viernes, 7 de mayo de 2010

Amor ciego

Desde que empezaron a gustarle todas esas cosas que él le hace, de repente y sin pedir permiso, ella no pudo evitar enamorarse de aquel hombre invisible.

33 comentarios:

SIL dijo...

Martín, es sencillamente brillante tu publicación de hoy...

La no vidente y el hombre insivible:
el encastre perfecto.



Un beso enorme.

SIL

SIL dijo...

Testado: insivible...? No vale
Re-escrito: invisible. Vale

(no veo bien! :P)

Pedro dijo...

Bien visto ese micro.

Un saludo.

Esteban Dublín dijo...

Fue porque no lo vio.

Baizabal dijo...

BUEN traslado de realidades, me gusta. Ella sí se percató de que era invisible.

Un abrazo

Fernando Remitente. dijo...

¡Yo quiero una mujer invisible! Gran evocación de una cotidianidad extraña en dos líneas. Enhorabuena.

K a p p i e dijo...

Qué sugestivo lo encuentro, ha!
Pero ese soy yo XD!



Saludos !
(:

mara-mara dijo...

Ay...!!!
que ahora tengo una duda...!!!
Martín, tú sabes cuántos hombres invisibles hay??
Es que yo tampoco pude evitar enamorarme del mío..., y no sé..., me estará siendo infiel??? :(

Besos.

el marido de la portera dijo...

Le resultó fácil enamorarse de alguien tan "transparente".

Muy bueno, Martín, como siempre. Un saludo.

Víctor dijo...

Precisamente, Martín, ayer estuvimos hablando sobre las ventajas de tener una pareja invisible. Por supuesto, no las contaré aquí... Me hizo gracia el texto.

Un saludo.

Ananda Nilayán dijo...

No me extraña...

Abrazo.

Jesús Contreras dijo...

Tiene sus ventajas, pero enamorarse de un hombre invisible te puede traer más de un quebradero de cabeza.

Un saludo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

está muy logrado.

8.5

Jesus Esnaola dijo...

No consigo descubrir el porqué, pero no me gusta cómo está escrito. Lo veo demasiado enrevesado.

Laluz dijo...

Volví a leerlo para ver si había entendido bien, y sí, había entendido bien. Agudísimo, desconcertante y muy bueno!

Liz dijo...

Corto pero precioso!

Luis dijo...

En algunos momentos a uno le gusta ese alguien invisible que lo llena de placer. Un saludo

Alís dijo...

El constante factor sorpresa sin duda ayuda a la relación (y los hombres invisibles suelen saber muy bien qué nos gusta).
Bueno, Martín
Un beso

Anadry dijo...

Tengo una amiga que lo llama "Carmelo" ..., parece que somos varias con Carmelos je!! un alivio saberlo gracias a vos :P

Un beso gigante, Martin.

Rembrandt dijo...

Es propio de los niños tener amigos invisibles, porque no podríamos de adultos tener un amor/amante invisible?
Suena muy lógico Martín. Estupendo este micro relato , me encantó.

Besos y buen finde para vos.
REM

Netomancia dijo...

Es ciego, pero no... bueno, aquí seguiría la frase, ud me comprende. Ja.
Un abrazo Martín!

Isabel González dijo...

Fantástico Martín.
Un abrazo

Quimera dijo...

Yo quiero un hombre así!

Martín dijo...

Sil, ellos también creen que encajan a la perfección. Gracias por tus elogios. Un beso

Pedro, que comentario tan simpático e irónico. Muy bueno! Muchas gracias. Saludos

Esteban, me quedo pensando si él acaso la veía a ella. Un abrazo

Martín dijo...

Baizabal, me alegra que te haya gustado. A veces no hace falta ver. Un abrazo

Fernando, gracias por tu comentario. Habrá mujeres invisibles? Aunque no estoy seguro de querer una. Un abrazo

Kappie, eres invisible? Gracias por tu comentario. Saludos!

Martín dijo...

Mara-mara, yo creo que puede haber tantos hombres invisibles como quepan en tu imaginación. Un beso!

Marido, es muy bueno tu comentario! jaja (como siempre) Un abrazo y gracias

Víctor, deberás contarme esas ventajas por correo privado entonces. No me dejes con la intriga! Un abrazo

Martín dijo...

Ananda, a mí tampoco. Un beso!

Jesus C., es cierto, sobre todo cuando lo quieres encontrar en la oscuridad! Un abrazo

Daniel, muchas gracias. Buena nota! Un abrazo

Martín dijo...

Jesús E., no lo sé. Te agradezco, de todos modos, tu sinceridad. Saludos

Laluz, bienvenida al Living! Me gusta cuando los micros invitan a una re-lectura. Me alegra que te haya gustado. Un beso!

Liz, igual que tu comentario! Muchas gracias!

Martín dijo...

Luis, aunque no fuera invisible, si lo llena de placer también le gustaría. Gracias por tu comentario. Un abrazo

Alís, nadie mejor que ellos para sorprender! Un beso

Anadry, me hizo mucha gracia tu comentario. No sabía que le ponían nombres. Gracias! Un beso

Martín dijo...

Rembrandt, es que todos tenemos algo del niño que fuimos y lo arrastramos hasta la adultez. Es lógico, es verdad! Me alegra que te haya gustado. Un beso y gracias!

Neto, por algo dicen que el amor es ciego... no le parece? Un abrazo

Martín dijo...

Isabel, muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Un beso

Quimera, sólo debes cerrar tus ojos, y él se hará sentir. Un beso

Claudia Cortalezzi ∗ dijo...

¡Felicitaciones, Martín!

Martín dijo...

Gracias Claudia! Un beso