viernes, 16 de abril de 2010

El rey justo

Parado frente al trono de su majestad, el bufón pedía clemencia entre sollozos. Alegaba haber usado sus rutinas más geniales para entretenerlo, pero el rey ni siquiera había esbozado una mueca de contento.
Fue entonces que el jocoso animador se acercó hasta la fosa y, dando un triple salto mortal en el aire, se arrojó de cabeza a los leones. Así, el monarca rió satisfecho y confirió su perdón tan anhelado: ordenó que los soldados colocaran al virtuoso artista en un sector destacado del Panthĕon.

35 comentarios:

Rufino U. Sánchez dijo...

Su mejor pirueta. Un buen final.

Felicidades

Mundo Animal. dijo...

........._.._..._..---.
.......-"....;-".........\
...../....../..............|
....|......|......._=....|
....;..._.-'\__.-')...../...... Holaaa !!
.....`--'....../.../....;
............../.../;.../ _, ....Pase para
.............-.;.-=-./-""-.-` ...dejarte
.........../.....|.....\.....\ - ...mis
..........|......|......|.....| ....saludos
..........|___|___|.....|...
...........\.0./ \.0./...../ ....de fin
.........--.-""-.`--'.....' de
.......(#...)..........,...\
.......('--'........../\`...\ semana
........\..........,..'........\ ..
.........`-._....'.\..........\
..............""`...\...............
Abrazos de tu amigo
Christian!!!

Baizabal dijo...

Esta situación la conocí en mi infancia en un chiste; pero esto, hombre, es delicioso. Me gustó mucho.

carlos de la parra dijo...

Y se dá el caso,de que existen personas que valoran más su ego que su vida,extraño aunque comprensible ,existen tantos puntos de vista acerca del significado de la vida,y está repleto de quienes dan el valor más alto a la posteridad.
Mismo Napoleón,y tantos más.
Y aquí yace la clave de la gran problemática humana .EGO.Se manifiesta en mil variantes,casi todas dañinas y destructivas socialmente;el EGO competitivo,tan presente entre los ricos,el EGO de superioridad,tan generalizado y en el cual aún los inferiores quieren demostrar superioridad,el EGO de
grandeza,de quien exige pleitesía y admiración de los demás,el EGO en el tráfico,en donde muchos quieren demostrar la pilotía y no todos la tienen,los EGOS colectivos de grupos y naciones,y no se dan cuenta que si la humanidad nos pudiéramos apoyar al colectivo total,sin exclusiones;sanaríamos tantos problemas de crimen,violencia e injusticia,que nos forzan a vivir dentro de una especie de ruleta rusa masiva.ETC,ETC,ETCETERÍSIMA.

SIL dijo...

Si el mediocre artista se hubiera muerto por causas naturales y ya anciano, nadie lo recordaría...
(como a tantas celebridades de nuestra historia)
Morir así, lo condujo hacia la inmortalidad.-
Creo que el Rey fue justo, y el relato tiene el título que le cabe.

Beso enorme.

SIL

No Comments dijo...

Tarde pero tuvo su reconocimiento, aunque el peaje fue bien caro.
En tu línea, "osease", muy bueno.

Un saludo indio

Anadry dijo...

Coincido con Sil..., aunque parezca cruel..., el Rey fue justo.
Un gusto leerte, Martín.
Beso gigante

Víctor dijo...

Con justicias de este tipo, mejor sufrir injusticias. Coincido con el Indio: en tu línea. Es decir, ni me desagradó ni me cautivó más de la cuenta. Bueno, como la mayoría.

Un saludo.

mara-mara dijo...

Eso sí que es tener profesionalidad!!

Besos y aplausos.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Me gustó sobre todo, lo del salto mortal.

Marcela dijo...

¿Valdrá la pena esforzarse para agradar a un rey así?
Beso.

Isabel González dijo...

Gajes del oficio, ambos actuaron correctamente, ¿no? Cada uno en su papel, de acuerdo a los esquemas del momento. Autoexigencia profesional, plebesía, mala combinación.

g. dijo...

Me gusto el relato, tiene un redondeo muy simpatico. Casi como que muere como vivió.

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Ohhhhhhhhhh... pobre...
Esos reyes me caen mal.

Un abrazo fuerte amigo.
Cuidate mucho.
Besos, magia y luz.
:)

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

es el último acto, ese que todos esperamos nos lance hacia la plenitud.
Es la frase u obra que todos soñamos (y nos de perpetuidad, al menos en buen epitafio)

Rogelio dijo...

La actitud de este rey no se condice con la que en las cortes había con los bufones y enanos. Eran "ininputables". Su locura o estupidez tenía en el ideario cortesano un origen cuasi divino. Basta ver las telas de Velazquez, o la vida de Estebanillo, famoso bufón, incluso repasar alguna obra de Rosalía de Castro.

