asesinato.

43 comentarios:

Víctor dijo...

Creí que caerías en lo fácil, pero ese final es demoledor. Me "demolió".

Víctor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Claudia Sánchez dijo...

Me encantó Martín! Ese final, bien interpretado, es broche de oro.
Saludos!

Con tinta violeta dijo...

Fenomenal...el teléfono como contacto del mas allá es un buen recurso.
Me gusta.
Abrazos!!!

carlos de la parra dijo...

Me dejó con la duda acerca de las llamadas del más allá.¿Son locales o larga distancia?

No Comments dijo...

¡Fantástico Martín! Saliste con éxito sin caer en lugares comunes ni en tópicos.

Un saludo indio

KappieG dijo...

En mi mente fue una muerte fingida. Aunque si lo pienso habría dicho "tu supuesto asesinato".

Aunque sigue siendo más real si es una 'supuesta muerte'. Me gusta más.



Saludos, Martín!

Torcuato dijo...

Fantasmas al teléfono. Es original.
Un saludo.

SIL dijo...

Una pasión post morten.
Sorprendente y genial.

Un beso enorme.

SIL

Anadry dijo...

GENIAL GENIAL, Martín !!!!
(...ahora, digo yo:
después de todo lo que le pasó,... aún insistía en verla ? )
Un beso gigante

josé manuel ortiz soto dijo...

Martín, el giro final, de primera.
Oscura completamente.

Saludos.

Alís dijo...

Amores que ni la muerte separa o una estrategia magnífica para alejar por un tiempo al marido. En cualquiera de las interpretaciones, es fantástico.

Besos

Luis dijo...

Increible amigo Martín. Me has sorprendido del todo.
Un abrazo

Epístola Gutierrez dijo...

Me encantó!!!
Cuál es la característica que hay que marcar para estas comunicaciones?
Un beso.

Patricia dijo...

Excelentísimo giro final!!!
Un gusto leerte.

Manuel dijo...

Hombre, mejor no hacer visita en estas condiciones.

Netomancia dijo...

Una llamada "larga distancia"! Muy bueno Martín! Un abrazo.

Quimera dijo...

Martín!!! Me has dejado sin palabras!!! Excelente!

Sara dijo...

Excelente y sorpresivo final...

También aprovecho este espacio para felicitarte, Martín, por la publicación de tus micros en la revista Plesiosaurio, de mi país (soy peruana).
Dos de mis micros también serán publicados. Leeré los tuyos con atención.

Posmoderna dijo...

lo tiene todo para un microrelato, un final inesperado!!!

Elèna Casero dijo...

Este es un gran descubrimiento. ¡suete la mía!

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Martín amigo mío.

Un viejo amigo de la blogesfera vino a mi blog después de mucho tiempo y en el instante me acordé de vos.

Ahora soy yo la que vengo al tuyo a ver cómo estás y que ha sido de vos.

Leo tú último post y wowwwwwww... ¡me mataste! está buenísimo.
Siempre me impresionará tus cuentos cortos. Son buenísimos. Lo juro.

Este en verdad que se ganó el premio.

Un abrazo.

V de Tierra dijo...

Aqui el marido viene a malograr este encuentro del tercer tipo!! Sigo cautivada con sus hiperbreves!!

NoeliaA dijo...

Tiempo que no pasaba por aquí. Me gusta ese humor, jaja. Habría que tener siempre a mano una respuesta así!

Luis dijo...

Martín te dejo este comentario para que te sirva para llegar a mi nuevo blog. Tuve que eliminar el anterior.
Gracias

manuespada dijo...

Sí que estaba lejos, imposible que llegara a tiempo.

Pedro Herrero dijo...

Dicen que la distancia es el olvido. Celebro que hayas encontrado una excepción tan brillante, en el ámbito temporal. Magnífico texto.

Anónimo dijo...

Me gusta, saludos desde España
María Cabada
http://fusiondearte.blogspot.com

Citopensis dijo...

"–Si no fuera porque estás tan lejos, iría esta misma noche a dormir contigo –dijo la voz en el teléfono."

Fíjate que yo imagino este el inicio idóneo para una conversación de cama entre una pareja que no puede comunicarse si no es mediante su flamante móvil de última generación.

Los dos bien pegaditos en su distancia mental.

Y tal.

Golfo dijo...

Y en el más allá sintió como le pesaba su cara de panoli.

Rembrandt dijo...

Esta es una prueba de que el verdadero amor nunca muere.

Besos
REM

nicol dijo...

Hola.
Disculpa que te escriba como un comentario...
Queria ofrecerte la posibilidad de intercambiar enlaces con tu blog
Si te interesa puedes puedes poner un enlace en COCHES DE OCASION Esta abajo de todo PON TU ENLACE que está abajo del todo)
Muchas Gracias por tu tiempo...
Un saludo.

Martín dijo...

Víctor, me alegra poder "demolerte" todavía a pesar del paso del tiempo. Me alegra que te gustara. Un abrazo

Claudia, muchas gracias! El final le da sentido a la historia, que parecía bastante común. Un beso

Con tinta violeta, hace tiempo que buscaba cerrar este microrrelato. Me alegra que te haya gustado el recurso utilizado. Gracias por tu comentario! Un beso

Martín dijo...

Carlos, depende de la compañía telefónica por la que llames! jaja Un abrazo

No comments, gracias amigo! Siempre da gusto salir airoso. Un abrazo

Kappie, me gusta cuando los lectores dejan volar la imaginación. Cada uno arma la historia en su cabeza como más le gusta. Qué bueno! Gracias por compartirla. Un abrazo

Martín dijo...

Torcuato, gracias de verdad. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Sil, hay pasiones que superan todos los límites. Incluso el de la tecnología telefónica. Me alegra que te haya gustado. Gracias por estar ahí, siempre. Un beso

Anadry, gracias por tantos elogios. Se ve que el amor era muy fuerte, y valía la pena! Un beso

Martín dijo...

José Manuel, bienvenido al Living! Me alegra que te haya gustado este micro con giro inesperado. Espero verte de nuevo por aquí. Un abrazo

Alís, muy bien interpretado. Me alegra que te haya encantado! Muchas gracias! Un beso

Luis, muchas gracias querido amigo! Siempre es un placer tenerte por aquí. Un abrazo

Martín dijo...

Epístola, dejame decirte que no te recomiendo este tipo de llamados. Pueden ser peligrosos. jaja Gracias por tu comentario. Un beso

Patricia, muchísimas gracias! Me alegra que te haya gustado. El gusto es mío de tenerte por aquí. Un beso

Manuel, y no, mejor no! Un abrazo

Martín dijo...

Neto, me alegra que te haya gustado esa llamadita. Debe haber salido cara, no? Gracias por estar siempre por aquí. Un abrazo

Quimera, me alegra que la sorpresa no te haya privado de escribir! Gracias por tus elogios! Un beso

Sara, bienvenida al Living! Me alegra que te haya gustado este espacio y mis micros en Plesiosaurio. Te felicito a vos también por esa publicación! Nos seguimos leyendo. Saludos!

Martín dijo...

Posmoderna, comparto tu opinión respecto a que un final inesperado le da un sabor especial a los microrrelatos, pero no lo es todo. Hay muchos micros que me gustan mucho que no tienen esa sorpresa. Muchas gracias por tu comentario! Un beso

Elena, bienvenida al Living! La suerte es mía que has llegado hasta aquí. Espero que disfrutes tu estadía y que regreses pronto. Saludos!

Natalia, hola querida amiga! Tanto tiempo sin verte por acá. Que alegría enorme. Me alegra que te haya gustado! Espero que regreses pronto. Ya pasaré a visitarte. Un beso

Martín dijo...

V de Tierra, el marido ya tuvo que arruinarlo todo! Me alegra que te gusten los cortitos. Gracias por comentar! Un beso

Noelia, siempre es un placer verte de nuevo por acá. Me alegra que te sigas riendo en tus visitas. Te mando un beso

Luis, hacia allá voy. Un abrazo

Martín dijo...

Manuespada, por suerte existen los telefonos! gracias por tu visita y por comentar! Un abrazo

Pedro, muchas gracias! Ya lo dice la canción "La distancia". Tenes razon. Un abrazo

María, bienvenida al Living! Me alegra que te guste. Me daré una vuelta por España para ver tu blog. Muchas gracias por tu visita y por comentar! Saludos

Martín dijo...

Citopensis, esa misma imágen es la que disparó este relato. Qué bueno! Gracias por tu comentario. Un abrazo

Golfo, bienvenido al Living! Me hizo reir tu comentario. Muchas gracias! Un abrazo

Martín dijo...

Rembrandt, así es! Un beso

Nicol, gracias por tu visita. Bienvenida. Saludos