Insisto: por qué das muerte a tus personajes, Martin? Por qué forzar asi el final? No quiero ofenderte ni mucho menos, pero creo que tienes buena inventiva como para caer demasiado seguido en lugares comunes. Saludos.

El Vocero dijo...

No hay peor desgracia para un bufón que la de no hacer reir.

Y, hoy por hoy, todo sea por una sonrisa. Saludos

reina dijo...

Eso es dar la vida por una sonrisa....!!!

Liz dijo...

Ups! se rio mientras caia?

Sol dijo...

jajaja
bue, pues... me prestas tu cuento para analizarlo en facultad?

La vida, la significación y los sentidos de la profesión...

Mis besos!

Luis dijo...

Cuantas piruetas de este estilo desesperado realizamos en ocasiones, solo por ver con una sonrisa a quien queremos atraer. Un saludo.

Jesús Contreras dijo...

Seguro que el bufón llevó bien lo del reconocimiento tardío y siguió haciendo más bufonadas.

Un saludo.

Rembrandt dijo...

Vale la pena dar la vida para regocijo de otro ?

Besos para tí
REM

Quimera dijo...

El salto triunfal del bufón!!
Muy bueno MartíN!

Alís dijo...

La justicia tiene esa insoportable manía de llegar siempre tarde...
Bueno el cuento
Besos

Martín dijo...

Rufino, siempre la pirueta final es la más impresionante. Gracias. Un abrazo

Mundo animal, gracias por pasar. Saludos

Baizabal, me alegra que te haya gustado. No conozco ese chiste, ahora me dejaste con la intriga. Muchas gracias! Un abrazo

Martín dijo...

Carlos, coincido con tu teoría sobre los egos. Gracias por invitarnos a pensar, creo que le das al relato un sentido especial. Un abrazo

Sil, coincido con tu conclusión. Hay veces en que la muerte se vuelve necesaria, lamentablemente. Gracias por tu comentario. Un beso

Indio, claro que fue caro. Demasiado para un pobre bufón. Un abrazo

Martín dijo...

Anadry, ahora me quedo pensando. Quizás lo justo hubiera sido que se riera antes de empezar. Un beso

Víctor, ojalá pueda deslumbrarte alguna vez. Un abrazo

Mara-mara, a veces ser tan profesional puede ser desventajoso. Gracias por los aplausos. Un beso

Martín dijo...

Daniel, sabés que me gustó imaginar ese salto, típico de circos. Un abrazo

Marcela, estoy seguro que no. Mejor esforzarse para sobrevivir. Un beso

Isabel, es cierto. Mala combinación. El bufón responsable se cruzó justo con el rey más aburrido que podía existir. Un beso

Martín dijo...

G., bienvenido al living! Que buena tu reflexión. Me gustó eso de darle circularidad a su vida y a su muerte. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por comentar. Saludos

Natalia, a mi también me caen mal. Por suerte ya no hay de esos. ¿O sí? Un beso

Valentín, bienvenido al Living! Es cierto lo que decís. Hay gente que busca escribir su epitafio con letras de oro hasta el segundo final. Gracias por tu comentario. Saludos

Martín dijo...

Rogelio, creo que el relato intenta ir más allá de la simple historia de un rey y un bufón que decide morir. Pretende contar una historia subyacente, invitar a pensar sobre los egos, la excesiva responsabilidad, la tiranía y la justicia tardía. Creo que a veces la muerte es necesaria para cerrar una buena historia. Sin ir más lejos, sin la muerte de Jesús, hoy no existiría el Cristianismo. Saludos

Vocero, no creo que haya nada más lindo que robarle a alguien una sonrisa. Un abrazo

Reina, siguiendo con mi respuesta anterior, creo que dar la vida por eso si que es un exceso. Pero seguramente el bufón también sonrió al caer. Un beso

Martín dijo...

Liz, justamente pensé en eso. Eso seguro que sí. Un beso

Sol, claro que sí. Me gusta cuando un relato invita a pensar. Un beso

Luis, es verdad. ¡Cuántas cosas excesivas hacemos por amor! Un abrazo

Martín dijo...

Jesús, es probable. El bufón hizo reír también a los leones. Un abrazo

Rembrandt, yo creo que no, y vos? Un beso

Martín dijo...

Quimera, muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. El bufón guardo el gran truco para el final. Un beso

Alís, exactamente eso es lo que quería transmitir. Solo me queda una duda: ¿cuando llega tarde, sigue siendo justicia? Un beso

Netomancia dijo...

Apa Martín, estaba seguro de haber dejad comentario, creo que el bufón se lo llevó consigo a la tumba jaja. Creo que relataste el extremismo en materia de esfuerzo para quedar en la posteridad. La fama a todo precio, por más que en realidad lo que buscara el bufón era la aprobación de su rey, cosa que en esos tiempos, lo era todo. Un abrazo!